En vilo acusación contra el exmagistrado Francisco Ricaurte

La defensa del expresidente de la Corte Suprema, investigado por el llamado ‘cartel de la toga’, pide que su proceso lo lleve la Comisión de Acusaciones. El tribunal Superior de Bogotá deberá definir quien juzga al exmagistrado.

Francisco Ricaurte estuvo en la Corte Suprema de 2004 a 2012. Gustavo Torrijos

Una jugada de conflicto de competencias evitó que este martes la Fiscalía acusara al exmagistrado Francisco Ricaurte, por su presunta responsabilidad en el ‘cartel de la toga‘, una organización criminal de la que habrían hecho parte el exmagistrado José Leonidas Bustos, el magistrado Gustavo Malo, el exfiscal Luis Gustavo Moreno y el abogado Leonardo Pinilla, "dirigieron una organización criminal (...) dedicada a cometer delitos indeterminados que afectaron la seguridad pública y la administración pública", señaló en su momento la Fiscalía. El abogado del togado objetó la competencia del juzgado para desarrollar el juicio. (Le puede interesar: Exmagistrado Francisco Ricaurte fue llamado a juicio).

La defensa de Ricaurte argumentó que, de acuerdo con el escrito de acusación presentado por la Fiscalía, son hechos que se registraron en 2013, año para el cual su defendido aún era magistrado. Por lo que este no puede ser procesado por un juez del circuito. “no es competente que el juzgado 10 penal del circuito o ningún juzgado penal del circuito esté para conocer de esta investigación y mucho menos avanzar en ese juicio”. El argumento fue rechazado por la Fiscalía, “no hay nada indicativo para sustentar que los presuntos hechos de corrupción tuvieron relación con su cargo de magistrado”, sostuvo el fiscal del caso. En medio de posiciones encontradas, la juez 10 penal del circuito ordenó el traslado al Tribunal Superior de Bogotá, para que se pronuncie ante este conflicto de competencia. (Le puede interesar: Francisco Ricaurte, del cielo al infierno)

Según la acusación de la Fiscalía los sitios de reunión de esta "organización" eran la casa de Ricaurte, la de Bustos, lugares públicos como hoteles y restaurantes, y espacios en el exterior. Dicha "organización", asegura la Fiscalía, nació en 2013, en una reunión en que José Leonidas Bustos presentó a Ricaurte con Moreno -quien tres años más tarde llegaría a ser jefe anticorrupción de la Fiscalía de Néstor Humberto Martínez-.

"La manera de manejar los procesos era diversa e incluía estrategias como conseguir y utilizar la información privilegia que obtenían de los procesos, retardar los trámites, instrumentalizar medios de comunicación para restar credibilidad a testigos, alteración de evidencias, todo con el objetivo de obtener decisiones con apariencia de legalidad que favorecían a los que ellos denominaban sus 'clientes'", indicó la Fiscalía. Y agregó: "Todo lo anterior con la intervención de los funcionarios del más alto nivel que tenían a su cargo el manejo de los procesos".

Ricaurte enfrentaría el juicio por los delitos de concierto para delinquir agravado, cohecho propio, tráfico de influencias de particular y utilización indebida de información privilegiada. El exmagistrado, por su parte, no aceptó cargos durante la audiencia de imputación y, por medio de su abogado, siempre ha rechazado cualquier injerencia inapropiada en la administración de justicia.