El reclamo del Fiscal General frente a la política de erradicación de cultivos ilícitos

El jefe del ente investigador presentó ante el Senado cifras que revelan que los sembradíos ilícitos han aumentado en el último año.

Para el fiscal General, Néstor Humberto Martínez es menester fortalecer la lucha contra los cultivos ilícitos en Colombia debido a que estos se han convertido en la principal fuente de financiación de los grupos armados emergentes en todo el país. Considera que existen fallas en la política que se ha utilizado para erradicar este tipo de cultivos.

En una intervención ante el Senado de la República, el jefe del ente investigador advirtió que es menester atacar directamente esta “economía ilícita”, de lo contrario estas bandas criminales continuarán surgiendo puesto que tienen en ese tipo de cultivos el combustible necesario para seguir surgiendo y expendiendo sus actividades ilegales.

Martínez señaló que “mientras combatimos unas bandas criminales van surgiendo nuevas, hemos intervenido en los últimos dos años más de 1.300 bandas criminales dedicadas al narcotráfico, pero es insuficiente porque se captura una banda, a su jefe, al capo, a colaboradores y surgen dos nuevas porque esta es una economía ilícita que multiplica las bandas criminales”. 

Debido a esto señaló que “mientras exista la materia prima de la droga vamos a tener industria ilícita”, por lo que reiteró su propuesta para revivir la aspersión aérea y la búsqueda de otros mecanismos de erradicación puesto que las cifras indican que estos cultivos ilícitos han aumentado en los últimos meses.

“El sistema de Naciones Unidas proyecta que Colombia culminará este año con 130.000 o 140.000  hectáreas de coca y los americanos prevén que estaremos rodeando las 200.000 hectáreas”, aseguró Martínez quien hace dos meses presentó una propuesta ante el Consejo Nacional de Estupefacientes para revivir las aspersiones aéreas.

En medio del debate reveló que el presidente Juan Manuel Santos aseguró que “no estaba dispuesto a botar las llaves al mar de la fumigación aérea”, resaltando que todas las autoridades deben estar prestar a crear mecanismos en contra de los cultivos ilícitos y evitar que sigan aumentando las hectáreas cultivadas. 

“Señor ministro –de Salud, Alejandro Gaviria- usted escuchó de labios del señor presidente de la República y si no estoy diciendo la verdad le ruego que delante del Congreso y del país me rectifique públicamente. El señor presidente de la República a instancias del Fiscal General dijo que no estaba dispuesto a botar las llaves al mar de la fumigación aérea (…) el país debe saberlo porque esa es la manera de notificar a la criminalidad en este país. Todas las autoridades vamos a cerrar filas desde el Congreso de la República, el narcotráfico no va a volver ser una tragedia nacional”, señaló.

"¿Por qué la fuerza pública no desarrolla una política ambiciosa de erradicación forzosa de cultivos? Eso requiere una clara decisión de naturaleza política que puede empoderar el ministro de Defensa (…) Si se trata de aclimatar la paz paralelamente, y sin contemplaciones, tenemos el imperativo ineludible de combatir el narcotráfico", advirtió en un debate de control político en el Senado.

En medio de su intervención el jefe del ente acusador cuestionó el hecho que no se diseñe una política más ambiciosa y directa frente a este tipo de cultivos ilícitos, por lo que pidió que se aumente la inversión social, la presencia del Estado y la erradicación forzosa y aspersión aérea  “convenidas con las comunidades”.