El no del Consejo de Estado al alcalde Gustavo Petro

La ponencia del magistrado Guillermo Vargas, quien le daba la razón al mandatario, fue derrotada. Abogados de Petro enviarán hoy mismo un escrito a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. / Luis Ángel La presidenta del Consejo de Estado, María Claudia Rojas Lasso. / Colprensa

“Los espero el viernes en la Plaza de Bolívar”. Ese fue el primer trino que el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, escribió en su cuenta de Twitter anoche, minutos después de que se conociera que el Consejo de Estado no le había dado la razón. Buscando dejar sin piso su destitución y arguyendo que necesitaba proteger sus derechos políticos, Petro había interpuesto una tutela que llegó a manos de ese alto tribunal luego de que pasara por el Tribunal Administrativo de Cundinamarca. No obstante, en ambos escenarios, la respuesta fue la misma: un “no” para el mandatario.

En su proyecto de fallo, el magistrado Guillermo Vargas había señalado que la Procuraduría violó el derecho del alcalde al debido proceso y a la defensa. Y aunque 10 magistrados más se sumaron a esa tesis, 14 la rechazaron alegando que Petro tenía la facultad de poner una demanda pidiendo la nulidad de su destitución y que no necesitaba recurrir a la tutela. Ahora será el magistrado Alfonso Vargas el encargado de elaborar el nuevo proyecto de fallo. Vargas fue recusado ante la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes porque, por haber sido magistrado auxiliar del procurador Alejandro Ordóñez durante siete años, podría estar parcializado. La Comisión no se ha manifestado al respecto.

Al tiempo que Petro empezaba a comunicarse desde las redes sociales, sus tres abogados ante el sistema interamericano ya se habían contactado para ponerse manos a la obra: apenas se conoció la determinación del Consejo de Estado, Rafael Barrios, Carlos Rodríguez y Daniel Prado comenzaron a trabajar en un escrito que hoy, a primera hora, será enviado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La petición es la evidente: que la Comisión intervenga de inmediato y le otorgue las medidas cautelares a Petro, solicitadas por él desde el pasado 28 de octubre.

Según Rafael Barrios, el fallo  del Consejo de Estado era “previsible” y, por eso, “En este momento la decisión está en manos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Desde hace varias semanas los abogados del alcalde, tanto los que lo representan nacionalmente como en el exterior, venían preparando un material para enviarle a la Comisión en caso de que el Consejo de Estado negara las pretensiones de la tutela, como sucedió anoche. Pero el asunto no deja de ser enredado. Nada más el Consejo de Estado tiene 35 tutelas más por estudiar, interpuestas por ciudadanos que reclamaban la protección de sus derechos políticos.
Barrios sostiene que esas 35 tutelas irán por la misma vía que la que fue resuelta anoche y serán negadas. Iván Acuña, abogado de Petro ante el Consejo Superior de la Judicatura, sostiene, sin embargo, que no se trata del mismo caso: a Petro, el Consejo de Estado le acaba de decir que la tutela es un recurso extraordinario y urgente y que él, en vez de recurrir a ella, podía solicitar que se anulara de la sanción de la Procuraduría, lo cual se hará también ante el Consejo de Estado. “Pero los ciudadanos que presentaron tutelas no podían usar ese recurso —explica Acuña—. Por eso a ellos no les pueden decir eso”.

La reciente decisión del Consejo de Estado, no obstante, no traduce que Petro tiene que abandonar el Palacio Liévano, al menos no por ahora. Así lo resaltó la propia presidenta del Consejo de Estado, María Claudia Rojas Lasso, quien señaló que como hay otros procesos de tutela en curso que deberán ser estudiados por ese alto tribunal, “(se) tiene que esperar la ponencia y la nueva decisión del Consejo de Estado (…) Tenemos que darle la discrecionalidad al ponente para que la prepare como él considere y tenemos que esperar de nuevo”.

Rojas Lasso recordó también que otra razón para que Petro no deje su cargo es el Consejo Superior de la Judicatura: allí se tienen que estudiar 325 tutelas que, en primera instancia, fueron unificadas y derivaron en una suspensión transitoria de la sanción de la Procuraduría. Hoy la Sala Disciplinaria de este tribunal se reunirá, pero el magistrado ponente del caso Petro, Pedro Sanabria, se verá obligado a poner en discusión un documento que se radicó ayer en la mañana, en el que fueron recusados (su imparcialidad fue cuestionada) cuatro de los siete magistrados que hacen parte de esa sala: Ovidio Claros, Julia Emma Garzón, Wilson Ruiz y Angelino Lizcano.

El fallo de la Judicatura saldrá pronto. La tutela que acaba de negar el Consejo de Estado se enviará a la Corte Constitucional, donde se prevé que será seleccionada para estudio en unos meses. La Comisión Interamericana, que se ha mantenido al tanto de los detalles de esta compleja telaraña judicial, podría tomar una decisión rápido o esperar a que todos los recursos estén agotados. Por como están las cosas, el próximo 6 de abril los electores de Bogotá irán a las urnas a determinar si el mandato de Petro continúa o se acaba. Y mientras tanto, éste vuelve a su argumento principal, la gente: “La única defensa que le queda a la Bogotá Humana es la ciudadanía misma movilizada”.

[email protected]
@dicaduran