“La evidencia aún no indica que el de Guarne sea un asesino serial”: psicólogo forense

El Espectador habló con Belisario Valbuena, perfilador de asesinos en serie, para entender la mente de Jaime Martinez Betancur, conocido también como el “asesino de Guarne (Antioquia)”, quien ya confesó haber matado a cerca de 20 personas, entre ellas, dos exesposas y sus dos hijos.

Cortesía Policía.

¿Qué piensa respecto al caso del asesino de Guarne?

Ha existido una premura por parte de los medios y del CTI al afirmar que estamos hablando de un asesino serial. Hasta el momento la evidencia está mostrando otra cosa. La exhumación indica que los cuatro restos óseos que se encontraron en la finca que administraba Jaime Martínez, están dando cuenta de al parecer dos mujeres y dos menores de edad. Según versiones del mismo sujeto implicado, son de dos de sus exesposas y también, dos de sus hijos. Con esa evidencia no estaríamos al frente de un asesino serial todavía. La evidencia forense señalaría que Martínez es un filicida (aquel que asesina a su familia). Aunque claramente Martínez presenta un comportamiento psicopático y bastante criminal.

Sin embargo, Luis González, director de Seguridad Ciudadana de la Fiscalía, cree que la mayoría de sus víctimas son mujeres. Él coleccionaba rastros y al interior de la vivienda encontraron más de 12 celulares, más de 16 sim card y ropa de mujeres agrupada.

El asesino serial tiene un tipo de victima particular: parecidas físicamente y que tiene una edad determinada. Por ejemplo, el monstruo de Monserrate mataba mujeres consumidoras de droga, de cierta área de influencia del asesino, el Bronx en este caso. Es muy difícil que usted encuentre un asesino que mate niños, hombres y mujeres. La mente perversa y psicopática hace que solo se enfoque un perfil de víctima específico. El monstruo de los andes Andes solo mataba niñas entre los 12 y 14 años de edad. El monstruo de Cañaduzales, al igual que Garavito, mataba niños entre los 7 y 11 años. Si se sigue indagando puede que lleguemos a identificar un asesino serial. Pero la evidencia forense hasta el momento no nos indica que sea un asesino serial. El tipo dice que tiene 20 víctimas, pero si es un asesino serial va tener más de las que dice que tiene.

¿Por qué el asesino en serie solo ataca víctimas parecidas entre sí?

Eso viene a partir del gusto del agresor, de alguna fantasía quizás; en la cual se combinan la violencia extrema y accediéndolas carnalmente para demostrar poder sobre las víctimas. El monstruo de los Andes buscaba mujeres con rasgos mestizos y que se parecieran a su madre que lo maltrataba cuando pequeño. Por ejemplo le quemaba los pies y las sometía a vejámenes terribles.

Usted menciona varios casos en Colombia de asesinos seriales. ¿Qué tan frecuentes son estas personas en el país?

Esto no es un tema de nuestro país, sino que es un tema global. La Organización Mundial de la Salud dice que cerca del 2% de la población mundial sufre de psicopatía (no todo psicópata es un asesino serial). Aterrizando el dato en Colombia, eso quiere decir que 1 millón de colombianos sufren de psicopatía. Calcularíamos cerca de 100 asesinos seriales en el país, pero apenas hace 10 años nuestra policía se está enfocando en estos casos. En Estados Unidos esto se nota más porque estamos hablando de una población de 300 millones de personas y que tiene una policía científica que se dedica a trabajar, perfilar y descubrir a los asesinos seriales. En el contexto de violencia colombiano, el maltrato infantil que viven muchos niños en el país y a las aberraciones a las que son sometidos son caldos de cultivo para este tipo de personas. Si uno estudia el perfil de estos asesinos, el común denominador es el sufrimiento de violencia desde que eran muy pequeños.

¿Cómo se debería tratar a este tipo de personas?

Es muy complicado, pues el sistema penal colombiano todavía no ha llegado a avanzar hacia la cadena perpetua para personas que cometan crímenes con estos niveles de violencia tan altos. No hablemos de la pena de muerte porque es una propuesta que para nuestra sociedad está muy alejada. El mismo sistema penal está muy atrasado y en el sufrirían de la pena capital muchos inocentes. Creo que la cadena perpetua sería más viable. Se ha comprobado que cuando estos asesinos vuelven a la libertad perfeccionan sus crímenes y es muy difícil, casi que imposible que puedan resocializarse. En el pasado se utilizaba la lobotomía para intentar curarlos pero es claramente está en contra de los derechos fundamentales de las personas.

Temas relacionados