El “Indio”, extraditado desde Brasil

John Fredy Manco Torres, capturado en el vecino país hace dos años, pagará una pena de 21 años de prisión por narcotráfico.

John Fredy Manco Torres, alias el “Indio”. /Archivo
John Fredy Manco Torres, alias el Indio, uno de los hombres que logró construir el imperio narcotraficante de los Urabeños de la mano de Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, fue extraditado ayer desde Brasil, donde pagó dos años de prisión por presentar un pasaporte falso de la Unión Europea y una cédula española falsa. El Indio, sobre quien pesaba una circular roja de Interpol, fue capturado el 31 de mayo de 2013 en Río de Janeiro, luego de una cacería que le hizo el Gaula de la Policía desde 2009 por el Urabá, Panamá y Europa. El talón de Aquiles, la modelo Sara Builes.
 
El Indio es considerado uno de los capos del narcotráfico más importantes de la última década en Colombia. Tan sólo estudió hasta quinto de primaria, pero llegó a tener la protección de las autoridades judiciales del más alto nivel en Medellín. Precisamente, uno de los episodios más recordados fue cuando —junto a su primo Camilo Torres, alias Fritanga— logró que lo sacaran de un organigrama elaborado por la Policía en 2008 y en el que estaban los amos y señores del tráfico de drogas en Colombia. La “vuelta” fue hecha a través de Juan Felipe Sierra, un hombre que resultó condenado por estos hechos luego de ser un exitoso empresario antioqueño.

Por este escándalo se cobraron las cabezas del entonces director de Fiscalías de Medellín Guillermo León Valencia Cossio —el hermano del exministro del Interior Fabio Valencia, ya condenado—, de la directora de Fiscalías de Córdoba Perla Dávila y del comandante de la Policía de la región Marco Antonio Pedreros. Su poder era de tal magnitud, que a través de sus contactos el Indio asesinó a tres exparamilitares del bloque Élmer Cárdenas que lo estaban salpicando en temas de desaparición forzada, homicidios y narcotráfico.

Y es que el Indio se desmovilizó con este grupo el 12 de septiembre de 2006. Sin embargo, continuó delinquiendo y fue cuando Ómar Zolera Reyes, José Mosquera Ramírez y Amado Olea Cárdenas les contaron a las autoridades sobre las andanzas del capo que estaba emergiendo en el Urabá. Los dos primeros fueron asesinados el 6 de febrero de 2008, mientras que del tercero se desconoce su paradero. Pero el expediente más robusto que logró armar la Fiscalía contra el Indio fue el de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes a Europa. Por estos hechos, tanto él como Fritanga fueron condenados a finales del pasado mes de enero a 28 años y ocho meses de prisión.

Según el expediente, al Indio le empezaron a interceptar sus comunicaciones en agosto de 2006, cuando un cargamento de 144 kilos de cocaína, que tenía como destino Alemania, fue incautado. En agosto de 2008 fue capturado por primera vez, sin embargo, duró poco tiempo en la cárcel, ya que el juez Luis Eduardo Beltrán lo dejó en libertad. Fritanga y el Indio se perdieron. En los registros judiciales no aparecían. Eran fantasmas para las autoridades.

El Indio recurrió a viejas amistades, como la del exjefe de la Oficina de Envigado y hoy extraditado Erickson Vargas, alias Sebastián, para esconderse en fincas de Urabá y del Eje Cafetero. Hasta una de esas propiedades, en Santágueda (Caldas), llegó el Gaula de la Policía y encontró información que indicaba que Manco Torres estaba fuera del país. Su destino fue Panamá, pero ante el asedio de las autoridades escapó a Europa, donde empezó a coordinar con distintas mafias del Viejo Continente negocios de narcotráfico. Para ese entonces, en julio de 2012, su primo Fritanga fue capturado en medio de su excentrico matrimonio en Isla Múcura.

Pero fue cuando apareció su novia, Sara Builes. Los investigadores le siguieron la pista a la mujer que viajaba constantemente a España en clase ejecutiva, un gusto que, por sus condiciones económicas, no se podía dar. Levantó sospechas y tal situación dio la pista de que el Indio estaba residiendo en ese país. El último viaje que Builes hizo a Europa fue el 22 de mayo de 2013, a Madrid. Según su reserva, se regresaba el 31 de ese mes a Colombia.

Eso jamás sucedió y por el contrario se dieron cuenta de que abordaría un avión a Brasil junto a un hombre de nacionalidad española que se identificaba como Iván Darío Gallego González. Resultó ser el Indio. Fue entonces que junto a las autoridades españolas y brasileñas se armó un operativo en el aeropuerto de Río de Janeiro, donde finalmente fue arrestado Manco Torres, quien pretendía asistir a un partido de fútbol entre la selección de ese país e Inglaterra. Se descubrió que en Madrid era vecino de celebridades como Cristiano Ronaldo y en su celular reposaban fotos junto a Sara Builes, en las que estaban compartiendo de sus viajes por Francia e Italia.

El Indio ya está en Colombia. Irá a prisión por la condena de tráfico de estupefacientes y tendrá que afrontar otra serie de procesos, por ejemplo, los homicidios de los tres desmovilizados.