Escándalo de Agro Ingreso Seguro tenía como finalidad "joder a Andrés Felipe Arias"

Los correos entre el empresario samario Juan Manuel Dávila Fernández de Soto serán utilizados por la defensa en el proceso que se adelanta contra el exmiinistro de Agricultura.

Una serie de correos cruzados entre la exreina y actriz Valerie Domínguez y su exnovio, Juan Manuel Dávila Fernández de Soto en el mes de octubre de 2010 serán pieza clave en la estrategia de defensa en el proceso que se adelanta contra el exministro de Agricultura, Andrés por el llamado escándalo de Agro Ingreso Seguro.

En los documentos, el empresario samario, beneficiado con subsidios del programa AIS, le pide perdón a Domínguez Tarud por la situación en la que se ve envuelta después de las publicaciones de la revista Cambio en la que se le señala de ser una de las principales beneficiadas con estos beneficios agrícolas para su finca La Faena ubicada en el municipio de Algarrobo, Magdalena.

“Nunca quise hacerte daño, nunca fue mi propósito hacerle daño a tu carrera, que puedo, ¿tú crees que mi papá, quiso meter a su esposa y a su hija en un proceso penal?”, precisa uno de los apartes de uno de los correos.

"Fue algo político netamente, solo político y hoy estamos devolviendo esa plata así no debamos", manifestó Dávila Fernández de Soto en las comunicaciones que tuvo con su exnovia al explicarle la situación penal que estaba viviendo junto a su familia por supuestamente haber recibido de manera irregular multimillonarios subsidios agrícolas con proyectos fraccionados y que no cumplían con los requisitos exigidos.

En otro de los correos se indica que en esos momentos no se pueden dar declaraciones debido a la complejidad del proceso y las negociaciones que se estaban adelantando. “No sé si lo entiendas pero en pocas palabras si hablo más de la cuenta puede que no cierren mi proceso y me sigan investigando hasta meterme preso si les da la gana hasta que se darán cuenta que no cometí delito, pero así es la justicia en este país”.

En el mismo documento Dávila Fernández de Soto indicó que en esos momentos no podía “desafiar a la Fiscalía puyándole los ojos” puesto que estaban buscando un principio de oportunidad con el fin de lograr que el proceso fuera “cosa juzgada”.

“Una cosa si te digo ya el daño lo hice y no es mucho lo que pueda subsanar dando cualquier declaración que igual haré y desgraciadamente eso no quitará tu nombre pues fue el ‘detonante’ del escándalo que solo tuvo un propósito, joder a Andrés Felipe Arias, pero por favor no hagamos es con orgullo, echa la cagada por lo menos hagámoslo de mejor forma".

Se espera que este martes, el empresario samario declare ante la Sala Penal en el proceso que se adelanta contra Arias Leyva por su presunta participación y responsabilidad en los delitos de peculado por apropiación a favor de terceros e interés indebido en la celebración de contratos.