Entrevista del revuelo oficial

El general (r) Javier Rey era uno de los oficiales más reputados del país, sus aportes como comandante de la aviación del Ejército sirvieron para asestar contundentes golpes a las Farc.

El general (r) Javier Rey. / Diario Primicia

Las operaciones contra Raúl Reyes, El Mono Jojoy o Alfonso Cano, además de la Operación Jaque que permitió la liberación de Ingrid Betancourt, pasaron por los aportes de este oficial de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, desde que se iniciaron los diálogos de paz de La Habana, el general (r) Javier Rey se convirtió en uno de sus principales críticos. Él hoy sostiene que por eso perdió la confianza del gobierno Santos. Después vino el escándalo de la fachada de inteligencia llamada “Andrómeda”, y en medio de posteriores señalamientos contra miembros del Ejército por supuestos casos de corrupción, el general Rey renunció a su condición de general.

Posteriormente, acudió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para solicitar medidas cautelares de protección, por lo que él considera que puede ser objeto de acusaciones judiciales sin suficiente sustento. Así mismo, ya sin el uniforme, el general Rey se ha convertido en un duro crítico de los diálogos de La Habana. Esta semana fue más allá e hizo señalamientos que han causado revuelo en las altas esferas del Estado.

En entrevista con Los Informantes del Canal Caracol, el exoficial aseguró que no solamente existe la mesa de diálogo en La Habana sino que funcionarios del Gobierno, específicamente de la Oficina del Alto Comisionado de Paz, han ido a Venezuela a entrevistarse con las Farc, especialmente con alias Timochenko. Además, el general (r) Rey sostuvo que en este momento se ha congelado la ofensiva de las Fuerzas Armadas contra la guerrilla de las Farc.

Fue tal el revuelo causado por esta entrevista que el Ejército expidió un comunicado para asegurar que no existe un plan tortuga; que por el contrario se han incrementado las operaciones en varias regiones del país; y que los miembros de la institución, incluyendo la reserva activa, tienen la obligación de guardar el secreto de los documentos que puedan afectar la seguridad nacional o la institucionalidad de la fuerza a la que se ha pertenecido.

Esta es la entrevista completa de Los Informantes con el general (r) Rey, de la cual ya se dice podría generar consecuencias judiciales y políticas.


P: ¿General, donde nació?

R: En Bucaramanga, en una casa modesta del barrio Modelo.


P: ¿Cómo llegó a las fuerzas militares?

R: Soy el segundo de ocho hermanos. Mi papá siempre quiso un hijo militar y mi hermano mayor, Juan Carlos, ingresó a la Escuela Militar de Cadetes. Aunque mi idea era ser arquitecto o ingeniero civil, un día mi papá me dijo: “Javier acompaña a tu hermano en Bogotá y tu solucionas tu problema de la libreta militar”. Entré a la escuela militar, mi hermano se retiró, yo fui becado en la Escuela Militar y me quedé. Duré 38 años en la institución.


P: ¿Cuál fue su principal misión?

R: Recibir la posta de la aviación del Ejército.


P: ¿Cambió el conflicto con la aviación?

R: Claro, fue como los lanceros de la batalla del Pantano de Vargas. Creamos un equipo que logró las operaciones que dieron grandes resultados. Ellos (las Farc) tenían la noche, pero en corto tiempo la conquistamos. Antes, sus ataques eran de noche y el Ejército tenía que llegar hasta el otro día. Nuestros aviones de inteligencia se integraron a poder hacer operaciones nocturnas.


P: ¿Las Farc empezaron a sentir ese cambio?

R: Por eso atacaron a la inteligencia de aviación diciendo que hay corrupción. Eso nos ha debilitado, pero hay que recobrar ese poder para seguir contra los violentos y quitarles las pretensiones que tienen en la mesa de La Habana o desde Venezuela. La información es que las Farc se están rearmando y que han comprado aproximadamente entre 40 y 50 misiles tierra aire. Porque ellos no buscan las paz, buscan cómo llegar al poder. Por eso renuncié, para salir a hablar.


P: ¿Cómo se dio el momento de decir “yo me voy”?

R: Desde que sucedió lo de la filtración de las coordenadas al expresidente Uribe. Yo no lo hice, soy sincero. Les mandé a seis generales esas coordenadas. A uno de ellos lo chuzaron y quienes lo hicieron le mandaron la información a Uribe. A mí me piden la renuncia, me dicen que me vaya. Pero yo me pregunto: “¿por qué me voy a ir si yo no la pasé? En diciembre el investigador me dice que no hay inconvenientes y yo le pido al Ministro de Defensa que salgamos a decir que no hay nada, que yo no tenía nada que ver. Porque el Ministro me había dicho que el Presidente no confiaba en mí. Ya sentía que algo venía sobre nosotros cuando encontramos un documento de unas conversaciones entre alias Mauricio o El Médico que está en la frontera con Venezuela y Timochenko, en la cual hablan de que tienen paga a una persona que dicen es fiscal.


P: ¿Cómo se entera usted de ese documento General?

R: Porque estaba recibiendo el cargo como sub jefe del Estado Mayor Conjunto y el jefe de operaciones tenía eso y me dijo: “ya lo tiene mi general Mora, él va a hablar con el ministro y con el Presidente”. Yo hablo con mi general Mora y es cuando se dice que él se va a levantar de la mesa de negociaciones. Mi general estaba muy disgustado pensando en que estaban pasando cosas por debajo de la mesa. Porque el gobierno no ha sido coherente con eso y también se hablan cosas desde Venezuela, porque hay gente nuestra, del gobierno, que va a Venezuela y habla con Timochenko y con otros.


P: Cuando usted dice que gente del gobierno va a hablar con Timochenko en Venezuela, ¿habla de quién o quiénes?

R: Hay personas que están yendo allá, están en documentos que están clasificados. Son personas que están con Sergio Jaramillo, que van a hablar a allá (Venezuela).


P: ¿Cuál es el objetivo de esas conversaciones General?

R: De hacer lo que está pasando, de cómo se van conformando las cosas, de cómo afectar al Ejército y a las instituciones, de cómo afectar la inteligencia y la movilidad aérea. Por eso he pedido que saquen los documentos, que el gobierno los desclasifique, es que yo los vi.


P: ¿Por qué renunció?

R: Por honor y dignidad.


P: ¿Cómo se enteró de las publicaciones de la revista Semana?

R: No nos avisan a nosotros, o al menos a mí. Yo viajé por una situación de seguridad nacional porque en ese momento era el comandante del Caribe. Me entero por el general Guzmán cuando estoy en el avión de Avianca devolviéndome de Barranquilla, a las seis de la tarde del sábado.


P: ¿Andrómeda qué era?

R: Una operación de inteligencia porque tenemos que escuchar a estos bandidos, de la que sabía el comandante del ejército, la inteligencia, el comandante general y el Ministro de Defensa. No sé si el Ministro le pasó información al Presidente de la República.


P: ¿Usted cree que el caso del general González del Rio y lo de Andrómeda tienen un propósito común?

R: Claro que sí. Había que atacar a inteligencia del ejército para que no siguieran surtiendo golpes contra las Farc. Había que desmoralizarla o reducirla al Ministerio de Seguridad que debe manejar el general Naranjo.


P: ¿Qué es para usted hoy La Habana?

R: Es como un muñequito, pero hay cosas que están pasando aquí en Colombia y que se hacen desde Venezuela.


P: ¿Y quién la hace en Colombia?

R: Hay un poder oculto muy fuerte que está manejando esos hilos, no sé exactamente quien porque si lo supiera lo hubiera denunciado inmediatamente.


P: ¿En Andrómeda se detecta la conversación entre el médico y Timochenco?

R: Ellos no están en la Habana, ellos están en Venezuela. Es otra parte de la misma institución la que detecta eso.


P: ¿Y se sabía de los diálogos con el Eln?

R: Desde el año pasado.


P: ¿Cuénteme algo que no sepamos de la Operación Jaque?

R: Que no fue una operación perfecta. No supimos manejar el ego cuando realmente los que hicieron la operación fueron los hombres que bajaron en el helicóptero. Los demás ayudamos pero esos hombres arriesgaron sus vidas. Se filtraron algunos videos y cuando salió lo del peto de la Cruz Roja Internacional me montaron esa situación, se dijo que yo era el responsable cuando eso se había planeado. Sin embargo, cuando el presidente Uribe le preguntó al general Montoya si se usó algún emblema, él le dijo que no.


P: ¿Qué tanto ayudó Estados Unidos?

R: Si, ellos nos ayudaron, claro que si. La ayuda de ellos fue de comunicación.


P: ¿Usted cree que las Farc tienen apoyo político?

R: El mismo ministro de defensa lo dijo, Marcha Patriótica es su parte política. Ellos están colocando colonos de ellos en varias áreas para asumir una posición de sociedad civil. El presidente Santos ha dicho que la paz inicia desde los territorios donde ahora están mandando las Farc.


P: ¿Cuáles son los planes de las Farc?

R: Desde el 6 de septiembre del 2012 hasta el 20 de noviembre del año pasado se hicieron cinco reuniones donde el Presidente y el ministro de Defensa nos explicaron que era lo que estaba pasando con los diálogos. En esas reuniones siempre nos paramos y manifestamos nuestro inconformismo a través de recomendaciones para que tuvieran cuidado. Pero no fuimos escuchados porque Sergio Jaramillo mantiene la posición de que no quiere recibir información que va en contra del proceso.


P: ¿Usted cree que hay una mesa paralela en Venezuela?

R: Está ocurriendo, por eso he pedido que desclasifiquen los documentos.


P: ¿Qué dicen esos documentos?

R: La gente que está en Venezuela escondida, los sitios que cada uno tiene, las comunicaciones que ellos tienen con los cabecillas en Colombia.


P: ¿Quiénes van a Caracas a hablar con Timochenko?

R: Personas de la oficina del Comisionado de Paz, personas del gobierno.


P: ¿Usted tiene la certeza de que Timochenko está en Venezuela?

R: Él manifiesta en sus comunicados que está en las montañas de Colombia pero no, él está en Venezuela y lo sabemos. No son campamentos, son haciendas, son fincas, unas están en la frontera, otras cerca de Caracas. También están los cabecillas del frente 59, y alias El Médico qué está por el Vichada.


P: ¿Cómo está la actividad militar contra las Farc?

R: Hay un cese al fuego bilateral no oficial, el ejército está sin movilidad aérea, no se puede atacar en profundidad, es un ejército quieto o a pie, mientras que ahora todas las operaciones de inteligencia tienen que ser observadas por la Fiscalía.


P: ¿Usted cree que desmovilizados de las Farc puedan hacer parte del ejército o de la policía como se ha dicho?

R: Eso lo dijo Petro, pero no sé si el Ejército lo vaya a permitir. Yo no lo creo conveniente.


P: ¿Qué piensa del ministro de defensa Juan Carlos Pinzón?

R: Lo respeto.


P: ¿Él los ha defendido?

R: Él tiene una lealtad hacia el Presidente, pero yo se lo dije, “el Ejército o las Fuerzas Militares no se deben a un gobierno o a una persona, se deben al Estado”. Respeto su posición pero no comprendo su actitud, sobre todo teniendo los documentos que yo también conozco. El presidente Santos lo limita porque no busca la paz para los colombianos sino algo para su ego. Pero el Presidente está engañado y a nosotros nos han preparado militarmente para conocer quien nos engaña.