'El Profe' niega ser la persona que aparece en las imágenes del atentado en sede de Porvenir

David Camilo Rodríguez aseguró que con la filtración de imágenes a los medios de comunicación se está buscando empantanar a los procesados por las explosiones en Bogotá.

En el marco de la reanudación de la audiencia judicial, David Camilo Rodríguez, conocido con el sobrenombre de ‘El Profe’ negó ser la persona que aparece en las imágenes publicadas por los medios de comunicación cerca del lugar donde se presentó la explosión de un petardo el 2 de julio cerca a una de las sedes de Porvenir en la calle 72 con 9.

Rodríguez, uno de los 13 capturados por las explosiones registradas en Bogotá en los últimos meses, negó tajantemente ser la persona que aparece en dicha imagen. “Dicen que soy yo, pero no soy yo, que quede claro. Pido que contrasten esa imagen con la mía y podrán ver que no soy yo”. En este punto aseguró que se quiere empantanar el nombre de los procesados. 

Sin embargo, aseguró que en las imágenes que han sido presentadas por la Fiscalía General durante las diligencias judiciales del sábado y el lunes, de los seguimientos hechos por las autoridades en el marco de la investigación si es él. En este punto fue interrumpido por la jueza de garantías al manifestar que no era el momento para este tipo de pronunciamientos.

La Fiscalía General le imputó los delitos de terrorismo, rebelión y violencia contra servidor público. Por estos hechos igualmente se solicitará que se cobije con medida de aseguramiento en centro carcelario. Como dato curioso hay que decir que después de seis días de audiencia el procesado se quitó la capucha con la que tapó su rostro estos días. 

La fiscal séptima de la Unidad contra el terrorismo presentó interceptaciones telefónicas, fotografías –producto del seguimiento que se le adelantó durante meses- y testimonios que lo vincularían con estos hechos.

En este sentido se rastrearon sus líneas telefónicas, y por las celdas se pudo determinar su presencia en las protestas que se adelantaron el 20 de mayo en la Universidad Nacional en la que resultaron heridos cuatro agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) con “papas bomba”.

Fue señalado directamente de tener un conocimiento sobre la ubicación de una serie de bombas en diferentes puentes peatonales de la ciudad el 29 de julio de 2014: Puente Guaduas (que no explotó), en el puente de la calle 26 con carrera 30, puente Avenida Boyacá con calle 80, Avenida de las Américas con carrera 73, la Autopista Sur con calle 74 y en la Autopista Norte con calle 167.

En todos los casos anteriormente se encontraron panfletos, banderas y elementos relacionados con la guerrilla del ELN en celebración de su aniversario número 50. Según la hipótesis de la Fiscalía General, existen interceptaciones que permiten inferir la participación de las personas capturadas en la mañana del pasado miércoles en la planeación de los atentados.

Así como la activación de un petardo de bajo poder que estalló en inmediaciones al CAI del barrio Lourdes en Chapinero el 20 de junio en el que resultaron heridas dos policías y un civil. La Fiscalía General le imputó los delitos de rebelión, terrorismo y violencia contra servidor público.

En su intervención, la fiscal del caso manifestó que existen elementos materiales que permiten inferir su vinculación con una célula urbana del Ejército de Liberación Nacional (ELN), aclarando que según la Corte es también miembro de un grupo subversivo quien "sea miliciano, colaborador o auxiliador del mismo".

En este sentido indicó que la evidencia permite inferir su participación con la "Unión Camilista Revolucionaria" -haciendo referencia al padre Camilo Torres, quien hizo parte del ELN en 1965. Además se indicó que en las diversas actividades que son materia de investigación resultaron heridos nueve agentes del Esmad.

Rechazan declaración del general Palomino

El abogado José Luis Velasco, quien defiende los intereses de uno de los procesados, pidió la suspensión de la audiencia argumentando falta de garantías manifestando que la bancada de la defensa se siente intimidada ante las recientes declaraciones del director de la Policía, general Rodolfo Palomino.

“No hay garantías para la defensa. Nos sentimos intimidados, no solo se prejuzga sino que se lanza un manto de sospecha sobre los abogados”, precisó el jurista, quien le pidió “por cortesía” al general que rectifique sus declaraciones dadas en los medios de comunicación.

El profesional del derecho indicó que los abogados de los jóvenes son víctimas de seguimientos por parte de las autoridades. Esto, según él, debido al fracaso de la investigación por parte de la Fiscalía General ante las declaraciones iniciales que los vincularon con los ataques a dos sedes de Porvenir.