Corte Suprema de Justicia no admitió la casación

En firme condena contra Moreno

El político, elegido para ser alcalde entre 2008 y 2011, resultó siendo el protagonista de uno de los mayores escándalos de corrupción de la ciudad: pedir dinero a cambio de entregarles las obras a ciertos contratistas.

Moreno fue condenado a 24 años de prisión en enero pasado. / credito

El exmandatario de la capital del país Samuel Moreno Rojas es hombre condenado. Así lo confirmó la Corte Suprema de Justicia, que no admitió la casación presentada por Moreno Rojas. En ella, el exalcalde argumentó que su proceso debía ser anulado porque, principalmente, se había violado su derecho a la defensa. El alto tribunal no estuvo de acuerdo y dijo que Moreno Rojas debe pagar toda su pena.

El caso que se debatió en la Corte fue el del porcentaje que recibió Moreno Rojas por un contrato de más de $67.000 millones, firmado entre la Secretaría de Salud del Distrito y la Unión Temporal Transporte Ambulatorio de Bogotá. La justicia comprobó que a los contratistas les exigieron el 10 % del contrato para asegurar su victoria, y por este tema fue condenado también el entonces secretario de Salud, Héctor Zambrano.

El político, elegido para ser alcalde entre 2008 y 2011, resultó siendo el protagonista de uno de los mayores escándalos de corrupción de la ciudad: pedir dinero a cambio de entregarles las obras a ciertos contratistas. Por este episodio, conocido como el carrusel de la contratación, varios han sido condenados, incluidos Guido, Miguel y Manuel Nule, quienes tenían a cargo un tramo de Transmilenio que no concluyeron.

El defensor de Moreno alegó que el juez del caso, por ejemplo, pidió injustamente que sus abogados fueran investigados cuando faltaban a diligencias, “ignorando que los abogados, en realidad, tenían razones justificadas para no asistir a las audiencias. Pasó por alto el principio de buena fe”. Refutó también que el juez insistiera en que Moreno tuviera abogado de la Defensoría Pública cuando los suyos no podían presentarse, y que el hecho de que el entonces vicefiscal Jorge Perdomo enviara un oficio a la Judicatura en relación con este caso era muestra clara, para él, de presión indebida.

La Corte Suprema, sin embargo, no le dio la razón en ninguno de los puntos expuestos. Respondió que el juez del proceso, contrario a lo que alegaba la defensa del exalcalde, fue un “funcionario judicial preocupado porque el proceso penal avance ajustado a los principios de concentración y continuidad”, y que “brindó a los abogados que representaron los intereses de Moreno Rojas un trato respetuoso y considerado”. Que la comunicación del exvicefiscal Perdomo no generaba presión, porque no le había insinuado al juez de qué forma debía fallar.

 

En conclusión, el alto tribunal señaló que era inviable admitir la demanda de casación de Moreno. El único recurso que le queda al exalcalde es el de presentar una insistencia a la Corte. Por ahora, no le queda otra opción que cumplir con la condena de 24 años de cárcel que le impuso el Tribunal Superior de Bogotá en enero pasado. Con ponencia del magistrado Eyder Patiño, se indicó que el recurso quedaba desestimado “no sólo por las fallas en su postulación, sino porque la Corte no advierte la necesidad de pronunciarse de fondo en orden a materializar alguno de los fines de la casación”.

Temas relacionados