El ‘narco’ polaco que será repatriado por Colombia

El Ministerio de Justicia tomó la decisión de trasladar a su país a Albin Konichal por razones humanitarias. Tiene orden de captura internacional por tráfico de estupefacientes y falsedad en documentos.

Albin Konichal oriundo de Polonia, fue capturado por unidades de la Policía Metropolitana en Bogotá en 2011.Archivo El Espectador

El 18 de agosto de 2011 Albin Konichal oriundo de Polonia, fue capturado por unidades de la Policía Metropolitana en Bogotá, cuando intentaba hurtar cables de telefonía para extraerles el cobre ya que dicho material es muy apetecido por las chatarrerías locales.

Según las investigaciones Konichal se ganaba la vida retratando turistas en la zona de La Candelaria. Al parecer, parte de sus ganancias la gastaba en la compra de alucinógenos, de allí su estadía en la extinta calle del ‘Bronx’. Antes de arribar a la capital, el polaco estuvo en Bucaramanga, a donde llegó luego de pasar por Cúcuta tras obtener una libertad condicional por su buen comportamiento en la prisión de ‘La Planta’, de Caracas, Venezuela.

El transporte de la droga lo hacía en maletas de doble fondo. Así fue como logró llegar en dos oportunidades posteriores a Holanda y España, también desde Venezuela. Por cada viaje, según trascendió, el polaco cobraba hasta cinco mil euros, es decir, cercana a los trece millones de pesos.

En su último intento de viaje pretendía sacar de Venezuela cuatro kilos de cocaína cuando fue detenido por las autoridades de ese país en el aeropuerto Internacional Maiquetía Simón Bolívar de Caracas. Ahora siete años después de permanecer en prisión el viceministro de Justicia, Carlos Medina Ramírez, autorizó su repatriación, esto “luego de comprobar la existencia de estrictas razones humanitarias, debido a que el ciudadano europeo presenta patologías que ponen en riesgo su vida”, señala en un comunicado. 

Cabe recordar que con el Decreto 1427 de 2017, el Gobierno Nacional facultó al Ministro de Justicia para decidir sobre el traslado de extranjeros condenados en Colombia, como una para fortalecer la cooperación judicial internacional. El Ministerio de Justicia de Polonia se comprometió a continuar con la ejecución de las penas que se le impusieron en Colombia.  Sobre este ciudadano polaco pesa también una orden de captura internacional emitida por la Interpol por tráfico de estupefacientes y falsedad en documentos.