Excontralor de Bogotá me hizo exigencias monetarias: Guido Nule

El empresario narró cuatro encuentros en las cuales Miguel Ángel Moralesrussi le manifestó que necesitaba que le cumplieran “con el pago”.

Ante la jueza 10 especializada de Bogotá, el contratista Guido Nule Marino narró los cuatro encuentros que sostuvo entre 2009 y 2010 con el entonces contralor distrital, Miguel Ángel Moralesrussi en los cuales éste le manifestó la necesidad de que le cumplieran con lo acordado en materia de dinero.

Nule aseguró que conoció al contralor distrital en el apartamento de la entonces concejal Ángela Benedetti en el último trimestre de 2009, sin embargo en dicho desayuno solamente se tocaron temas sociales y nada más puesto que fue un encuentro muy rápido.

Sin embargo en dicho encuentro, Moralesrussi le aseguró que tenían que conversar a través de un amigo, sin embargo el contratista aseguró que no conocía las razones de dicha manifestación. Poco después de salir de ese desayuno fue contactado por su primo Miguel Nule quien le aseguró que el exrepresenante a la Cámara por Bogotá, Germán Olano le había comentado sobre todo lo ocurrido en la mañana de ese día en el apartamento de Benedetti.

Pocos días después se presentó un desayuno en el Hotel L’toile, ubicado en el sector de Chapinero. En ese encuentro estaba Germán Olano quien fungía como “el puente” entre los negocios que sostenían el Grupo Nule y Moralesrussi. “Al ser contratistas del Estado en ese momento en dicha reunión se trataron temas relacionados con el señor contralor como los atrasos de las obras o temas relacionados y que él podía o no hacer. Fui sin ninguna prevención al desayuno”, precisó Guido Nule ante las preguntas del fiscal del caso.

“Fue en ese desayuno, en un momento muy particular, que me dice que me paguen la plata, yo no entendía a qué se refería y se lo hice saber. En ese momento le dije que lo iba a conversar con los socios e intenté desviar estas charlas dinerarias”, explicó.

Ante la pregunta sobre el cumplimiento de dichas peticiones, el testigo aseguró que no le fueron cumplidas a Moralesrussi por lo que “todo se vino a piso”, haciendo referencia a lo que consideran como una persecución en contra de sus empresas y la investigación por las irregularidades que rodearon las obras.

El tercer encuentro se celebró en el despacho del contralor distrital a finales de enero de 2010. En esa oportunidad Nule cuestionó las declaración es hechas por Moralesrussi en un noticiero de televisión en el cual señaló al Grupo Nule como una “pirámide empresarial”, hecho que había traído graves consecuencias a los intereses de los contratistas.

En el evento el contratista quien estuvo acompañado del abogado Álvaro Dávila, representante jurídico del Grupo Nule, le manifestó al contralor distrital su molestia frente a las declaraciones públicas. “Me dijo ‘yo puedo arreglar esto, pero necesito que cumplan mi compromiso que paguen mi dinero’ yo le dije que era una locura y que haber dicho nos dejaba desprotegidos, vamos a arreglar eso y vamos a llamar al alcalde”.

El testigo asegura que en ese momento no tiene certeza sobre el hecho si el contralor llamó o no a Samuel Moreno Rojas. “Pero me dijo que estaba hablando con él y que el tema de los Nule no era tan grave, que estábamos hablando continuamente del desarrollo de las obras. Se presentó otra reunión que pasó lo mismo, la exigencia dineraria era cada vez más clara”.

Nule manifestó que en último encuentro le dejó en claro al contralor distrital que él no tenía ningún conocimiento del tema de lo económico, hecho por el cual, cree él que el funcionario tocó el tema con otras personas.

“Es una persona de bien, no tengo ningún reparo en su contra (…) Tengo toda la tranquilidad para mirarlo a los ojos y decirle que no tengo ningún tipo de animadversión contra él”, precisó Guido Nule cuando le preguntaron sobre Miguel Ángel Moralesrussi.

Los abogados de los procesados no hicieron uso del contrainterrogatorio en contra de Nule quien fue trasladado desde la cárcel de Barranquilla al complejo judicial de Paloquemao en el centro de la capital de la República.

Antes de ingresar a la sala de audiencias, Guido Nule manifestó que está dispuesto a contar toda la verdad sobre los hechos que rodearon las irregularidades en la celebración de convenios viales en la capital de la República.

Se espera que este miércoles rinda testimonio el contratista Miguel Nule, quien se encuentra privado de su libertad en la cárcel La Picota de Bogotá, pagando una pena de 14 años de prisión por el delito de peculado por apropiación.

Estas declaraciones se realizarán en el desarrollo del proceso penal que se adelanta contra el excontralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi y la exdirectora del IDU, Liliana Pardo.