Empresario bajo sospecha

El empresario colombiano Gabriel Ricardo Morales Fallón tiene tambaleando el gobierno de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

El hombre de negocios Gabriel Ricardo Morales Fallón.  / Semana.com - Alejandro Acosta
El hombre de negocios Gabriel Ricardo Morales Fallón. / Semana.com - Alejandro Acosta

Del nombre del empresario pocos se acuerdan, pero ha estado relacionado con importaciones irregulares de carros Skoda, en el manejo de dineros de Ecopetrol en Fidubogotá, una supuesta mención en el computador de Juan Carlos Ramírez Abadía, alias Chupeta, entre otros. Fue Morales Fallón quien le prestó a Chinchilla y a su esposo el avión para que viajaran a Perú el sábado pasado con el fin de asistir a la boda del hijo de su segundo vicepresidente, Luis Lieberman. El mismo avión que había utilizado en marzo pasado para asistir a los funerales del presidente Hugo Chávez.

Aunque la Fiscalía colombiana señaló que una vez consultadas las bases de datos el empresario Morales Fallón no registraba ningún tipo de investigación, desde hace dos días medios costarricenses y colombianos han venido desempolvando archivos sobre el pasado de este controvertido hombre de negocios. En 2007 la revista Cambio publicó, por ejemplo, que alias Chupeta tenía contactos de alto nivel, entre los que estaría un sujeto apodado como Rimax o Ricardo. Según la publicación, correspondería al empresario Morales Fallón. Sin embargo, él desmintió esta información en su momento. Hoy se sabe que es el dueño de la petrolera THX Energy y que cuando ofreció su avión al ministro de Comunicación del país centroamericano se identificó como Gabriel Olafán.

Cuando trascendió su nombre estalló el escándalo. Hace apenas cuatro años su nombre protagonizó el escándalo de un uso aparentemente ilegal de dineros de Ecopetrol y recientemente el congresista Simón Gaviria lo mencionó en el marco del descalabro de Interbolsa y de otras firmas comisionistas de la Bolsa de Colombia. Según se documentó en su momento, Rocío Castellanos y Morales Fallón habrían sido asociados con malos manejos en los dineros de los pensionados de Ecopetrol. El ministro Chacón se vio obligado a dimitir, pues calificó a Morales como un hombre decente. Hoy, desengañado, ya entabló una denuncia por uso de falsa identidad. Antes de que se conociera el pasado del colombiano, el miércoles 8 de mayo el entonces ministro Chacón y la asesora de gobierno Irene Pacheco visitaron la sede de THX Energy para agradecer el préstamo del jet privado, cuya matrícula es N93CW.

En Costa Rica nadie parece asumir responsabilidades. El comisionado antidrogas Mauricio Boraschi declaró ayer: “Si yo hubiera sabido del viaje en este avión, hubiera impedido el vuelo”. Está claro que fallaron todos los controles y que quedó en evidencia que Morales, quien ya tendría nacionalidad costarricense, cuenta con no menos de un centenar de entradas a ese país en los últimos años. Por su parte, el fiscal del país centroamericano, Jorge Echavarría, evalúa una denuncia en contra de la presidenta Chinchilla por estos hechos. La Procuraduría costarricense también ordenó pesquisas. En Colombia apenas vuelven a revisarse los pasos del controvertido empresario.

Temas relacionados