¿El socio de los 'narcos' en Venezuela?

Los supuestos nexos del exjefe de la Inteligencia Militar de Venezuela, el exdirector de la Interpol en en ese país y un exjuez con el cartel del Norte del Valle.

El general en retiro venezolano Hugo Carvajal. / EFE. El asesinado narcotraficante Wílber Varela, alias Jabón. / Archivo

En estos momentos, Venezuela hace hasta lo imposible para que el general (r) Hugo Carvajal, exdirector de Inteligencia Militar de ese país, no sea extraditado de Aruba a los Estados Unidos, donde lo investigan por sus presuntos nexos con las Farc y con el narcotraficante Wílber Varela, alias Jabón, asesinado en Mérida (Venezuela) el 30 de enero de 2008.

El viceministro venezolano de Relaciones Exteriores para Europa, Calixto Ortega, ya se encuentra en la isla, que hace parte del Reino de Holanda, tramitando una solicitud de libertad a favor de Carvajal bajo la tesis de que cuenta con inmunidad diplomática debido a que desde enero pasado había sido designado cónsul de Venezuela en ese lugar.

El pasado jueves, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, sostuvo que Carvajal “se encuentra secuestrado (...) dado que este soldado de la patria es diplomático en funciones del Estado venezolano”. No obstante, la Fiscalía y el Ministerio de Justicia de Aruba han dicho que el uniformado no tiene inmunidad puesto que no había sido acreditado como cónsul. Por ahora, Carvajal permanecerá en la isla por lo menos 10 días, mientras se define su futuro.

Pero junto con Carvajal hay dos exfuncionarios venezolanos en problemas con la justicia que han pasado de agache: el exjuez Benny Palmeri Bacchi y el exdirector de la Interpol en Venezuela Rodolfo McTurk. A todos los unen sus supuestos nexos con el cartel del Norte del Valle. Palmeri Bacchi fue detenido la semana pasada en Estados Unidos, donde se encontraba de vacaciones.

El exjuez planeaba visitar Disneylandia junto con su familia, pero fue capturado debido a sus supuestas relaciones con el narcotraficante Jaime Alberto Marín Zamora, alias Beto Marín, uno de los sucesores de Varela en el cartel del Norte del Valle. Marín fue detenido en Venezuela en 2010, extraditado a Estados Unidos y condenado allí a 16 años de cárcel. El exfuncionario judicial, acusado de ayudar a Marín con sus negocios ilícitos y de entorpecer las investigaciones en su contra, fue presentado el pasado jueves ante un juez de los Estados Unidos. Palmeri Bacchi —dueño, al parecer, de costosas propiedades en Florida, como lo dio a conocer ayer el canal NTN 24— se declaró inocente. A McTurk, que al parecer se encuentra en Venezuela, lo investigan por los mismos hechos.

En el caso del general (r) Carvajal, amigo íntimo del fallecido presidente Hugo Chávez, hay varios hechos que en su momento pudieron parecer coincidencia, pero que ahora generan suspicacias preocupantes. El 14 de septiembre de 2004, mediante la resolución 28306, el Ministerio de Defensa de Venezuela lo nombró director de Inteligencia Militar. Ese mismo año empezó la desbandada de ‘narcos’ colombianos al vecino país, entre ellos el mismo Wílber Varela, quien salió huyendo de la guerra con Diego León Montoya, alias Don Diego, y de la persecución de las autoridades de Colombia y Estados Unidos, que en abril de ese año lo habían incluido en la Lista Clinton.

Los capos colombianos se sentían a sus anchas en Venezuela. A tal punto que ese país fue escenario de varias cumbres narcotraficantes en las que se discutió una posible entrega a las autoridades de Estados Unidos. Estos encuentros fueron revelados por el narcotraficante Daniel El Loco Barrera, capturado en San Cristóbal (Venezuela) el 18 de septiembre de 2012, y confirmados por el exjefe de la banda criminal los Rastrojos, Diego Pérez Henao, alias Diego Rastrojo.

De hecho, la primera de estas cumbres se realizó, precisamente, en 2007, en Mérida, lugar que se había convertido en el centro de operaciones de Jabón y donde en enero de 2008 sería asesinado por varios de sus lugartenientes, entre ellos el mismo Diego Rastrojo y Luis Enrique Calle Serna, alias Comba, quienes lo reemplazaron y al parecer siguieron su ejemplo y se trasladaron a Venezuela. Lo mismo hizo el entonces comandante de la temida Oficina de Envigado, Maximiliano Bonilla, alias Valenciano, en 2009.

Al momento de la muerte de Varela, un miembro de un servicio de inteligencia europeo le dijo a la revista Semana que “Carvajal dio instrucciones a altos oficiales de la Guardia, el Ejército y la Disip de ‘prestarle ayuda’ a Varela. Obviamente, nada de eso era gratis”. Pero, al parecer, Varela se empezó a quedar solo, hasta que fue asesinado por sus hombres.

Para ese momento, el general ya había sido salpicado por sus presuntos vínculos con las Farc. De hecho, en 2008 había sido incluido por Estados Unidos en la Lista Clinton, junto con otros dos militares venezolanos: el general, y hoy gobernador de Trujillo, Henry de Jesús Rangel, y el capitán de navío, y hoy gobernador de Guárico, Ramón Rodríguez Chacín, por sus presuntos nexos con este grupo armado ilegal. No obstante, sus presuntos vínculos con el cartel del Norte del Valle habían pasado de agache, hasta que en 2011 el narcotraficante venezolano y socio de esta estructura criminal Walid Makled salpicó a Carvajal al asegurar que “daba una cuota semanal de 200 millones de bolívares y 100 millones eran para el general Hugo Carvajal”. Esos supuestos nexos vuelven a la luz hoy con el proceso que Estados Unidos adelanta contra el general en retiro.

En la formulación de cargos contra Carvajal, un fiscal estadounidense señala que al uniformado y otros altos oficiales venezolanos y miembros de la justicia venezolana les pagaron para “asistir a Varela en sus actividades”. Y agrega que, entre otras actividades, ayudó a Varela a enviar cocaína desde Venezuela e importar dineros “calientes” a ese país, así como a evitar su captura y la de sus lugartenientes. Y, como si fuera poco, les vendió “cientos de kilogramos de cocaína”. El fiscal sostiene que Carvajal siguió colaborando con el cartel, incluso después de la muerte de Jabón.

El oficial en retiro salió de su cargo en 2011 y entonces los ‘narcos’ empezaron a caer como fichas de dominó. Valenciano fue capturado en Aragua en noviembre de 2011; Héctor Buitrago, alias Martín Llanos, fue detenido en Anzoátegui en febrero de 2012; Diego Rastrojo, en junio, en Barinas. Y Luis Enrique Calle Serna, protagonista de una propuesta de sometimiento a la justicia presentada por varios ‘narcos’ al presidente Juan Manuel Santos, la cual, aunque no llegó a nada, hoy tiene en líos a los exasesores presidenciales J.J. Rendón y Germán Chica, se entregó a las autoridades estadounidenses en Panamá en noviembre de ese mismo año. La pregunta que busca responder la justicia estadounidense es si Carvajal fue el protector de los ‘narcos’ y el responsable de que éstos convirtieran a Venezuela en un zafarrancho.

 

 

[email protected]

@juansjimenezh

Temas relacionados