El próximo lunes "Martín Llanos" radicará su solicitud ante la JEP

La petición de Héctor Germán Buitrago también incluirá su padre Héctor José Buitrago, alias "Tripas" o "El Viejo", y su hermano Nelson Orlando Buitrago, alias "Caballo".

Los exparamilitares, entre ellos Martín Llanos, expresan que están dispuestos a acogerse a la Jurisdicción Especial para la Paz. Archivo El Espectador

Los exjefes paramilitares Héctor Germán Buitrago, alias Martín Llanos, su padre Héctor José Buitrago Rodríguez alias Tripas o el viejo y su hermano Nelson Orlando Buitrago alias Caballo, precursores de las Autodefensas Campesinas del Casanare, radicarán una petición el próximo lunes 15 de mayo para entrar al sistema de Justicia Especial para la Paz (JEP) buscando recobrar su libertad prontamente.

Así lo confirmó Carlos Toro, abogado de los exparamilitares, al considerar que los solicitantes están dispuestos a contar toda la verdad, teniendo en cuenta que los delitos que cometieron están relacionados en el marco del conflicto armado – como lo pide la JEP – y aspirando a recibir los mismos beneficios judiciales que los militares y guerrilleros de las Farc que han presentado sus respectivas solicitudes.

Los exparamilitares “manifiestan, primero que todo, que conocen los acuerdos de La Habana y se adhieren a sus fines y propósitos y, por otro lado, están dispuestos a acogerse a la Jurisdicción Especial para la Paz para decir la verdad de todos los delitos que hayan cometido, así como poner en evidencia todo el conocimiento que tienen”, le dijo a El Espectador el abogado José Toro.

La familia de Martín Llanos ha sido señalada de múltiples ilícitos. Uno de ellos es la responsabilidad de José Buitrago y su hijo Héctor Germán Buitrago en el crimen del líder social y político Jorge Darío Hoyos, perpetrado el 3 de marzo de 2001 en el marco de un ataque sistemático contra representantes sociales en la región del Sumapaz (Cundinamarca), por lo que fueron condenados a 20 años de prisión.

Asimismo Los Buitragueños, como también se les conoce, fueron condenados a 28 años de prisión por el delito de desaparición forzada agravada por los hechos ocurridos el 11 de diciembre de 2002 en la vereda El Trébol, de San Carlos de Guaroa (Meta), cuando Gabriel Alberto Cubillos García, expersonero de ese municipio, fue bajado del vehículo mientras se dirigía hacia Villavicencio por una afección cardíaca. Desde entonces, el paradero de expersonero es desconocido.

Otro de los exparamilitares que busca ingresar a la JEP es José de Jesús Gelvez Albarracín alias El canoso, quien fue suboficial del Ejército entre 1985 y 1989, y luego funcionario público en Santa Marta. A finales del 2002, Gelvez Albarracín fue vocero político del Frente Resistencia Tayrona de las Autodefensas Unidas de Colombia. La Fiscalía lo responsabilizó por la desaparición forzada del líder social Nahín Carrascal, quien fue asesinado y posteriormente enterrado en una fosa común en Santa Marta en 2003.

El narco que también busca ingresar a la JEP

Carlos Toro, abogado de John Freddy Manco Torres alias El Indio, expresó que su defendido presentó el pasado lunes una solicitud a Néstor Raúl Correa, secretario de la Justicia Especial para la Paz, solicitando que Manco Torres sea aceptado en la nueva jurisdicción. "Manco Torres solo tiene una condena por el delito de concierto para delinquir y tiene una apelada por narcotráfico, pero entrando a la JEP estaría confesando todo su accionar como miembro del bloque Élmer Cárdenas de las Autodefensas", explicó Toro a El Espectador. 

Con respecto al Indio, no es muy claro cómo va a sustentar su relación con el conflicto, pues los propios jefes del bloque Élmer Cárdenas, Freddy y Daniel Rendón Herrera, han negado que él tuviera que ver con su bloque. Tuvo en su poder laboratorios para el procesamiento de cocaína que posteriormente era enviada desde los municipios de Carepa, Chigorodó, San Pedro y Necoclí, en el Urabá antioqueño a la Costa Pacífica para su transporte ya sea lanchas rápidas o vía aérea a Centro América. Se trata, según lo que han reportado las autoridades hasta la fecha, de un narcotraficante y nada más.