En prisión continuará exdirectivo de Estraval

César Mondragón argumentaba un vencimiento de términos debido a que un año después aún no le han resuelto su situación judicial.

César Mondragón, exdirectivo de la firma Estraval.Archivo El Espectador

César Mondragón, exdirectivo de la firma Estraval, solicitó ante un juez de Bogotá la libertad por vencimiento de términos argumentando que, tras más de un año detenido por presuntas irregularidades en la venta de créditos de libranza, aún no le han resuelto su situación jurídica. El juzgado negó las pretensiones de su defensa por lo que deberá permanecer en la cárcel. (Le puede interesar: El top de “tumbados” en Estraval).

La Fiscalía calificó de errónea la interpretación de la defensa,“si el proceso no ha avanzado, es porque la defensa solicitó aplazamientos reiterados ante el juez especializado, porque argumentaba opciones de representación jurídica, porque los que asumían el proceso tenían que estudiar el caso en varias ocasiones, entre otras justificaciones”.

Mondragón es investigado por los delitos de concierto para delinquir, falsedad en documento privado, captación masiva y habitual de dinero, no reintegro de dinero, enriquecimiento ilícito, y lavado de activos. Según la acusación, el exdirectivo de Estraval ofrecía a sus clientes la compra de la cartera con bajos intereses, les hacía firmar tres o cuatro pagarés y después no  les aprobaban o negaban el negocio, pero esos títulos valores eran ofrecidos en el mercado financiero como si fueran deudas existentes.( Le peude interesar: Una sospechosa movida de bienes).

En el inventario hecho por los investigadores a la captadora ilegal, fueron hallados 81.787 pagarés de libranza, de los cuales habrían sido duplicados 8.241 títulos. Otros 9.812 no tenían flujo de dinero por ser cancelados por los clientes. Entre los nombres más curiosos de los miles de víctimas que invirtieron en la compra de pagarés de libranza entre 2012 y 2016 está el excomandante del Ejército, general (r) Mario Montoya Uribe, el mismo que es investigado por promover ejecuciones extrajudiciales. Montoya invirtió, junto a su esposa María Eugenia Princesa Vaca Díez, $733 millones desde octubre de 2014. Estraval alcanzó a devolverles $476 millones. Sin embargo, aún les faltan alrededor $256 millones.

Como el general (r) Montoya, también perdieron plata el Convento de Santo Domingo en Bogotá, que invirtió $1.000 millones; Hermanas Franciscanas del Espíritu Santo, que compraron créditos de libranzas por un valor de $416 millones, y las Hermanas Misioneras de Santa Teresita del Niño Jesús, la menos afectadas, pues solo arriesgaron $21 millones. Otro de los que perdieron fue el Colegio Lacordaire de Cali, que tiene embolatados $167 millones. Y la comunidad religiosa que más recursos tiene comprometidos es la Iglesia Cristiana Centro de Fe y Esperanza, con $3.302 millones.

Pero el mayor afectado por este negocio fue el Fideicomiso BBVA, con $45.899 millones. En la lista le sigue el Fondo de Empleados de Carulla (Foncarulla), que invirtió $2.474 millones.

 

 

 

 

últimas noticias