El "Turco" Hilsaca, a indagatoria por asesinato de prostitutas

Alfonso Hilsaca fue llamado a indagatoria por el homicidio de cuatro prostitutas en 2003 que se cometió en Cartagena y, además, por un nuevo caso relacionado con contratación pública.

Desde 2009, Alfonso “El Turco” Hilsaca ha estado detenido por lo menos tres veces.  / Colprensa
Desde 2009, Alfonso “El Turco” Hilsaca ha estado detenido por lo menos tres veces. / Colprensa

Por estos días, Alfonso Hilsaca Eljaude es de nuevo protagonista en los titulares de prensa. En junio pasado, su nombre salió a relucir cuando la revista Semana contó que él y otras personas supuestamente se aliaron en 2015 con el objetivo de ocultar micrófonos en el despacho del entonces vicefiscal, Jorge Perdomo. Desde principios de julio está en el ojo de una tormenta política en El Salvador. Y ahora, en Colombia, un viejo fantasma vuelve a rondar: el caso de cuatro prostitutas cuyo asesinato supuestamente fue ordenado por él.

Por esa razón, el viernes 29 de julio, el Turco Hilsaca y un fiscal de la Dirección de Derechos Humanos tienen una cita en el búnker: Hilsaca será oído en indagatoria como parte de la investigación que se abrió a raíz de los homicidios de Lourdes Lara, Ofelia Correa, Betsabit Espitia y Heidy Smith, quienes fueron ejecutadas hace 13 años, supuestamente por orden del Turco Hilsaca porque ellas le daban mala imagen a su discoteca. Por cuenta de este expediente, Alfonso Hilsaca fue detenido el 15 de julio de 2009. Luego volvió a recuperar su libertad.

Las cuatro mujeres murieron el 13 de febrero de 2003 a medianoche. Dos sicarios llegaron a donde estaban sentadas, a unos pasos de la Torre del Reloj, en el casco histórico de Cartagena, y les dispararon en la cabeza. Ofelia Correa tenía 17 años y había nacido en Barranquilla. Heidy Smith también tenía 17 años, para ese entonces planeaba volver a clases y terminar el bachillerato. Lourdes Lara, con 20 años, tenía dos hijos menores de dos años. Betsabit Espitia tenía 27 y vivía en el Olaya Herrera, uno de los barrios más poblados y pobres de Cartagena.

Por este caso, dos hombres fueron condenados: Samuel Dorado Jiménez y Javier Hoyos Puerta. Ambos fueron acusados de integrar las autodefensas urbanas en Barranquilla y, en ese contexto, de haber asesinado a las trabajadoras sexuales. El caso del Turco siguió su camino, pero poco avanzó, pues seis años después de haber sido capturado por primera vez, y 13 desde los homicidios, la Fiscalía no ha determinado aún si lo llama a juicio. El caso fue trasladado de Cartagena a Bogotá para garantizar independencia.

Este no es el único proceso en el que el Turco Hilsaca, el hijo de una pareja de libaneses que se convirtió en un exitoso —aunque siempre cuestionado— contratista de la región Caribe, está implicado por asesinato. El 20 de noviembre de 2014 fue detenido una vez más, pues la Fiscalía lo investiga por la muerte de Jhon Ovallos Angarita. De hecho, ya fue llamado a juicio y ese expediente también llegó a Bogotá, esta vez por orden de la Corte Suprema. La víctima era hijo de Emel Ovallos, un exparamilitar que ha declarado contra Hilsaca por la muerte de las prostitutas.

Todas las historias alrededor de Alfonso Hilsaca Eljaude son aguas turbias. Por el asesinato de Ovallos Angarita, el Turco tiene en su contra los testimonios de Juan Manuel y Brayan Borré Barreto, quienes aseguraron, según la Fiscalía, que habían tratado de asesinarlos. El fiscal de crimen organizado que manejaba el caso, Hugo Quintero, fue trasladado por razones de seguridad. Al tiempo, la fundación Defensa de Inocentes, de Sigifredo López, que representó a Hilsaca durante casi un año, denunció en 2015 que la Fiscalía había recurrido a testigos falsos en contra de Hilsaca.

Además están los episodios del supuesto complot contra el fiscal general (e) Jorge Perdomo y el de El Salvador. En el primero, Alfonso Hilsaca ha sido señalado como uno de los cerebros detrás del plan de ocultar micrófonos en el despacho de Perdomo con el fin de conocer sus conversaciones y las órdenes que daba para investigarlo. El presunto complot, que denunció la revista Semana hace un mes largo, habría sido promovido también por el periodista Juan Carlos Giraldo y la empresa de informática forense Adalid, aunque ninguno de ellos, ni siquiera Hilsaca, está siendo investigado formalmente todavía.

En El Salvador, reportaron el diario de ese país La Prensa Gráfica y después El Espectador, la Unión de Personas Consorcio AGM Desarrollo (conformada por dos empresas de su familia) obtuvo tres contratos para alumbrado público por unos US$50 millones en los últimos dos años. La Fiscalía salvadoreña ya anunció que indagaría las condiciones en las cuales ese consorcio, compuesto por la empresa que los Hilsaca conformaron en Colombia y por una sociedad que fundaron en El Salvador en 2012, llegó a conseguir esos millonarios contratos que estarán vigentes por 20 años.

Por último, El Espectador conoció que la indagatoria por el caso de las prostitutas será la segunda de Alfonso Hilsaca esta semana. La primera ocurrió este martes, 26 de julio, en Cartagena, y tiene que ver con una investigación en su contra por un contrato de concesión para instalar alumbrado público en Margarita (Bolívar), el cual se firmó en 2005. La Fiscalía indaga si la empresa del Turco Hilsaca, que para 2014 había conseguido el 25 % de los contratos de alumbrado público en el país, violó “los principios de publicidad y transparencia” y amarró irregularmente la licitación.

Temas relacionados