En suspenso la indagatoria de Uribe

Aunque la Corte Suprema lo citó a indagatoria el próximo 3 de septiembre, el expresidente presentó una recusación en contra de tres magistrados del alto tribunal que suspende los términos del proceso.

El llamado a indagatoria de los congresistas se hizo el pasado 24 de julio por los delitos de soborno y fraude procesal.Archivo.

El próximo 3 de septiembre a las 8:00 de la mañana el expresidente Álvaro Uribe Vélez deberá presentarse ante los magistrado de la Corte Suprema de Justicia para responder por los delitos de soborno y fraude procesal por la presunta manipulación de testigos con la que, al parecer, pretendía que estos se retractaran de las acusaciones en su contra. Del mismo modo deberá hacerlo el representante a la cámara Álvaro Hernán Prada el 4 de septiembre. Sin embargo, tal citación quedará suspendida hasta tanto el alto tribunal no resuelva la recusación presentada por el abogado Jaime Granados, defensor de Uribe, contra los magistrados de la Sala de Instrucción 2 de la Corte Suprema.  

 

“Entre tanto, en desarrollo de la misma investigación formal abierta por los delitos de soborno y fraude procesal contra los dos congresistas, la Sala de Instrucción 2 de la Sala de Casación Penal empezará el próximo 10 de agosto a recibir los más de 30 testimonios y ampliación de declaraciones ya decretados. La práctica de todas estas pruebas se adelantará en presencia de los abogados de los involucrados y el agente designado por la Procuraduría General de la Nación”, explica el alto tribunal a través de un comunicado.

Este enredo político-judicial inició el 17 de septiembre de 2014, cuando el congresista Iván Cepeda divulgó unos testimonios de dos excombatientes que hicieron señalamientos contra el expresidente Álvaro Uribe, por lo que el senador lo denunció ante la Corte por los delitos de calumnia y fraude procesal. Cuatro años después de este hecho, y tras una extensa investigación, el alto tribunal se abstuvo de abrir instrucción contra el senador Cepeda y compulsó copias para que se investigara al expresidente en febrero de este año.  

(Le puede interesar: El expediente contra Uribe)

Cinco meses después, es decir, el pasado 24 de julio, la Corte Suprema de Justicia citó a indagatoria al senador Álvaro Uribe y al representante Álvaro Prada. De acuerdo con el documento mediante el cual se hizo tal llamado, todo inició cuando el abogado Reinaldo Villalba, quien apodera a Iván Cepeda, entregó unos mensajes al alto tribunal donde se demostraría que Juan Guillermo Monsalve, uno de los testigos contra Uribe, recibió mensajes y visitas de personas con el propósito de que cambiara su testimonio. Con esa alerta, la Corte Suprema pidió apoyo del CTI de la Fiscalía para investigar lo sucedido.

Para el alto tribunal, el representante a la cámara por el Huila, Álvaro Prada y el abogado Diego Cadena habrían sido las personas que visitaron a Monsalve en su centro de reclusión pidiéndole una retractación a cambio de beneficios judiciales. Monsalve se negó y argumentó que no podía incurrir en un delito de falso testimonio. 

(Lea también: Las conversaciones claves para la investigación que se adelanta en contra de Álvaro Uribe)

Otra de las personas que al parecer habría sido contactada para tales fines fue la exfiscal Hilda Janeth Niño hoy procesada por favorecimiento a paramilitares. De acuerdo con las investigaciones, Niño se habría comprometido a declarar, en el juicio a Santiago Uribe, que altos funcionarios de la Fiscalía se habían confabulado para acusarlo de nexos con el paramilitarismo. Según la Corte, la fiscal accedió, pero a cambio solicitó que, en apoyo a una tutela, se fijara como su nuevo sitio de reclusión la Escuela de Caballería. Lo mismo habría ocurrido en el caso de el extraditado paramilitar Juan Carlos Sierra Ramírez, alias Tuso Sierra.

Durante una rueda de prensa concedida por el expresidente Álvaro Uribe en su finca en Rionegro (Antioquia) el senador aseguró que con su renuncia no busca quitarle competencia a la Corte Suprema en su caso, y que responderá a la justicia en libertad o en prisión. “Nunca ha sido mi intención ni ha pasado por mi mente hacer algo para quitarle a la Corte Suprema la competencia para que conozca este caso. Una de las imprecisiones del Magistrado en sus comunicaciones ha sido que yo con la renuncia quiero salir de la Corte porque me tiene unas pruebas y que estoy sintiendo pasos de animal grande. El magistrado agrega que en el año 2014 yo intente no posesionarme en el Senado para evitar que mis casos los conociera la Corte”, agregó el expresidente. 

803175

2018-07-30T11:16:18-05:00

article

2018-07-30T12:32:41-05:00

cvargas_250802

none

Redacción Judicial

Judicial

En suspenso la indagatoria de Uribe

35

5788

5823