Emilio Tapia asegura que excontralor de Bogotá no recibió comisiones por 'carrusel'

El contratista indicó que le entregó 5.000 millones de pesos al entonces senador Iván Moreno Rojas.

Archivo El Espectador

Ante la jueza 10 especializada de Bogotá, el contratista Emilio Tapia Aldana explicó la forma en cómo se fraccionaron las comisiones para recibir los multimillonarios contratos viales en la capital de la República durante la administración de Samuel Moreno Rojas. El empresario manifestó que antes de la adjudicación de los contratos se acordó la entrega de una comisión del 6%.

Sin embargo, después de la entrega de los mismos a la empresa que participaron en la licitación, se acordó aumentar en un dos por ciento dichas comisiones. Esto con el fin que todos los contratistas implicados en dicho acto de corrupción administrativa recibieran su parte. El pago fue hecho por los miembros del Grupo Nule.

Ante las preguntas del procurador del caso Tapia Aldana aseguró que los beneficiados de dicha comisión eran el contratista Julio Gómez y el exasesor jurídico del Grupo Nule, Álvaro Dávila Peña. Sin embargo, en su momento se manifestó que dicho dinero era para el contrato de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi sin embargo era mentira puesto que lo que se buscaba era aumentar la participación en la repartición de las comisiones.

“Era muy poca la participación, entonces (Julio Gómez) decide subir la comisión asegurando que era para el contralor, pero no era así, era para él y así dividirla entre Dávila y yo. Los Nule en la reunión aceptan la comisión del 8%”, precisó el contratista, quien ya fue condenado a tres años de prisión por el delito de concierto para delinquir dentro del ‘carrusel’, y además aceptó su responsabilidad en otros dos delitos.

En este sentido manifestó que incluso en una oportunidad se reunió con el entonces senador del Polo Democrático, Iván Moreno Rojas (condenado a 14 años de prisión por estos hechos). El aumento de las comisiones se hizo mediante la subcontratación de los convenios 071 y 072 de la malla vial.

En este juicio también es procesada la exidrectora del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), Liliana Pardo Gaona, quien actualmente es prófuga de la justicia. Moralesrussi, quien se encuentra privado de la libertad, es procesado por los delitos de prevaricato y concusión.