"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 1 hora

El mal negocio del dueño de Fedco

El empresario es investigado por supuestas irregularidades en la compra del centro comercial Villa Country a Estupefacientes.

Leo Eisenband Gottlieb ha sido durante 40 años un reputado empresario. Desde 1979 es la cabeza del grupo Fedco, del que forma parte la reconocida cadena de tiendas de perfumes y productos de belleza que lleva su mismo nombre. Lo de Eisenband son los negocios; sin embargo, hay uno que tiene al empresario barranquillero muy cerca de un proceso por peculado y de que su nombre sea incluido en el escándalo de la Dirección Nacional de Estupefacientes (DNE).

Se trata de la compra del centro comercial Villa Country —en Barranquilla— al cuestionado exfiscal y depositario de la Dirección Nacional de Estupefacientes, Camilo Bula. En 2009, este centro comercial, ubicado en Barranquilla y de casi 17.500 metros cuadrados, fue vendido por el exfiscal Camilo Bula —su administrador en ese entonces— a la firma Eilat Limitada, representada por Leo Eisenband.

La venta fue por $18.362 millones. Un negocio redondo. No obstante, con serias irregularidades.

Tras varias pesquisas, las autoridades lograron demostrar que este bien —en su momento de propiedad del clan ilegal de los Nasser Arana— fue vendido por un precio mucho menor al real. Primero, las investigaciones demostraron que al avaluar el predio se dejaron de considerar 2.800 metros cuadrados.

Por ello, la promotora Araújo y Segovia, contratada por Bula para hacer el avalúo comercial, valoró este predio en cerca de $18.360 millones. Si se hubieran contabilizado los 2.800 metros, el valor comercial aumentaba en $3.600 millones.

Al parecer Bula (preso por estos hechos y a la espera de que sea condenado tras allanarse al cargo de peculado en octubre pasado) y el representante legal de la promotora Araújo y Segovia, Luis Hoyos, se reunieron para “cuadrar” la serie de irregularidades que se presentaron alrededor de la venta de Villa Country. Por lo menos eso ha declarado el mismo Bula

Además, las autoridades encontraron que, a la hora de vender Villa Country, se tuvo en cuenta el valor catastral y no el comercial del bien, por lo que el detrimento para la Dirección Nacional de Estupefacientes pudo ascender a $14 mil millones

Villa Country, un centro comercial ubicado en un selecto sector y repleto de tiendas, fue vendido casi a la mitad de su precio y, de acuerdo con las autoridades, para favorecer tanto al vendedor como al comprador, en este caso, Leo Eisenband.

Eso es puntualmente lo que indaga el ente investigador: si el empresario barranquillero supo de las irregularidades y se aprovechó de ellas. O si, contrario a ello, fue engañado por Bula y metido a un baile que no era el suyo. El ente investigador cree lo primero y, por ello, se espera que el 5 de diciembre le impute el delito de peculado. El Espectador se reunió con Leo Eisenband para conocer su versión de los hechos; no obstante, el empresario aseguró que se referirá a lo sucedido en un momento “mejor”.

Ese mismo día, la Fiscalía le imputará cargos al otrora auditor de la DNE, Plubio Orlando Melo, porque, sencillamente, “dejaba de cumplir su labor en los contratos que firmaba la DNE”. Actualmente, Melo sigue vinculado a Estupefacientes como coordinador del Grupo de Sociedades de la Subdirección de Bienes y, curiosamente, ha sido testigo en el proceso contra el exdirector de la DNE Carlos Albornoz, sancionado por la Procuraduría y preso por estos hechos.

Con estas dos nuevas imputaciones, ya son 39 las personas a las que se ha vinculado formalmente al proceso penal por las irregularidades que convirtieron a la DNE en una olla podrida. Al respecto, el vicefiscal Jorge Enrique Perdomo, dijo que “apenas estamos empezando en esta investigación y seguramente de aquí a junio tendremos otras 40 personas vinculadas a este grave hecho de corrupción”.

En el caso de Eisenband, un buen negocio se convirtió en su dolor de cabeza. Su firma compró Villa Country a un precio irrisorio; sin embargo, esa ganga lo tiene ahora ad portas de pasar de la oficina al banquillo.

[email protected]

@juansjimenezh