Eva Ortega, la magistrada del Tribunal de Bogotá que quedó como ponente para el caso Uribe

Noticias destacadas de Judicial

La magistrada del Tribunal Superior de Bogotá estudiará las apelaciones en torno a la posibilidad de que Deyanira Gómez y el periodista Gonzalo Guillén sean acreditados como víctimas del proceso contra el expresidente Álvaro Uribe. Ortega presentará un proyecto de fallo a la Sala Penal del Tribunal que tendrá la última palabra.

La intención de Deyanira Gómez, exesposa de Juan Guillermo Monsalve (principal testigo en contra del expresidente) y del periodista Gonzalo Guillén de acreditarse como víctimas en el proceso judicial contra el expresidente Álvaro Uribe, se convirtió en una extensa discusión que terminó desviando las audiencias que estaban dispuestas para discutir la preclusión del proceso que había pedido el fiscal del caso Gabriel Jaimes.

Durante las dos últimas audiencias las partes del proceso han debatido ampliamente sobre la posibilidad de que Gómez y Guillén entren a ser víctimas del crucial caso. El pasado 9 de abril la jueza Carmen Helena Ortiz resolvió reconocer a Deyanira Gómez como víctima provisional en el proceso y, en cambio, negarle ese título al periodista Guillén. La lluvia de apelaciones cayó de inmediato y fue así como este asunto terminó en manos del Tribunal Superior de Bogotá.

Mientras el fiscal Jaimes; el defensor de Uribe, Jaime Granados; y el representante del ministerio público, Jorge Sanjuán se opusieron a que Gómez fuera acreditada como víctima, el defensor de Gonzalo Guillén, el abogado Roberto Rodríguez apeló que su cliente fuera desconocido como tal. El caso es que el trámite de esa avalancha de recursos le corresponde al Tribunal Superior de Bogotá que ya hizo el reparto del caso y asignó a la magistrada ponente que deberá estudiar los recursos.

Se trata de la magistrada Eva Ximena Ortega Hernández a quien le corresponderá hacer un análisis de las solicitudes de las partes y presentar un proyecto de fallo a sus colegas de la Sala Penal del Tribunal y la decisión final será consensuada y colegiada entre magistrados de la Sala. Hasta tanto se definan las víctimas del proceso, la exposición de Gabriel Jaimes de las razones por las cuales pidió la preclusión del proceso contra el expresidente estará pendiente.

Por ahora, los reflectores apuntan a esta nueva arista en la que Deyanira Gómez y el periodista Guillén buscan ser parte procesal del caso judicial más importante de la década. Ser acreditados como víctimas provisionales en el proceso no es un asunto menor, tener esa calidad les permitiría intervenir en todas las etapas del caso, ser escuchados, interponer recursos y, sobretodo, conocer con detalle todo el expediente. En caso de que fuesen reconocidos como víctimas provisionales, quedarían en la misma posición en la que están actualmente el exfiscal Eduardo Montealegre y el exvicefiscal Jorge Perdomo.

Ambos fueron reconocidos como víctimas provisionales en octubre del año pasado por la jueza Clara Ximena Salcedo, quien decidió devolverle la libertad al expresidente cuando el caso cayó en manos de la Fiscalía, luego de que Uribe renunciara a su curul en el Senado. La diferencia es que Salcedo los aceptó como víctimas pero decidió no abrirle la puerta a un debate por este tema dejando claro se trataba de un reconocimiento provisional que deberá resolverse en una eventual audiencia de acusación, si el caso llegara a esa instancia. (Lea también: “Todo lo de Monsalve fue una trampa”: la última declaración de Álvaro Uribe sobre su proceso)

En cambio, la jueza Ortiz sí se interesó por escuchar los argumentos de los defensores de Deyanira Gómez y del periodista Gonzalo Guillén sobre el por qué se consideraban víctimas en este proceso y esa decisión desencadenó una compleja discusión que terminó por desviar el objeto de la audiencia que era la posible preclusión de la investigación contra Uribe. En esos términos, todo parece indicar que el espinoso proceso contra el expresidente está lejos de terminar.

Comparte en redes: