La Fiscalía lo señaló de ser uno de los principales colaboradores de Otto Bula

El protagonismo de “Ñoño” Elías en el caso Odebrecht

En pantallazos de chats y en declaraciones de varios implicados en el escándalo de corrupción aparece mencionado el senador Bernardo Elías. La Corte Suprema de Justicia avanza en la investigación en su contra por, supuestamente, utilizar sus influencias a favor de Odebrecht.

La investigación en contra del Ñoño Elías la adelantan en la Corte Suprema de Justicia, que por estos días envío un equipo de investigadores a Brasil para recaudar pruebas.Archivo

Lo que dejó claro la audiencia de imputación de cargos contra Juan Sebastián Correa, el exasesor de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), que servía como enlace con el Congreso por el caso Oderbecht, fue la estrecha relación que existía entre Correa, el excongresista Otto Bula y el senador Bernardo Elías, más conocido como Ñoño Elías. Según la Fiscalía, Elías y Correa fueron piezas claves para que Otto Bula accediera a funcionarios e información que se manejaba en la ANI sobre procesos de interés para Odebrecht como la adición del tramo Ocaña-Gamarra, los reclamos por los sobrecostos en la construcción de esta vía y el cierre financiero que necesitaban en Navelena, el contrato para recuperar la navegabilidad del río Magdalena. (Asesor de la ANI no aceptó cargos por caso Odebrecht)

Bula nunca ha negado su relación de amistad con el Ñoño Elías, pues en las declaraciones que ha entregado a la justicia aseguró que lo conoció desde su juventud y en el pueblo natal de ambos: Sahagún (Córdoba). Asimismo, precisó que nunca han tenido relaciones comerciales. Sin embargo, la Fiscalía tiene una hipótesis distinta, pues considera que esa relación le permitió a Bula acercarse a Juan Sebastián Correa y así obtener información privilegiada de la ANI. Las pruebas para demostrar esto serían una serie de pantallazos de conversaciones de WhatsApp que encontraron los investigadores en el celular que le incautaron a Bula el pasado 14 de enero, cuando fue capturado. (Exsenador Otto Bula va a juicio por caso Odebrecht)

En los chats aparecen Luis Fernando Andrade, presidente de la ANI, el expresidente de Odebrecht en Colombia Eleuberto Martorelli, Ñoño Elías, Juan Sebastián Correa, Otto Bula y una persona no identificada que aparecía con el nombre NN. Es más, la Fiscalía leyó algunas de las conversaciones entre NN y Juan Sebastián Correa, en la que intercambiaban información referente a los reclamos que hizo Odebrecht -a través de la Concesionaria Ruta del Sol- ante los sobrecostos que se generaron en la construcción de la vía Ocaña-Gamarra. Se daban cifras de lo que Andrade estaba dispuesto a desembolsar para que la ANI cubriera el déficit, se mencionaba al “Gordo” -que sería Otto Bula- y se daban detalles de reuniones a la que asistiría Andrade.

Es más, la Fiscalía ha querido demostrar el nexo cercano que existía entre Ñoño Elías, Otto Bula y Juan Sebastián Correa a través de las declaraciones de otros implicados. Según el ente investigador, Elías logró entablar una cercanía con Luis Fernando Andrade y Correa para obtener información que le pudiese trasmitir a Bula, para que este a su vez este pudiera justificar su trabajo de lobista ante Odebrecht. La firma brasileña supuestamente le pagó al excongresista US$4,6 millones por incidir en el trámite de la adición de Ocaña-Gamarra y le había prometido otros $6 mil millones si lograba el cierre financiero de Navelena.

El mismo Luis Fernando Andrade confirmó en su interrogatorio, publicado hace dos meses por El Espectador, que efectivamente se reunió en nueve reuniones entre junio de 2013 y abril de 2016 con el Ñoño Elías. Su explicación: que era su deber era generar buenas relaciones con el Congreso y que Elías siempre apoyó a la entidad. De esos encuentros, tres se dieron en la casa de Ñoño Elías -en uno estuvo Juan Sebastián Correa- y en horas de la noche. Según la Fiscalía, Bula estaba al pendiente de cada uno de estos encuentros, al punto que recomendaba a un chef de su entera confianza para que preparara la comida en la casa de Elías.

En su declaración, Luis Fernando Andrade sostuvo que, si bien nunca recibió presiones por temas relacionados con Odebrecht, el Ñoño Elías era uno de los más interesados en la adición del contrato Ocaña-Gamarra. La primera cena a la que asistió a la casa del senador fue el 4 de noviembre de 2014, reunión en la que también estuvo Juan Sebastián Correa. Según declaró Andrade a la Fiscalía, esa noche también estaba Eleuberto Martorelli, pero que se molestó y, supuestamente, le pidió a Elías que le dijera al entonces presidente de la constructora brasileña en Colombia que se retirara. Luego de esa cena, 17 día después, quedó aprobada en su totalidad la adición de Ocaña-Gamarra.  ("A mí me están satanizando": ‘Ñoño’ Elías sobre investigación por caso Odebrecht)

El 22 de noviembre de 2015 ocurrió el segundo encuentro en la casa del Ñoño Elías. Pero según Andrade, en esta oportunidad se trató de una reunión de carácter personal, en el que estuvieron sus esposas y el senador le pidió ayuda para conseguir un colegio para su hija. Días después, la esposa de Elías envió a la de Andrade una cartera como gesto de agradecimiento. “Nos sentimos muy incómodos, pero la alternativa era devolvérselo, lo cual podía generar incomodidad, por lo tanto, lo mantuvimos”, dijo el director de la ANI, quien agregó que ya se deshicieron de la cartera.

“Fue un error acercarme tanto al senador Elías, ahora que conozco las declaraciones que hizo Odebrecht de que habían contratado lobistas para presionar”, puntualizó Andrade al señalar el lazo de amistad entre el senador y Bula. El funcionario también explicó que se siguió reuniendo con el Ñoño Elías para que lo ayudara a defender el presupuesto de la ANI. El último encuentro entre ambos personajes, y que también sucedió en el apartamento del congresista, se dio el 5 de abril de 2016. Por esa época, a Otto Bula lo había contratado Odebrecht para que lo ayudara a conseguir un socio que permitiera el cierre del proyecto Navelena, el contrato que Cormagdalena firmó con los brasileños para recuperar la navegalidad del río Magdalena.

A Bula le prometieron una prima de éxito de alrededor de $6 mil millones -dijo que solo le pagaron $200 millones-. Asimismo, para esa fecha, a Luis Fernando Andrade lo nombraron como director encargado de Cormagdalena. Por esa razón, sostuvo la Fiscalía, fue que el Ñoño Elías organizó la reunión en abril de 2016, pues a la cena también llegaron directivos de la multinacional portuguesa Afa Vías, la empresa que había conseguido Bula para que le comprara las acciones de Navelena a Odebrecht y lograr el cierre financiero, que debía ser aprobado por Andrade. “Lo que me llamó la atención es que la entidad que estaba promoviendo el exsenador Bula y por la cual se le pagaron los honorarios es la misma que me presentó el señor senador Bernardo Elías: Afa Vías”, indicó Andrade. 

El director de la ANI concluyó que nunca conoció o se reunió con Otto Bula, pero que sí creía que el Ñoño Elías le compartía la información de todo lo que hablaban para demostrar que tenía acceso a él. Eso mismo cree la Fiscalía y para demostrar su cercanía también dio a conocer una foto en la que salen Bula y Elías, junto al representante a la Cámara, Eduardo José Tous en un estadio de fútbol en España. Lo cierto es que el Ñoño Elías es uno de los protagonistas que aún sigue a la sombra en el caso Odebrecht. La investigación en su contra la adelantan en la Corte Suprema de Justicia, que por estos días envío un equipo de investigadores a Brasil para recaudar pruebas.