Está condenado a 28 años de cárcel por el secuestro de Jineth Bedoya

"El Panadero" seguirá en la cárcel

Mario Jaimes Mejía, alias "El Panadero", le había pedido a un juez de Justicia y Paz que le concediera libertad condicional a través de los mecanismos que habilitó la Justicia Especial para la Paz. El tribunal negó su petición.

Mario Jaimes Mejía, alias El Panadero, sentenciado por el secuestro de la periodista Jineth Bedoya. Archivo El Espectador

Mario Jaimes Mejía, alias El Panadero, es un exguerrillero y exparamilitar que está condenado a 28 años de cárcel por el secuestro de la periodista Jineth Bedoya; está llamado a juicio por falso testigo y, además, fue expulsado de Justicia y Paz el año pasado. El último movimiento del exjefe paramilitar se conoció esta semana cuando salió a la luz pública su petición de quedar en libertad por medio de los mecanismos que habilitó la Justicia Especial para la Paz. Hoy, el Tribunal de Justicia y Paz de Bogotá negó su solicitud. ("El Panadero" busca su libertad a través de la JEP)

De acuerdo con la ponencia de la magistrada Uldi Teresa Jiménez, quien estudió la petición de Jaimes Mejía, la libertad que pedía el exparamiltiar solo se puede conceder a “quienes participaron directamente en el grupo armado (Farc). No son aplicables para grupos paramilitares ni otros grupos" y que además quienes se pueden beneficiar de este punto del Acuerdo de Paz son quienes hayan sido juzgados y condenados por su participación en ese grupo guerrillero. (Los trucos judiciales del jefe exparamilitar "Panadero" y de su compadre)

Según el expediente de El Panadero, su trayectoria criminal la inició en las filas frente 24 de las Farc, en donde terminó en malos términos con sus jefes pues se supo que Mario Jaimes Mejía estaba realizando extorsiones por su cuenta. Después de sobrevivir a dos atentados de la guerrilla, cambió de bando y se unió a las Autodefensas Unidas de Santander y el sur del Cesar. Estando de ese lado de la guerra, el 18 de marzo de 1999 fue capturado por la Policía en el municipio de El Playón (Santander). (Las andanzas judiciales del “Panadero”)

Fue así como las autoridades lo judicializaron por su participación en la masacre perpetrada por el paramilitarismo en Barrancabermeja el 16 de mayo de 1998, con saldo de siete muertos y 25 desaparecidos.Jaimes Mejía fue trasladado hasta la cárcel La Modelo en Bogotá, en donde se encontró con los jefes paramilitares Miguel Arroyave y Ángel Gaitán Mahecha. Por esta misma época que esa prisión se convirtió en un campo de batalla entre miembros de las Farc y paramilitares.

Aunque todavía no se sabe el saldo exacto de cuántas personas fueron descuartizadas, asesinadas y desaparecidas en ese penal, en las páginas de El Espectador se ha documentado desde ese entonces las atrocidades que ocurrieron en La Modelo. Precisamente esa fue la investigación que estaba realizando la periodista Jineth Bedoya hasta cuando fue secuestrada y sometida a ultraje sexual el 25 de mayo de 2000. (Alias "El Panadero" aceptó cargos por secuestro y tortura de Jineth Bedoya)

La investigación judicial de este caso ha permitido establecer que El Panadero, a través de un intermediario, fue la persona que engañó a la periodista y le tendió la trampa. El año pasado el paramilitar fue condenado a 28 años de cárcel por este crimen y además, fue expulsado de Justicia y Paz. (Condenan a 28 años de cárcel a alias "El Panadero")

La Fiscalía le solicitó a la justicia que no permitiera que Jaimes Mejía siguiera en ese sistema especial de justicia pues no había hecho otra cosa que impedir su juzgamiento en un caso de falso testimonio y fraude procesal por un expediente en el que están involucrados los dirigentes Arístides Andrade y David Ravelo. De acuerdo con la versión que dio El Panadero ante los estrados judiciales, ambos líderes políticos habían participado en el plan criminal para asesinar a David Núñez Cala, un joven dirigente del Frente de Izquierda Liberal Auténtico (FILA) de Barrancabermeja. (El confuso caso de David Ravelo llega a la Justicia Especial de Paz)

Ambos negaron su participación en el crimen. Sin embargo, en julio de 2009 el fiscal 22 especializado, William Pacheco, quien tiene antecedentes por un caso de desaparición forzada, les abrió una investigación. Ravelo fue enviado a la cárcel y Andrade a la Corte Suprema de Justicia. Los dos dirigentes tienen aún sus expedientes abiertos en la justicia ordinaria, que le dio toda la credibilidad a las declaraciones de El Panadero. (“Me presento a la JEP siendo inocente”: David Ravelo)

Ravelo salió el mes pasado de prisión y anunció que se va a presentar a la JEP en calidad de inocente. Mientras tanto, la audiencia de juzgamiento del excongresista Aristídes Andrade culminó la semana anterior en la Corte Suprema. Por ahora, el caso de El Panadero seguirá en la justicia ordinaria, mientras se resuelve la apelación que presentó para que otro juez revise su solicitud de libertad condicional.