Fue conjuez del Consejo de Estado

En memoria de Gabriel de Vega, un rosarista comprometido y maestro de la profesión

Gabriel de Vega fue cónsul de Colombia, director Nacional de Estupefacientes y seleccionado como uno de los mejores abogados del país. Su partida, dada su labor como abogado del Estado colombiano y como funcionario público, ha llevado a que diversas personalidades nacionales expresen sus condolencias.

Gabriel de Vega, abogado rosarista, fue cónsul de Colombia en Nueva Órleans y notable catedrático en su alma máter.Cortesía de la revista Semana

El abogado Gabriel de Vega falleció ayer en la ciudad de Nueva York (Estados Unidos) donde recibía tratamiento por el cáncer que padecía desde hace más de un año. El reconocido jurista fue cónsul de Colombia en Nueva Órleans, conjuez del Consejo de Estado y estuvo al frente de la Dirección Nacional de Estupefacientes desde 1991 hasta 1995. Su primaria y bachillerato los realizó en el internado Quinta de Mutis y, posteriormente, realizó sus estudios de pregrado en Derecho en la Universidad del Rosario, donde fue docente desde 1980.

Su desempeño como abogado en el sector del derecho público, el cual ejerció desde su empresa Gabriel De Vega Pinzón. & abogados, hizo que la firma inglesa Chambers & Partners lo seleccionara en 2015 como uno de los mejores abogados del país. En tribunales de arbitramento representó a diversas entidades públicas colombianas como el Ministerio de Protección Social y el de las Tecnologías, Información y Comunicaciones (TIC). Recientemente, fue el abogado de la Agencia Nacional de Defensa Jurídica del Estado en el proceso que instauró la Procuraduría en contra de la multinacional Odebrecht.

De Vega inició su carrera profesional bajo la guía del abogado Nemesio Camacho Rodríguez, quien fue magistrado de la Corte Suprema de Justicia y del Consejo de Estado. De allí pasó a ser juez en un juzgado en Paipa (Boyacá) y más adelante se desempeñó como asesor de la Superintendencia de Control de Cambios. 

Durante la presidencia de César Gaviria, y cuando su ministo de Justicia era el hoy procurador Fernando Carrillo, fue designado a la cabeza de la naciente Dirección Nacional de Estupefacientes, cargo que ocupó hasta el gobierno de Ernesto Samper Pizano. Allí promovió los primeros programas de desarrollo alternativo para el cultivo de ilícitos y, como él mismo señaló en su carta de renuncia en 1995, llegó a conocer como pocos la política de drogas del país.

Luego de haber sido cónsul en New Órleans durante tres años, De Vega retornó al país y se dedicó a la práctica profesional y a la enseñanza de derecho administrativo en las facultades de Derecho de Universidades como la del Rosario, la Javeriana y en especializaciones en Medellín y Cali , entre otras ciudades. También fue profesor invitado en Paris, Washington y Berlín, así como asesor de organismos multilaterales en asuntos de organización del Estado y políticas públicas en materia contractual.

En 2013 fue electo miembro correspondiente de la Academia Colombiana de Jurisprudencia y el año pasado la Universidad del Rosario le dio el reconocimiento de profesor emérito de la institución en la cual también fue miembro del consejo asesor de la facultad de Jurisprudencia.

De los cientos de alumnos que De Vega tuvo en las aulas de las diferentes Universidades donde enseñó, la gran mayoría se unió también a un sentido homenaje que estudiantes, profesionales, periodistas y colegas le rindieron en redes sociales. Todos ellos concuerdan que cada una de sus clases era una lección no solo de las complejidades del Derecho Administrativo, sino también una cátedra de patriotismo, de fe en la contrucción de un país mejor, y de respeto por la profesión. 

Lina Céspedes, decana de la facultad de Jurisprudencia de la Universidad del Rosario, expresó en su cuenta de Twitter: “La Facultad de Jurisprudencia lamenta profundamente la muerte del Dr. Gabriel de Vega, egresado destacado de nuestra Facultad, profesor notable y rosarista comprometido”.

Alejandro Cheyne, rector del mismo plantel, también se pronunció a través de Twitter: “Lamentamos el fallecimiento de nuestro egresado Dr. Gabriel De Vega. Su formación humanista y vocación de servicio son testimonio del espíritu rosarista. El Dr. De Vega es un ejemplo imperecedero para todos sus alumnos y su fallecimiento es una pérdida para la sociedad colombiana”.

845248

2019-03-15T19:06:50-05:00

article

2019-03-15T21:52:19-05:00

jjaimes_250826

none

Redacción Judicial

Judicial

En memoria de Gabriel de Vega, un rosarista comprometido y maestro de la profesión

83

4330

4413