Envían a la cárcel a padrinos de Sarita

La Fiscalía General de la Nación los acusó por los delitos de homicidio agravado, tortura agravada y acceso carnal violento.

El Juzgado Quinto Penal de Garantías de Ibagué decidió enviar a la cárcel a Edilberto Rojas Torres y Ángela Yohanna Guerra Urueña, padrinos de Sara Salazar Palacio, quienes estaban al ciudadano de la menor, víctima de maltrato, abuso sexual y homicidio en el municipio de Armero Guayabal, Tolima. (Lea: Padrinos de Sarita, investigados por tortura)

Durante la diligencia judicial, los procesados no aceptaron los delitos que le imputó la Fiscalía General de la Nación por homicidio agravado, tortura agravada y acceso carnal violento.

Hace dos semanas el ente investigador había anunciado que estaba indagando el 'círculo cercano' de Sarita, así como a los funcionarios de la Comisaría de familia por permitir que la menor estuviera bajo custodia de sus padrinos,y que "por acción o por omisión hayan podido dar lugar al resultado".(Lea: Investigan al ‘círculo cercano’ de la niña abusada y asesinada en Armero)

Precisamente, este jueves la Policía realizó las capturas de Rojas Torres y Guerra Urueña, tras los resultados de las pruebas de laboratorio practicadas al cuerpo de la pequeña, quien falleció a causa de un trauma encefálico.

La Policía precisó que la investigación avanza a buen ritmo y se ha logrado recaudar un importante material probatorio que permitirá judicializar a los responsables de este hecho que ha enlutado al país.

De acuerdo con la necropsia practicada al cuerpo sin vida de la niña, por parte de los peritos forenses de Medicina Legal, se pudo confirmar que la menor presentaba signos de violencia sexual y tortura.

Los expertos también concluyeron que el cuerpo de Sara Ayolina Salazar Palacio presentaba múltiples heridas en el pecho, trauma craneoencefálico severo, amputación del dedo anular izquierdo, levantamiento de la uña del dedo corazón de la mano derecha, fractura en el brazo izquierdo y cicatrices en las dos piernas producto de agresiones causadas al parecer con arma blanca, así como serios indicios de haber sido violentada sexualmente.