“Es triste que, al parecer, la justicia se venda al mejor postor”: jueza que envió a la cárcel a Ricaurte

Minutos antes de ordenar la detención preventiva del exmagistrado Francisco Ricaurte, la jueza 40 de control de garantías dijo unas emotivas palabras en defensa del valor justicia.

La audiencia de imputación de cargos del exmagistrado Ricaurte duró más de 12 horas.Foto: Gustavo Torrijos

En la madrugada del viernes 22 de septiembre ocurrió lo que hasta hace unos meses parecía impensable: una jueza envió a la cárcel a un expresidente de la Corte Suprema. Francisco Ricaurte es señalado de haber liderado una red de corrupción en el alto tribunal pidiendo dinero a personas bajo investigación; nunca antes la legitimidad de esa corporación se había visto tan amenazada. Tal vez por eso mismo, minutos antes de anunciar su decisión con respecto a la libertad de Ricaurte, la jueza 40 de control de garantías pronunció un breve pero sentido discurso en nombre de quienes aún creen en la justicia. (Envían a La Picota al exmagistrado Francisco Javier Ricaurte)

Estas fueron sus palabras.

La justicia está herida. Es claro que nos encontramos ante una crisis institucional, en todos, o casi todos los sectores públicos. Las manifestaciones de los posibles actos de corrupción han tocado las fibras sensibles de la sociedad. Vemos que ante esa misma crisis que nos encontramos de manera reciente, se han señalado capturas del director anticorrupción de la Fiscalía General de la Nación, Gustavo Moreno. Vemos cómo funcionarios judiciales se ven inmersos en este tipo de comportamientos, empleados públicos de diferentes sedes. (Vea: Francisco Ricaurte, del cielo al infierno)

Esto para señalar que, en efecto, todos estos tipos de conductas están alterando el statu quo, están afectando el Estado social y democrático de derecho, y eso hace que se pierda la credibilidad en la justicia. Que esta toga que se porta el día de hoy también se porte con tristeza, porque vemos cómo, al parecer, en la cumbre de la Rama Judicial, siendo uno base de esta institución frente a esa alta corporación, intachable, intocable, se están exponiendo posibles actos de corrupción. Es triste que, al parecer, la justicia se venda al mejor postor. (En contexto: Investigación contra Gustavo Moreno por corrupción aterrizó en la Corte Suprema)

(Hay) dolor de patria porque se pertenece a esta familia. Porque esta toga debemos portarla con orgullo. Porque la misma ley estatutaria de administración de justicia nos exige ese grado de coherencia y nos recuerda que la justicia es un valor supremo, un valor superior consagrado en nuestra Constitución, y es precisamente para guiar la acción del Estado. Que estamos llamados a (proteger) los derechos fundamentales en ese marco de Estado social y democrático de derecho, a buscar la pacífica convivencia que desde la Constitución se ha señalado.

De ahí la trascendencia de esta misión, de ahí la responsabilidad de quienes estamos en los estrados judiciales. La justicia no debe tener tacha alguna. La justicia es ciega, pero no se debe vender, no se debe exponer. Son graves las conductas que se han marcado, en donde al parecer, valiéndose de información y conocimiento en algunos procesos judiciales, se venda por $2.000 millones.

Y digo en todas las instancias del nivel público porque, para este momento, estamos hablando al parecer de senadores, de congresistas, personas que llegan precisamente a esas instancias por el voto del pueblo, por la confianza que el pueblo deposita en ellos para que representen los intereses de la sociedad. ¿Quién está realizando el control social?  No es obligación, no es menester, pero, ¿dónde está la representación de la Procuraduría en estas instancias? ¿Dónde está el veedor de los intereses de la sociedad?”.

Con ese reproche ante la ausencia de un delegado del Ministerio Público cerró la jueza 40 de control de garantías su manifestación. Luego anunció que las conductas imputadas al exmagistrado Ricaurte eran tan graves, y que tal podía ser su nivel de influencia, que lo mejor era que estuviera detenido mientras la investigación avanzaba.