Emiten orden de captura contra Orlando Fajardo por caso Odebrecht

Un juez de garantías de Bogotá acogió la petición de la Fiscalía y decidió enviar a la cárcel al empresario quien deberá responder por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado y cohecho. La Defensa apeló y pidió tener en cuenta su estado de salud.

El contrato se adjudicó por un valor de $244.363 millones en diciembre de 2009.Archivo El Espectador

Para la juez 12 de garantías de Bogotá la medida de aseguramiento solicitada por la Fiscalía General en contra de Orlando Fajardo es “idónea, adecuada, necesaria y urgente”. Y, por eso, emitió este martes una orden de captura en contra del empresario quien está siendo investigado por las presuntas irregularidades en la adjudicación del contrato Tunjuelo-Canoas, de la que hizo parte la multinacional barsileña Odebrecht en 2009. (Le podría interesar: Caso Odebrecht: Orlando Fajardo se declaró inocente)

Fajardo, según la Fiscalía, se interesó indebidamente en el Consorcio Canoas –integrado por Odebrecht y Cass Constructores– en el proceso de licitación pública que, entre 2009 y 2010, llevó a que suscribiera un contrato con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB) para el diseño, construcción y puesta en marcha túnel interconector entre el río Tunjuelo y la planta de tratamiento Canoas. Este contrato se adjudicó por un valor de $244.363 millones en diciembre de 2009. La Fiscalía le imputó cargos por los delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado y cohecho.

Luego de hacer una síntesis de los argumentos de cada una de las partes, la juez se refirió a la solicitud de medida de aseguramiento que la Fiscalía elevó en contra de Fajardo por tres razones: obstrucción a la justicia, peligro para la sociedad y la no asistencia al proceso penal. Respecto a la obstrucción, la funcionaria manifestó que es claro que el empresario tiene “fuertes lazos personales” con funcionarios públicos, especialmente con los de la EAAB, que lo pueden ayudar a conseguir “lo que requiere o como él mismo dice: a agilizar el asunto”. (En contexto: Las fichas del caso Odebrecht y el carrusel de Bogotá)

En este punto, la Fiscalía le había reprochado a Fajardo los nexos con funcionarios de la EAAB que habrían llevado a que conociera de manera anticipada los informes de evaluación para la selección de los contratistas antes de que fueran públicos. “Fajardo, a través de Andrés Cardona Laverde, le solicitó al señor Jorge Enrique Pizano que el contrato 1115 de 2009 se adjudicara al consorcio Canoas. Solicitud que aceptó” manifestó, en su momento, el fiscal del caso.

“Existen motivos dados y fundados que, efectivamente, permiten inferir que Orlando Fajardo podría obstruir, modificar, fingir, impedir, ocultar o falsificar elementos de prueba, además de la inducción a coimputados, testigos o peritos para que se comporten de manera desleal o reticente ante la administración de justicia”, precisó la juez. En lo que tiene que ver con el peligro para la sociedad, la funcionaria expresó que se está ante la presencia de un contratista estatal que tiene vigencia para lograr beneficios propios que no se podrían ajustar al marco de la ley.

Sin embargo, frente a la tesis de que Fajardo no comparecería al proceso estando en libertad, la juez no la comparte. Pues, según su criterio, se ha evidenciado a través de las audiencias que el empresario está presente en las citaciones y en los requerimientos a los que se le ha citado. “No se observa elemento material probatorio que permita deducir su acción de evasión a la justicia o una falta de arraigo en Colombia”.

“Estamos ante actuaciones que tienen relación directa con irregularidades protagonizadas por contratantes y contratistas de obras públicas, que se vienen presentando desde mucho tiempo atrás, pero que la situación social y política de nuestro país no nos permitía vislumbrarlo. Ahora que la violencia ha dejado de ocupar las primeras planas de los diarios y los titulares en las noticias, empezamos a encontrar la corrupción de que somos víctimas a través de nuestras arcas públicas y, por ende, del patrimonio de todos los colombianos”, dijo la juez. (Lea: El enlace entre el carrusel y Odebrecht)

Estado de salud de Fajardo no impide que esté en centro de reclusión

Aunque la defensa había pedido casa por cárcel por los múltiples problemas de salud que aquejan al empresario, la juez no estuvo de acuerdo. Sin embargo, ordenó que Orlando Fajardo, quien también estuvo involucrado en el carrusel de la contratación, fuera enviado a un sitio de reclusión donde tenga todas las garantías de acuerdo a su estado actual. Aunque se presentó en el despacho de la juez, no asistió a la audiencia por motivos de salud. La defensa, por su parte, apeló la medida de aseguramiento.