Periodismo y posconflicto: retos y desafíos para el próximo cuatrienio

hace 1 hora

La estrategia de la defensa de Jonathan Vega, quien atacó con ácido a Natalia Ponce

Presenta una serie de peritos y médicos psiquiatras para demostrar que el atacante de Natalia Ponce de León sufre de esquizofrenia.

Son en total cinco los expertos los que presentará la defensa de Jonathan Vega Chávez para demostrar que presenta problemas psicológicos. Este miércoles pasó al estrado judicial el médico Luis Alberto Ramírez, una de las pocas personas que ha entrevistado al procesado frente a los hechos que rodearon el ataque a la joven Natalia Ponce de León el 27 de marzo de 2014.

En su intervención en la diligencia judicial el testigo de la defensa aseguró que Vega Chávez tiene tendencias suicidas, hecho por el cual podría atentar contra su propia integridad en un centro de reclusión. Este argumento será clave en los alegatos de conclusión en los cuales se solicitará que de ser condenado sea recluido en un centro especial.

“Debido al consumo de sustancias Vega ha pensado e intentado un suicidio”, precisó el testigo ante las preguntas del abogado Antonio Luis González. En este sentido aseguró que al estar privado en un centro carcelario el riesgo continúa y aumenta, por lo que debe recibir una atención especial y un suministro de medicamentos controlado.

Ramírez indicó que en la entrevista el acusado señaló que en su vida ha consumido drogas como marihuana, LSD y heroína. Igualmente inició el consumo de bebidas alcohólicas desde muy temprana edad. “Esta en una situación sumamente delicada”, hecho por el cual recomendó ser atendido continuamente en un centro psiquiátrico ante una eventual condena.

“Lo que hemos visto que exista un alto riesgo suicida, y que por mi experiencia desde que está recluido en la cárcel este riesgo no ha disminuido, a pesar de que en la cárcel La Picota se prohíba el consumo de drogas, pero estímulo que el riesgo aún muy elevado”, aseguró en su intervención en el desarrollo del proceso.

Ante una pregunta frente a un comportamiento esquizofrénico por parte del procesado el testigo señaló que es evidente puesto que en la entrevista realizada aseguró que desde que cuando conoció a Natalia ella “se le metió en la cabeza”. Comportamiento que tiene relación además de su consumo de drogas con un comportamiento alterado.

“Él estaba sufriendo de alucinaciones”, explicó al hacer referencia a la obsesión que tuvo con la joven. “Es una persona con disfuncionalidad en lo social, tiene antecedentes de consumo de heroína, cocaína, LSD (...) es desorientado en el tiempo, tiene en su cabeza voces masculinas y se evidencia el consumo de alcohol”.

Sin embargo, esta teoría será rechazada por la Fiscalía General y los representantes de la víctima que aseguran que Vega Chávez planeó el ataque contra Natalia Ponce de León. Prueba de esto es que compró el ácido cinco meses antes, se vistió de una forma para impedir su reconocimiento y se hizo pasar como un exnovio de la joven para que ella bajara a la portería.

Vega Chávez, quien se ha negado a asistir a las diligencias judiciales, se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá. En los próximos días finalizarán los testigos de la defensa y se entrará a los alegatos de conclusión, en los cuales la Fiscalía y la parte civil solicitaron que se emita fallo condenatorio.