En el radar de la justicia

Al parecer, en Catastro y la Secretaría de Hacienda se detectaron graves irregularidades.

Héctor Zambrano, exsecretario de Hacienda y Ricardo Bonilla, actual secretario de Hacienda.
Héctor Zambrano, exsecretario de Hacienda y Ricardo Bonilla, actual secretario de Hacienda.

Al considerar que pudieron existir graves omisiones en el ejercicio de sus cargos para garantizar el cumplimiento de obligaciones tributarias con el Distrito y en detrimento de las finanzas de Bogotá, la Personería le pidió a la Fiscalía que indague la eventual responsabilidad en estos hechos de varios funcionarios y exfuncionarios de las administraciones de Samuel Moreno Rojas y Gustavo Petro Urrego.

Tres recientes informes de la Personería sobre presuntas irregularidades en los pagos correspondientes al sistema de mejoras en predio ajeno, valorización e impuestos sobre vehículos en Bogotá, dejaron en evidencia que a la Secretaría de Hacienda y Catastro aparentemente les faltó control. De acuerdo con las indagaciones del Ministerio Público, por ejemplo, tan sólo por concepto de pagos de inmuebles con mejoras en predio ajeno, el Distrito habría dejado de recaudar más de $55.000 millones.

Según la solicitud de la Personería, por estos hechos podrían ser investigados los exsecretarios de Hacienda Beatriz Elena Arbeláez, Juan Ricardo Ortega —hoy director de la DIAN— y Héctor Zambrano, así como el actual secretario, Ricardo Bonilla. De la misma forma, podrían ser indagados los exdirectores de Catastro María Camila Uribe, Gustavo Adolfo Marulanda y el actual delegado de la administración Petro en esa dependencia, Juan Carlos Ojeda.

Por ejemplo, en las conclusiones de la Personería para el estudio sobre el cumplimiento de las obligaciones tributarias de inmuebles con mejoras en predio ajeno, se dice que se evidencian debilidades en el ejercicio de las potestades tributarias por parte de la Dirección Distrital de Impuestos, así como falencias en los criterios para la definición de los protocolos establecidos por la administración para el manejo del impuesto. Además se detectó desconocimiento de parte de los funcionarios respecto a la normatividad e información catastral.

Como si fuera poco, se determinó que entre 2008 y 2011 se hicieron alrededor de 42.000 mejoras al censo predial, en donde se hallaron irregularidades en la titulación de los terrenos o construcciones levantadas por los propietarios, inmuebles residenciales estrato seis en los que se han hecho mejoras y que además están ubicados en terrenos clasificados como no urbanizables en suelo protegido, y que se han incumplido obligaciones por impuesto predial sin que se hubieran iniciado procesos de cobro, generándose un presunto detrimento patrimonial.

En ese sentido, la conclusión es que presuntamente se han dejado de cancelar al Distrito más de $55.000 millones. En otro informe sobre las obligaciones tributarias por concepto de impuesto de vehículos entre 2004 y 2011, la Personería encontró una cadena de hallazgos preocupantes. En total se hicieron durante ese lapso 1’481.177 traspasos de carros, pero, sobre una muestra aleatoria de 20.000 vehículos, se descubrió que en el 42% de los casos no se cumplieron a cabalidad las obligaciones tributarias. Lo más grave es que en la mayoría de los casos estos pagos ya caducaron o prescribieron.

Esta es la principal razón por la que el Ministerio Público sostiene que la Fiscalía debe profundizar en investigaciones penales sobre las cabezas de la Secretaría de Hacienda y Catastro a fin de descubrir por qué no se efectuaron controles rigurosos para garantizarle al Distrito un recaudo eficiente. Adulteraciones de sellos o de formularios para el pago de impuestos, declaraciones presuntamente falsas, irregularidades en documentos de consulta y otro largo etcétera de anomalías fueron detectados, para concluir que la Dirección Distrital de Impuestos no ha ejercido eficientemente sus potestades tributarias.

Por estos hechos, la Fiscalía deberá determinar responsabilidades.

 

últimas noticias