El paso no tan brillante de Gustavo Moreno por la universidad

El exfiscal anticorrupción acreditaba en su hoja de vida tres maestrías y un doctorado en proceso. Su trayectoria académica, sin embargo, no ha sido tan excelsa como él decía.

Gustavo Moreno estuvo en la Dirección Anticorrupción de la Fiscalía desde octubre del año pasado hasta el 27 de junio de este año. Foto: Fiscalía

Luis Gustavo Moreno Rivera, exjefe anticorrupción de la Fiscalía, solía presentar una abultada hoja de vida como evidencia de su solidez profesional. Mencionaba maestrías, en plural, y doctorado en España como prueba de que su brillantez académica era excepcional. Era una buena manera de deslumbrar a quienes no lo conocían ni sabían de qué se trataba su trabajo. Era la época en que pontificaba de la justicia y se proyectaba como una autoridad en el tema de los falsos testigos, especialmente. 

Quienes conocen del mundo académico, sin embargo, no se llevaban la misma impresión. Mirando su currículo de cerca encontraban que Moreno, quien se graduó como abogado de la Universidad Libre, había culminado apenas una de las tres maestrías que afirmaba tener, también en la Libre, pues en las otras dos figuraba como "candidato". Lo mismo ocurría con su doctorado en la Universidad Jaume I de Castellón, al cual llegó, afirmaba él, por postulación del propio director del programa en España. (Puede interesarle: El embajador de la India, de la justicia)

Moreno, en 10 años de vida profesional —se graduó del pregrado en 2007—, llegó a acreditar una especialización, tres maestrías y un doctorado en camino. Indicio suficiente para pensar que su paso por la universidad fue más que destacado. Sus notas, sin embargo, dicen lo contrario. El Espectador tuvo acceso a sus notas en la Universidad Libre, las cuales dejan ver, de entrada, que en ninguno de sus cinco años de estudios Moreno alcanzó a tener siquiera un promedio de 4,0 sobre 5,0, como suele ocurrir con los buenos estudiantes. 

Según el registro de notas de Gustavo Moreno, su mejor año fue el primero, pues dejó el promedio en 3,92. Sería el más alto de toda la carrera. Una de las maestrías que Moreno acredita en calidad de candidato —o sea, sin terminar— es en derecho procesal penal de la Universidad Jaume I: en segundo año de Derecho, Moreno reprobó la clase de penal general y teoría del delito. En Argentina asegura haber estudiado derecho procesal, aunque en el pregrado, en otras materias de procesal, como administrativo y laboral, pasó "raspando" con 3,0; y civil, con 3,2. 

(En contexto: Las advertencias que la Fiscalía no escuchó)

La segunda vez que hizo el curso del tema de contratos le fue muy bien: 4,0. La primera, sin embargo, lo reprobó con 2,4. En responsabilidad civil y seguridad social, pues obtuvo calificaciones de 3,3 y 3,2 respectivamente. En teoría general del proceso, una de las materias básicas del Derecho, sacó 3,0. Y bienes, que primero reprobó con 2,6, terminó pasándola con 3,0. Cerró la universidad con un promedio acumulado de 3,8.

Hoy está claro que sus contactos personales y políticos fueron los que terminaron catapultándolo, al punto de volverse una "autoridad" en el tema de los falsos testigos. Al lanzamiento de su libro asistió la crema y nata del mundo judicial y fue contratista de Eduardo Montealegre en esta materia. Fue abogado de la Comisión de Acusaciones y se volvió cercano de magistrados de la Corte Suprema, especialmente de José Leonidas Bustos, quien hoy está en el ojo del huracán. 

(Investigación contra Gustavo Moreno por corrupción aterrizó en la Corte Suprema)

Bustos es señalado de haber hecho parte de la red de corrupción que habría gestado Moreno, cuya promisoria carrera se vino al suelo el 27 de junio pasado. Ese día, agentes del CTI lo detuvieron en su propia oficina porque, al parecer, le había pedido un soborno de más de $500 millones al exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, investigado por la malversación de más de $10.000 millones mientras fue mandatario regional. Lyons terminó negociando con la justicia en Colombia y en EE.UU., mientras Moreno pasó de ser un abogado reconocido como brillante a un detenido en espera de su extradición.

 

últimas noticias