Emilio Tapia aceptó cargo por concierto para delinquir

Sin embargo, el contratista no admitió los otros dos cargos que le imputó la Fiscalía y no será recluido en establecimiento carcelario.

Este jueves durante la imputación de cargos en su contra, por su presunta participación en el escándalo del carrusel de la contratación, el cuestionado empresario, Emilio Tapia aceptó el cargo de concierto para delinquir.

Sin embargo, se declaró inocente de los demás delitos que se le imputaron: cohecho e interés indebido en la celebración de contratos. Los últimos días ha trascendido que Tapia estaría interesado en llegar a un acuerdo con la Fiscalía, por ello habría aceptado su responsabilidad en el mencionado cargo.

Las autoridades creen que Tapia y los también contratistas Julio Gómez, Miguel, Guido y Manuel Nule y su socio Mauricio Galofre fueron parte esencial del carrusel y al final quienes sacaron la mayor tajada de este desfalco a la ciudad.

Ricardo González, fiscal tercero delegado ante la Corte Suprema, no pidió cárcel para Tapia ante la juez 60 de control de garantías, pero si solicitó que se le prohíba salir del país, así como pidió que mensualmente el contratistas se notifique ante el centro de Servicios Judiciales de Paloquemao.

Cabe recordar que Tapia, considerado uno de los mayores contratistas con el Distrito, es clave dentro de este proceso de corrupción administrativa en la capital de la República por el cual también son investigados el exalcalde de Bogotá, Samuel Moreno Rojas, entre otros excongresistas, exfuncionarios del IDU y de la Alcaldía de Bogotá.