El proceso paralelo del hermano de Álvaro Uribe por paramilitarismo en Antioquia

Noticias destacadas de Judicial

En 2016, Santiago Uribe fue llamado a juicio por el homicidio de un campesino en Yarumal mientras, supuestamente, hacía parte del grupo paramilitar Los 12 Apóstoles. El proceso se encuentra en su recta final y aún no hay fecha de reanudación. El ganadero insiste en su inocencia.

Al mismo tiempo que el expresidente Álvaro Uribe encara una investigación ante la Corte Suprema por los delitos de manipulación de testigos y soborno a dos hombres que lo han señalado de nexos con grupos paramilitares, su hermano Santiago Uribe Vélez también está en la recta final de otro proceso en un juzgado de Antioquia relacionado con la creación de un grupo paramilitar en los años noventa en ese departamento. Se trata del grupo Los 12 Apóstoles, una organización criminal que habría sido responsable de los homicidios de unos 400 campesinos entre 1990 y 1998, señalados de ser auxiliadores de las Farc en Yarumal y Santa Rosa de Osos, en el Norte de Antioquia.

Lea: Nueve lecturas para entender el caso contra el senador Álvaro Uribe

El hermano del hoy senador Uribe fue llamado a juicio en 2016 por los delitos de homicidio y concierto para delinquir. En particular, la Fiscalía lo señala de haber participado en el crimen de Camilo Barrientos, un conductor asesinado el 24 de febrero de 1994 por supuestamente hacerle favores a los grupos subversivos que delinquían en esa subregión de Antioquia. Este diario supo que el caso contra el ganadero Santiago Uribe falta que su defensa técnica haga sus alegatos de conclusión, los cuales hará el abogado Jaime Granados, también abogado del expresidente en el caso que hoy lo tiene con detención domiciliaria.

En el caso del líder del Centro Democrático es investigado por intentar manipular el testimonio Juan Guillermo Monsalve, quien lo señala de ser uno de los creadores del Bloque Metro de las Autodefensas en los años noventa. Monsalve, que se encuentra preso en la Picota, es hijo de Óscar Antonio Monsalve quien fue mayordomo de la finca Guacharacas, la emblemática hacienda que fue de los Uribe, ubicada en San Roque, Antioquia. En ese inmueble, pero en 1983, miembros de las Farc asesinaron a Alberto Uribe Sierra, padre del exmandatario. Monsalve fue cercano a alias Doble Cero, el líder paramilitar que lideró el Bloque Metro.

Noticia de interés: Corte Suprema ordena medida de aseguramiento en contra del expresidente Uribe

Este diario conoció que Monsalve también ha declarado en contra de Santiago Uribe y que esas declaraciones reposan en una investigación preliminar que tiene el ente investigador. Por la supuesta creación de Los 12 Apóstoles su testimonio no fue tomado en cuenta en este juicio, pues nada tienen que ver con los hechos que hoy están bajo la lupa. En este caso los testigos en su contra son el mayor (r) Juan Carlos Meneses, quien era comandante de la Policía en Yarumal mientras ese grupo armado delinquía en el norte de Antioquia. Fue por cuenta de sus señalamientos que la investigación contra Santiago Uribe se abrió en 2010, luego de que 11 años atrás fuera archivada por la Fiscalía.

Hace casi 25 años que el nombre de Santiago Uribe Vélez apareció en el radar de las autoridades. El 22 de diciembre de 1995, la Fiscalía Regional de Medellín abrió una indagación previa en su contra por los crímenes que ya empezaban a ser documentados por entidades oficiales. “En el acta del consejo de seguridad, realizado el 12 de diciembre de 1995 (…), se hace alusión a la existencia de un grupo de ‘limpieza social’ en el municipio de Yarumal, el cual estaba causando zozobra y temor en la comunidad”, dice el documento de entonces del ente investigador en Antioquia.

Este organismo, más las alerta que emitió la Procuraduría en ese momento sobre Los 12 Apóstoles, empezó a recopilar testimonios de personas que, bajo la reserva de su identidad (para salvaguardar su vida), empezaron a contar cómo Santiago Uribe, otros ganaderos, miembros de la Policía y hasta un sacerdote se habían reunido para crear una especie de ejército privado en Yarumal.

El mayor retirado Meneses ha dicho ante la Fiscalía que, en 1993, cuando llegó a comandar la Policía en Yarumal, el comandante saliente, el entonces capitán Pedro Benavides, le dijo que tenía que colaborar con un “grupo de personas que hacía limpieza social”. La Fiscalía, además, admitió una grabación que el propio Meneses entregó, en la cual, se supone, queda en evidencia que el hoy coronel en retiro Pedro Benavides estuvo tan involucrado con Los 12 Apóstoles como él mismo. Este diario conoció que, luego de una fuerte controversia por la legalidad de la grabación entre la Fiscalía y la defensa de Santiago Uribe, la prueba fue incluida dentro del juicio.

El otro testimonio clave para la Fiscalía en contra del hermano del expresidente es el de Eunicio Pineda, quien trabajó en una hacienda colindante a Guacharacas, llamada La Carolina. Este hombre dijo haber visto a civiles uniformados que poseían radios y armas y que se reunían con la Policía. Pineda, exiliado en Europa, declaró que antes de salir del país supo que lo querían matar “porque conocía que en La Carolina se había conformado un grupo armado ilegal”. Dijo que en su huida, a finales de los 90, resultó trabajando en la finca de Juan Carlos el Tuso Sierra, un narcotraficante que se desmovilizó con las Auc y que ha declarado a favor de Uribe ante los medios de comunicación

En febrero de 2018, declaró en el juicio contra Santiago Uribe el exparamilitar Olwan Agudelo Betancur quien en videoconferencia desde la cárcel de Puerto Triunfo, aseguró que brindó la seguridad para proteger al entonces gobernador de Antioquia Álvaro Uribe Vélez, para que se reuniera con miembros de la organización paramilitar los 12 Apóstoles. En noviembre de 2017, el uniformado denunció que hubo un plan para asesinarlo en el centro de reclusión donde se encontraba. En ese momento se conoció que había sido cambiado de patio sin motivo alguno y que se había enterado de un plan para para matarlo.

Le podría interesar: Denuncian plan para asesinar a testigo clave en proceso contra Santiago Uribe

En 2018, los abogados de Uribe objetaron un dictamen de Medicina Legal de 2015 que asegura lo contrario. El recurso se negó y la defensa apeló; este asunto, según fuentes del caso, se definirá cuando el juez especializado dicte su sentido de fallo. En este proceso, la Fiscalía también denunció que se estaba intentando manipular los testimonios de los testigos. “No es ningún despropósito afirmar que Santiago Uribe, a través de Pedro Benavides, ha intentado controlar testigos como (Juan Carlos) Meneses o sobornarlos, como el caso de (Alexander de Jesús) Amaya” señaló la Fiscalía en febrero de 2016 para sustentar el arresto de Santiago Uribe.

Lea: Testigos están mintiendo para favorecer a Santiago Uribe: Fiscalía

“(Un intendente) me llamó y me dijo que el coronel Benavides quería hablar conmigo, inclusive me lo pasó”, señaló ante la Fiscalía Alexander Amaya, un exagente de la Policía que fue escolta del mayor (r) Juan Carlos Meneses. Según Alexander Amaya, el coronel retirado Pedro Manuel Benavides le dijo que conocía a un abogado que podía asesorarlo en su entrega pues, para esa época, Amaya ya planeaba presentarse ante las autoridades. Amaya, aseguró la Fiscalía, está condenado por el asesinato de Camilo Barrientos, mismo crimen por el que es procesado el hermano del expresidente.

Para la defensa de Santiago Uribe Vélez, es un absurdo que la Fiscalía tenga en cuenta ahora el testimonio de Alexander Amaya cuando, en los años 90, la misma Fiscalía lo había descartado por “peligroso y nada creíble”. El abogado defensor de Santiago Uribe Vélez, Jaime Granados, lo ha calificado de “falso testigo”; ha asegurado que sus declaraciones son “falaces”. El abogado también ha señalado que su cliente “es absolutamente inocente. Va a ser una buena oportunidad para que el país se entere por qué la acusación de la Fiscalía no tiene ningún sustento y se devele la tremenda injusticia que se ha cometido contra un hombre bueno. Mostraremos pruebas irrefutables para demostrar que Santiago no tuvo nada que ver en el lamentable homicidio de Camilo Barrientos”, señaló el litigante en mayo de 2019.

Este extenso juicio se encuentra en su recta final y hasta ahora no hay fecha para que la defensa haga su última intervención sobre el caso y se de por concluido el juicio. A partir de allí solo quedaría pendiente que el juez dicte un fallo condenatorio o absolutorio contra Santiago Uribe. Todo parece indicar que esto sucederá al mismo tiempo que su hermano Álvaro Uribe encara una investigación por supuestamente intentar manipular el testimonio del exparamilitar Monsalve, quien lo señala de crear el Bloque Metro de las autodefensas.

Comparte en redes: