Empresario Víctor Maldonado, imputado

Al empresario, que hasta hace poco era considerado el rey Midas de los negocios en Colombia, Víctor Maldonado, le llegó la hora de darle la cara a la justicia por supuestamente ser el principal beneficiario del descalabro de Interbolsa.

Maldonado, recluido en una cárcel de Madrid (España), desde el pasado 27 de marzo, luego de que le expidieran circular roja de Interpol, responderá si acepta o no cargos el próximo 8 de mayo por los delitos de estafa agravada, captación masiva, no reintegro de dinero y concierto para delinquir.

Maldonado terminó implicado en el escándalo de Interbolsa por ser el hombre que terminó recibiendo, en 2009, multimillonarios préstamos que a la postre, según la Fiscalía, eran dineros de inversionistas del polémico Fondo Premium en Curazao. Según las autoridades, los principales socios de Maldonado, Tomás Jaramillo y Juan Carlos Ortiz, lograron bajo engaños que 1.026 clientes de la comisionista de bolsa invirtieran sus recursos en el fondo con la promesa de que serían utilizados para negocios en el exterior.

Sin embargo, los $310.000 millones que estaban en las cuentas del Fondo Premium —del que Jaramillo y Ortiz, verdaderos dueños, eran los únicos que podían tomar decisiones—, supuestamente, no fueron utilizados en ninguna inversión en el extranjero, sino que a través de maniobras irregulares los cerebros de la estafa habrían logrado que la plata retornara a sus empresas en Colombia. De acuerdo con la Fiscalía, Víctor Maldonado, principal accionista de Interbolsa, resultó como el mayor beneficiario, porque a través de las polémicas sociedades Rentafolio Bursátil y Valores Incorporados —implicadas en la compra masiva de repos de Fabricato y que en realidad eran controladas por la comisionista de bolsa— recibió créditos que no cumplían con las garantías necesarias para la protección del dinero de los inversionistas.

Entre sus empresas que lograron crecer con los dineros del Fondo Premium están Malta S. A., Las Tres Palmas Ltda. y Helados Modernos de Colombia S. A. El abogado de Maldonado, Iván Cancino, precisó que su cliente no aceptará ningún delito, porque lo que existió fue una responsabilidad civil y no penal. Según él, a su cliente se le sindica de una figura que no existe: “beneficiario indirecto de una captación masiva”. Además, agregó que el empresario obtuvo créditos de dos compañías de las que no tenía conocimiento que eran captadoras ilegales. Asimismo, el defensor de Maldonado puntualizó que entregaron los recursos para reparar a las víctimas, al argumentar que la deuda asciende a más de $40.000 millones y que sólo con la venta de Archie’s se pueden recuperar hasta US$22 millones.