En libertad ocho personas que habían sido secuestradas en Nóvita, Chocó

El Gobierno atribuyó la liberación a la presión de las tropas de la Séptima División del Ejército Nacional. Al parecer, el ELN habría sido responsable del plagio.

Para analizar la situación en el departamento, en las últimas horas el Ministerio de Defensa lideró un consejo de seguridad en la región.

A través de su cuenta en Twitter, el presidente Juan Manuel Santos confirmó la liberación de ocho personas que fueron privadas de su libertad el pasado fin de semana, al parecer por guerrilleros del ELN, en hechos registrados en el corregimiento de Sesegó en Nóvita (Chocó). (Lea: Investigan presunto secuestro de ocho personas en Chocó )

Según el primer mandatario, la liberación se dio por presión de la Fuerza Pública. Los liberados están en manos de la Fuerza de Tarea Titán del Ejército que, de forma coordinada con la Policía, desplegó operativos para dar con su rescate.

Aunque la zona ha sido históricamente de control del ELN, las autoridades no descartan que la acción la hayan cometido las Autodefensas Gaitanistas en una avanzada en la zona. Según informaron los habitantes del pueblo, el grupo armado llegó el sábado al municipio, donde pernoctaron. Hacia las 10:00 de la mañana del domingo retuvieron a las ocho personas, que luego fueron embarcadas en botes sobre el río Tamaná.

La firma del acuerdo de paz entre las Farc y el Gobierno parece estar lejos de traer paz y tranquilidad al departamento de Chocó. En medio de la salida de dicha guerrilla de la zona, ha comenzado una disputa territorial entre las bandas dedicadas al narcotráfico –entre las que se destacan las Autodefensas Gaitanistas de Colombia– y la guerrilla del ELN, que ha generado una grave problemática, ya que en los últimos meses se ha ido intensificando el conflicto por la zona del Bajo Baudó, que conecta con la salida hacia al océano Pacífico, un punto clave para manejar las rutas del narcotráfico y el poder en la región.

Las alertas no se han hecho esperar. Ante el aumento del desplazamiento interno de indígenas y comunidades afros, así como el reclutamiento de menores, los secuestros y las amenazas, la Defensoría del Pueblo lanzó una nueva alerta para adelantar acciones urgentes y así evitar más desplazamientos en el departamento y en especial en los municipios del litoral del San Juan, Bajo Baudó y Riosucio, donde se concentran las acciones criminales.