El “Profe” da la cara

El Profe, quien se presentó con el rostro descubierto por primera vez desde que comenzaron las diligencias judiciales, ya fue imputado por los delitos de rebelión, terrorismo y violencia contra servidor público.

David Rodríguez Hernández, alias el Profe, reconoció al comienzo de la audiencia de imputación de cargos de este martes, contra 13 detenidos por una serie de atentados en Bogotá, que aunque es la persona que aparece en algunas de las fotos presentadas por la Fiscalía durante las acusaciones, el hombre con boina que se ve en imágenes reveladas por medios de comunicación, supuestamente en cercanías a una de las sedes de Porvenir minutos antes de la explosión, no es él. El Profe, quien se presentó con el rostro descubierto por primera vez desde que comenzaron las diligencias judiciales, ya fue imputado, al igual que Héiler Lamprea y Gerson Yacumal, por los delitos de rebelión, terrorismo y violencia contra servidor público.

Se les atribuye una serie de atentados ocurridos desde mediados del año pasado en Bogotá: la detonación de explosivos en el CAI de Lourdes, la ubicación de material alusivo al Eln y artefactos explosivos en siete puntos de la capital y los disturbios que tuvieron lugar en la Universidad Nacional el 20 de mayo de este año. Al inicio de la audiencia hubo tensión entre la defensa, la jueza de garantías y los representantes del Ministerio Público, luego de que los abogados pidieran un receso en la diligencia para coordinar contactos con organismos de derechos humanos y fijar su posición ante las declaraciones del director de la Policía, general Rodolfo Palomino, quien puso en duda en un programa de radio a los defensores: “No hemos generado capturas de ángeles. Que tengan trece abogados me llama la atención y también que haya una abogada que fue la que defendió a un sujeto que se llevó a la novia y la entregó al Eln”. Ante estos señalamientos, el abogado José Luis Velasco dijo que no hay garantías para la defensa, que se sienten intimidados y que Palomino “lanzó un manto de sospecha” sobre ellos. Los defensores además aseguran que altas instancias de la Fiscalía han desarrollado dos imputaciones, una ante la juez y otra ante los medios de comunicación, donde a los capturados se les sigue relacionando con los atentados a las sedes de Porvenir que ocurrieron en Bogotá el 2 de julio y que ni siquiera han sido mencionados en lo que va de las diligencias judiciales. “Pedimos que no continúen con esta perversa labor para justificar su fracaso investigativo”, dijo Velasco.