La Lizama: la esperanza revive tras el derrame de crudo de 2018

hace 2 horas

Estudiante censurado en Cali deberá ser reintegrado: Corte Constitucional

La Universidad Santiago de Cali había excluido a un alumno que cuestionó ante medios de comunicación decisiones académicas de la institución. La Corte dijo que es esencial proteger los discursos críticos en entornos educativos y ordenó que la institución retire la sanción.

La Facultad le abrió un proceso disciplinario por sus declaraciones en una entrevistaAgencia Anadolu

La Corte Constitucional falló a favor de un estudiante de derecho de la Universidad Santiago de Cali cuya libertad de expresión estaba en peligro. Después de dar una entrevista en la que criticaba la decisión del plantel de cambiar algunas asignaturas de presenciales a virtuales, al alumno le abrieron un proceso disciplinario y fue obligado a permanecer excluido de la institución durante un año.  

A pesar de reconocer la autonomía universitaria, el alto tribunal reiteró, como ha dicho en decisiones anteriores, que esta no es absoluta y, de hecho, una de sus limitantes es garantizar el pluralismo. En la sentencia, la Corte señaló que: “En ningún caso, el ejercicio de dicha autonomía puede justificar el desconocimiento de los derechos fundamentales de los integrantes de la comunidad educativa”.

En la entrevista, transmitida por Pazífico Noticias a comienzos de agosto de 2017, el estudiante mostró su inconformidad por el reciente cambio de modalidad en unas asignaturas de su carrera. Ante las cámaras, dijo: “los estudiantes estamos mirando la problemática que se está viviendo acá con arbitrariedad nos están imponiendo unas clases virtuales, las cuales deberían ser presenciales; no solo nos afectan a nivel económico, sino nos afectan en cuestión de tiempo”.

La Facultad le abrió un proceso disciplinario inmediatamente y concluyó que se trataba de una falta gravísima, por considerar que las declaraciones del estudiante atentaban contra el buen nombre de la Universidad. Así, procedieron a sancionarlo suspendiéndole la matrícula durante dos semestres y privándolo del derecho a cualquier beca o reconocimiento que llegase a obtener.

El alto tribunal ya ha aclarado en decisiones anteriores que, al enfrentarse a otros derechos, (como el derecho al buen nombre), tendrá mayor peso la libertad de expresión por ser una de las garantías de la democracia. Incluso el año pasado, la Corte falló en contra de la Universidad de Ibagué por haber despedido a una profesora que mostró su inconformidad frente a la forma en la que el plantel estaba manejando los casos de abuso.

(Le puede interesar: Limitar opiniones en redes va contra la libertad de expresión: Corte Constitucional

El estudiante apeló la decisión de su Facultad y, al ver que la entidad no revisaría el caso, tuteló a la universidad en octubre de 2018. Un juez obligó a la institución a velar por el derecho al debido proceso de su alumno, y el Consejo Académico de la Santiago de Cali, como segunda instancia, confirmó la sanción.

La tutela que llegó a la Corte es la segunda interpuesta por el estudiante en el caso. Todavía inconforme con la posición de la Universidad, pidió que se protegiera su derecho a la libre expresión, pero los jueces de primera y segunda instancia aseguraron que no estaban en la autoridad para ir en contra la autonomía universitaria.  

(Le puede interesar: Defensa a la libertad de expresión (con sus excesos incluidos))

Al sopesar los derechos en cuestión, la Corte decidió, de nuevo, que prima la libertad de expresión, pues es un elemento central en la educación. Los magistrados aseguraron que: “las voces de crítica adquieren una relevancia para desarrollar un adecuado proceso educativo” y que en las Universidades, cualquier restricción a la libertad de expresión debe tratarse con cuidado, ya que podrían considerarse inconstitucionales de no ser decisiones bien argumentadas.  

Finalmente, la Corte Constitucional tumbó la sanción impuesta al estudiante, protegiendo su derecho a la libertad de expresión, pero también, como agrega la sentencia, a la educación y al debido proceso. El estudiante deberá ser reintegrado a la Universidad, según ordenó el tribunal, y deberá recibir herramientas para nivelarse académicamente por el tiempo que ha estado ausente.