El tema fue remitido al Consejo Nacional Electoral también

¿Entró un soborno a la campaña de Santos?

La Fiscalía investiga si Odebrecht le envió un millón de dólares a la campaña de reelección del presidente Juan Manuel Santos. El gerente de ésta niega las acusaciones.

El escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht hoy tiene contra las cuerdas nada más y nada menos que al presidente de la República, Juan Manuel Santos. Este martes, en rueda de prensa, el fiscal Néstor Humberto Martínez anunció que al seguirle el rastro al soborno de US$4,6 millones que Odebrecht le habría pagado al excongresista Otto Bula, la Fiscalía encontró que existe la posibilidad de que US$1 millón haya terminado en manos de la gerencia de la campaña de reelección de Santos. La tormenta política que siguió a tan tremenda revelación era apenas previsible.

Bula fue capturado el pasado sábado 14 de enero en Bogotá, y si cometió o no irregularidades para conseguirle un contrato a Odebrecht en 2014 es un asunto bajo investigación. Este hombre de Sahagún es considerado una pieza clave del rompecabezas de Odebrecht, aunque él, contrario al exviceministro Gabriel García Morales, no ha aceptado cargos. García Morales, por su parte, aceptó que había recibido un pago de US$6,5 millones para estructurar la licitación del sector 2 de la Ruta del Sol en favor de Odebrecht.

Semanas después de su captura se supo que Yezid Arocha, director jurídico de Odebrecht en Colombia, había declarado ante la Fiscalía que la división de operaciones estructuradas (o unidad de soborno) de Odebrecht le había girado el dinero del soborno a Otto Bula de forma fragmentada, a través de una empresa en China y otra en Hong Kong. Ahora, según la Fiscalía, “el señor Otto Bula tramitó durante el año 2014 dos giros hacia Colombia, que fueron monetizados en su momento, por la suma total de US$1 millón, cuyo beneficiario final habría sido la gerencia de la campaña Santos Presidente 2014”.

La Fiscalía determinó, además, que “del millón de dólares se habría descontado una comisión por el 10 %, a favor de terceros ya identificados por la Fiscalía”. Y, por último, que Otto Bula, quien se supone cometió acciones ilegales para conseguir el otrosí para el sector 2 de la Ruta del Sol en 2014, que corresponde a la vía Ocaña-Gamarra, habría recibido una comisión de $200 millones por esas transacciones. El fin de semana pasado se dijo que Bula estaba dispuesto a cooperar con la justicia y que esta semana se legalizaría su preacuerdo con la Fiscalía ante un juez, pero esto todavía no ha ocurrido.

El gerente de la campaña de reelección de Santos, Roberto Prieto, expresó su “más enérgico rechazo” a la posibilidad de haber recibido algún tipo de soborno, y explicó que “los gastos de la misma fueron sufragados con los ingresos por reposición establecidos en ley”. No obstante, esta no fue la única revelación de la Fiscalía. Con relación al otro soborno que hasta ahora se conoce, el de US$6,5 millones al exviceministro García Morales para que Odebrecht obtuviera el contrato de la Ruta del Sol (adjudicado por $2 billones), la Fiscalía señaló que esos pagos se hicieron “usando el sistema financiero internacional”.

“La Fiscalía ha logrado acreditar que la suma de US$6,5 millones, que fue entregada como soborno para obtener la adjudicación del denominado tramo II de la Ruta del Sol, fue girada en varios instalamentos a una cuenta abierta en la Banca Privada de Andorra, a favor de la sociedad panameña denominada Lurion Trading Inc., constituida el 20 de enero de 2010. Para el efecto se utilizó el sistema financiero internacional, incluidas las jurisdicciones de Estados Unidos, Antigua y Andorra”.
Por ahora, se sabe que Lurion fue creada en Panamá en enero de 2010, un mes después de que Odebrecht recibiera el contrato de la Ruta del Sol, y su representante legal en el país vecino es la firma G & R Abogados. El fiscal Martínez aseguró que la Procuraduría de Panamá le había enviado la composición accionaria de la sociedad, en la que figuran varios colombianos que fueron llamados a interrogatorio porque, al parecer, habrían creado Lurion por solicitud de García Morales, para ocultar el dinero del soborno.