"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 3 horas

'El paro, producto de la omisión del Gobierno'

El abogado denuncia que en el país un juez lleva 2.000 procesos, mientras que el Banco Mundial dice que deberían ser 120.

Freddy Machado, presidente de Asonal Judicial. / Reinhard Dienes

Llegó la Navidad y el paro de la Rama Judicial nada que se levanta. Muchos son los afectados por la falta de operación en los juzgados alrededor del país que ya suma más de 65 días. El Espectador habló con el cordobés Freddy Antonio Machado, presidente de Asonal Judicial, quien es hoy la cabeza visible de aquellos que aún continúan protestando ante la falta de acuerdos con el gobierno nacional.

- ¿Por qué no se ha levantado el paro?

Falta un solo punto que es el que tiene que ver con que la bonificación sea factor salarial. El Consejo de Estado y la sala laboral de la Corte Suprema han dicho que cualquier nombre que usted le ponga, bonificación o prima especial, lo que sea, eso es un salario, figura que se utiliza mucho en las empresas privadas para negarle al trabajador sus prestaciones. Nosotros como sabemos que hay fallos de la justicia reconociendo que eso es salario, exigimos que esa bonificación sea factor salarial.

- ¿Por qué el gobierno no quiere ceder en ese punto?

Porque si aceptan eso con los jueces, entonces en la Policía, en el Ejército, los maestros y otras entidades en donde se ha utilizado esa misma figura que es una figura en contra de los trabajadores, y lo que les costaría aquí $400.000 millones les costarían $9 billones, no lo hace por no sentar un precedente negativo en su contra.

- Hace dos años para esta época la rama judicial estaba en paro. ¿Por qué hoy estamos igual si ya negoció hace dos años?

Fuimos a paro esta vez también porque al instrumento útil para que no fuéramos, que era la mesa de negociación, el gobierno no asistió. Este paro no es un capricho de nosotros, es producto de la omisión del gobierno de atender el decreto 160 y de la desatención de la ley cuarta de 1992 que llevamos veintidós años exigiendo que se cumpla para que nos nivelen con base en ella.

- Se habla de que ustedes están divididos dentro de la rama. ¿Es cierto?

Los sindicatos pactamos que si alguno consideraba ir a paro con ocasión de los incumplimientos, lo haríamos unidos. Estamos el sindicato de la Fiscalía, el del CTI, el de los Juzgados Administrativos e hicimos una alianza estratégica con los penitenciarios. Hay 80 cárceles cerradas y nadie le para bolas a eso, en cualquier otro país eso sería una debacle, hay muchos juzgados cerrados y nadie le presta atención a eso.

- El viernes, sin embargo, se presentó un enfrentamiento entre trabajadores que quería retomar sus labores e integrantes de su sindicato que no les permitieron entrar…

Este paro ha tenido una característica y es que ha sido muy democrático, en cada edificio en Bogotá se han hecho elecciones y en Twitter han estado los resultados de esas votaciones, nosotros no le hemos impuesto el paro a nadie ha sido producto de la decisión de las mayorías.

- ¿Entonces por qué hubo un enfrentamiento?

Yo siento que hay unos intereses oscuros en romper el paro y romperlo desde adentro, no solo cuando el fiscal nos mandó el ESMAD, también cuando anotan en lista a los que están en huelga, así como cuando nos descuentan los salarios, ahora mismo no nos han dado la prima que ya está causada. Creo que esos que quisieron entrar no son jueces de carrera, son jueces que quieren posar de honestos y tener ventaja frente a los del sindicato para que los promuevan.

- ¿Pero no lo parece a usted que si llevan dos meses sin trabajar es apenas lógico que no se les pague el sueldo, más cuando este proviene de dineros públicos?

La única forma que hay para descontar salarios es que se declare ilegal la huelga y ni siquiera la han demandando. Hay normas laborales que dicen que si el empleador da lugar a un cese de labores a él le corresponde asumir las consecuencias y en este caso al gobierno no cumplió con la ley cuarta ni con el decreto 160 así que ellos son los que han dado lugar a la huelga porque no vinieron a la mesa de negociación aquí están las actas de su inasistencia.

- Sigo insistiendo en que de todas formas hay un sector que quiere trabajar y ustedes no se lo han permitido.

Ya se hizo una votación en Paloquemao y se estipuló que son mayoría los que están en la huelga, podría levantarse el paro cuando la conformación de las fuerzas sea distinta. Pero aquí lo que está pasando es que los jueces quieren representar a todos sus empleados y que no tengan voto propio. Ya pasaron los tiempos en que los jefes o jueces pueden disponer de las decisiones de sus empleados. En la rama estamos alcanzados de dinero, todo el mundo sabe que somos mal pagos por eso los mejores profesionales de Colombia no lo estamos perdiendo, los que estudian en las universidades elite quieren trabajar en la rama, quién va a querer hacerlo donde las instalaciones son y la congestión es un desastre.

- En el periódico El Tiempo publicaron que usted, a diferencia de los empleados de la justicia que están en paro, sí recibirá su sueldo y prima por tener fuero sindical. ¿No le parece una diferencia injusta?

Todavía no me han consignado, mire que estoy comprando libros a $2.000, quise comprar más y no pude porque no tengo dinero. El Tiempo es mi enemigo público, esta huelga no tiene el aval del periódico porque el señor Sarmiento es el dueño de los bancos y si usted tiene cerrado dos meses los juzgados ejecutivos, los del circuito y municipal donde están los ejecutivos hipotecarios la caja menor de él está cerrada. Pero en vez de tomar su medio una posición neutral me han atacado incluso también a mi mujer.

- Ya que menciona a su mujer se ha dicho que usted busca con la huelga posicionar a su esposa quien es magistrada de descongestión. ¿Qué tan cierto es?

Como la voy a promover si el Consejo me debe odiar en este momento, si hubiera sido así yo habría intentado levantar el paro hace un mes para que la nombraran. No señora, esto es de dignidad, además yo no puedo presionar los intereses de los míos por encima de los demás para que yo me beneficie.

El gobierno insiste en que no hay más plata para la rama judicial y que en términos de presupuesto lo ha dado todo.

Pero para la reforma a la Fiscalía sí hubo $2.5 billones. Eso fue una forma de desviar la ley de garantías. Algunas veces he oído decir al fiscal que el presidente le debe la elección a él porque, como desde el Ejecutivo no se podía nombrar a nadie por ley de garantías, desde la Fiscalía se nombró a todos los que querían pagarles favores.

Ya hablamos más delante de la Fiscalía, pero incluyendo a la Fiscalía el gobierno insiste en que de verdad no tienen más dinero para darles.

Sí, pero nivelan a los magistrados que ven la vida en colores y al resto de empleados de la rama sí que se esperen. La brecha salarial es inmensa además tienen las facultades nominadoras que les da poder para que a ellos si les cumplan. En la rama y en la Fiscalía hace falta una política que promueva y estimule a los trabajadores para que no se dejen manosear de los nominadores.

- ¿Qué le están pidiendo especialmente a la Fiscalía?

No le estamos pidiendo un peso, solamente la nivelación salarial. Le estamos pidiendo que el fiscal deje de estar nombrando a dedo para posicionarse políticamente, sino que estimule promueva y ascienda a la gente que lleva años dentro de la fiscalía. Él no lo está haciendo porque está nombrando a los recomendados por los políticos. Esa ha sido la discusión con el fiscal e increíblemente ha sido un dinosaurio bien violento, se resiste a perder su poder nominador y por eso nos mandó el ESMAD. Siendo él un constitucionalista cuando fue magistrado de la Corte en sus providencias defendió las garantías sindicales, como aceptar que ahora nos ataque de esa manera. Hay pronunciamientos de él sobre el paro de 2012 en donde decía que no se podían descontar salarios porque no se había declarado ilegal la huelga y cambio de postura y debió ser seguramente porque el presidente le dio la reestructuración de la Fiscalía.

- ¿Con la reestructuración de la Fiscalía acaso no quedaron contentos, finalmente les dieron un gran presupuesto?

No porque mire, si al fiscal le dieron $100, por decir algo, debió ponderar e invertir en las tres gerencias y él decidió meter todo en el área administrativa, es decir a la mega burocracia y a darles contratos a periodistas. Esos contratos a periodistas para asuntos del posconflicto le corresponden al Ministerio de Justicia y no a la Fiscalía que su misión es investigar delitos y luchar contra la impunidad.

- ¿Este paro ya no se soluciona este año?

Soy muy pesimista porque he visto que la estrategia de negociación del gobierno nos ilusiona y después se retractan, es una estrategia de Néstor Humberto Martínez para desanimar a las bases. Al principio nos dijo que teníamos razón y después de reunirse con el ministro de hacienda cambió. El ministro de Hacienda quien otrora fuera tan conciliador con el caso de Foncolpuertos ahora perdió esa capacidad conciliadora que antes tenía, no ha ido a una sola mesa de negociación, no sé si es que tiene un fastidio con la justica. Aquí hay mucha gente que parece que estuviera cobrándole a la justicia.

- ¿Qué le dicen ustedes al país y a las personas que no han podido trabajar por cuenta de este paro?

Reconocemos que se ha causado un perjuicio pero ponderando es necesario reflexionar en cuanto a la justicia, de si es el presupuesto que tiene es suficiente. La demanda de justicia en el país está en más de un 300% y la oferta en un 25%. El Banco Mundial dice que cada juez debe tener en promedio 120 procesos y aquí tenemos 2.000. Aquí solo se invierte el 0.5% del PIB en la justicia mientras en los demás países de América Latina se invierte el 6%. Los paros judiciales son los que le han permitido arañar presupuesto para la rama.

- La justicia está muy desprestigiada los colombianos poco creen en ella. ¿Cómo darles entonces todo lo que ustedes piden en medio de este panorama?

Los procesos se demoran porque no hay la infraestructura. Que hay corrupción, claro, pero la mayoría son jueces honestos que hacen su trabajo con amor para darle justicia al país. Los que estamos en huelga damos la cara porque no pedimos nada, porque si lo hiciéramos ya nos habrían sacado algo. Del árbol generoso del gobierno que tanta mermelada da, queremos tan solo una manzana.

- ¿Cuántas personas hay en Asonal Judicial?

Más o menos 10.000 integrantes, somos el sindicato mayoritario así quieran decirnos que no.

- ¿Por qué se volvió usted sindicalista?

Siempre he ganado los concursos, entré a la Fiscalía por concurso, soy juez por concurso, cuando pasé el concurso para ser magistrado no me nombraron por mantener unos cargos en provisionalidad. Tengo razones para tener reclamos a la política del Consejo Superior de la Judicatura.

- ¿Se debería acabar el Consejo Superior de la Judicatura?

No rechazo el Consejo, me parece bueno de hecho, lo que pasa es que son malos quienes hacen parte de él. Los colombianos deberíamos vigilar a quiénes son los que se nombran, que sean académicos gerentes y seres calificados.