Esperamos que esto no termine como el caso Colmenares: abogado de Surtifruver

El representante legal de la empresa, Héctor Iván Sánchez, también aseguró que Johnny Alonso Orjuela “jamás le habría vendido la empresa a las Farc”.

Archivo

Héctor Iván Sánchez, abogado de la cadena Surtifruver de La Sabana, aseguró que Johnny Alonso Orjuela, asesinado el 20 de octubre de 2016, “jamás le habría vendido la empresa a la guerrilla”. Sánchez se refería a la hipótesis de la Fiscalía de que Mauricio Parra, señalado de ser testaferro de las Farc y de estar implicado en el homicidio de Orjuela, habría mostrado interés en comprar la cadena de alimentos.

(Lea aquí: ¿Quién era Alonso Orjuela, el dueño de Surtifruver asesinado el jueves?).

Sánchez, en entrevista con Blu Radio, aseguró:  "Una teoría de la Fiscalía es que Parra ofreció comprar Surtifruver, pero eso no lo conocíamos. Es una cosa que nos tiene asombrados. Alonso Orjuela nunca tuvo afectos con la guerrilla y él a todo lo que tuviera que ver con violencia, le huía. Por eso en 2000, se fue para Panamá cuando delincuentes comunes se disfrazaron de guerrilleros”.

Pero el abogado, que también es apoderado de la esposa de Orjuela, Cecilia Rueda, y de sus cuatro hijos, también se refirió a otras dificultades que se han presentado por culpa del asesinato del empresario, pues ha desatado una serie de enfrentamientos al interior de la familia.

(Le puede interesar: A dueño de Surtifruver, al parecer, lo mandó a matar uno de sus socios).

Según el relato de Sánchez, la representación de Surtifruver está a cargo, además de los hijos y la esposa de Orjuela, de su hermano Freddy Alejandro. El problema, de acuerdo al abogado, es que el hermano “desconoce a los hijos como herederos”. A este lío, se suma otro. Edison Orjuela, un primo de Johnny Alonso, empezó a administrar varias fincas de Surtifruver “debido a su mala situación económica”, pero, luego de su muerte, tampoco ha reconocido que los hijos de Orjuela “sean los herederos de esa finca”.

Ante ese panorama, y asegurando que “existen muchas personas con intereses económicos más cuantiosos que el señor Mauricio Parra”, Sánchez pidió que se investiguen todas las hipótesis sobre el asesinato de Orjuela, el pasado 20 de octubre en el barrio Nueva Zelandia, al norte de Bogotá.