El testigo clave en la investigación por el robo del computador al exvicefiscal Perdomo

Señaló ante la Fiscalía General al exsenador Yair Acuña, al empresario Alfonso ‘El Turco’ Hilsaca y a un periodista de estar detrás del hurto y la instalación de micrófonos.

En los próximos días se tomarán decisiones de fondo en la investigación que se adelanta por el robo del computador portátil del exvicefiscal General, Jorge Fernando Perdomo en hechos registrados el 2 de marzo en el presente año. La Fiscalía General cuenta con un testimonio clave que podría certificar la principal hipótesis que se manejó desde un principio.

Se trata del abogado José Ignacio Mira, quien por muchos años asesoró jurídicamente a la banda criminal conocida como “Los Comba”. El jurista, un capitán retirado del Ejército, le manifestó al ente investigador bajo la gravedad de juramento que estuvo presente en una reunión en la que se habló de Jorge Fernando Perdomo.

En la declaración, revelada por Noticias Uno, Mira –conocido también con el sobrenombre de ‘Gafas’- aseguró que en la reunión participó el exsenador y entonces candidato a la Gobernación de Sucre, Yair Acuña; así como Andrés Guzmán Caballero, experto en informática y gerente de la empresa Adalid; y el empresario Alfonso Hilsaca Eljadue, conocido como ‘El Turco’.

El contratista, quien había recuperado su libertad pocos meses antes por el proceso que se le adelanta por homicidio y financiación de grupos armados ilegales, hizo fuertes cuestionamientos a Perdomo, asegurando que iba a emprender acciones en su contra y el entonces director encargado de la Unidad contra el crimen organizado, Álvaro Sarmiento.

“Que los iba a acabar porque se metieron en contra de él y compraron falsos testigos”, precisó el testigo frente a los hechos materia de investigación. En esa reunión se puso sobre la mesa la posibilidad de instalar micrófonos en el despacho del Vicefiscal General y en su vivienda con el fin de obtener información privilegiada.

Así como robar su computadora personal para revisar documentos y así poderlo chantajear con datos sobre su vida privada u obtener datos de las investigaciones que adelantaba en contra del empresario y otras personas cercanas. Pocos meses después se registró el hurto del portátil.

Fuentes cercanas confirmaron que en la oficina privada de Perdomo y en su vivienda se habrían encontrado micrófonos ocultos. Los agentes del CTI certificaron que la persona que los ubicó contaba con experiencia suficiente para el trabajo puesto que los ubicó en puntos precisos para tener control total de las conversaciones. 

Por estos hechos se ordenaron una serie de capturas que involucran a dos oficiales de la Policía Nacional que habrían tenido participación en el robo, así como del contacto con la banda que logró ingresar al apartamento de Perdomo para robar únicamente el computador.