Emilio Tapia asegura que hay intereses para que no se conozca la verdad sobre el 'carrusel'

El contratista manifestó que hay presiones para evitar que se revelen los detalles de las personas que estuvieron detrás del mayor escándalo de corrupción administrativa en Bogotá.

El contratista Emilio Tapia manifestó que en los últimos meses ha venido recibiendo presiones para que no colabore con las autoridades en el marco de las investigaciones por el denominado ‘carrusel de la contratación’ en la capital de la República.

Tapia aseguró que es necesario establecer quiénes están detrás de estas presiones que buscan evitar a toda costa que se conozca la verdad de este escándalo de corrupción y se den los nombres de las personas que estuvieron detrás del mismo.

“En este momento no puedo dar ninguna declaración al respecto pro en su momento cuando pueda hacerlo me parecerá muy importante porque aquí me impiden hablar al respecto (…) Hay que preguntar por qué me están cortando, esos son los intereses que hay que averiguar”, precisó.

Este martes Tapia Aldana rindió ampliación de interrogatorio en la Fiscalía General sobre las presuntas irregularidades en los contratos para el Sistema Integrado de Transporte Público (Sitp). Según se ha podido establecer un grupo de contratistas habría buscado junto a dirigentes políticos beneficiarse de este multimillonario convenio pese a que sus empresas no cumplían con los requisitos.

Actualmente el contratista se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá en el marco de un proceso que se le adelanta por su presunta participación en el delito de lavado de activos.

Igualmente en su contra se adelanta un proceso penal por cinco delitos por el llamado ‘carrusel’ después de que la Fiscalía anulara el preacuerdo que había firmado en el que se comprometía a entregar información.