Exfiscal Hilda Niño, condenada por recibir sobornos de narcotraficantes en Justicia y Paz

Noticias destacadas de Judicial

La exfuncionaria judicial recibió dineros a cambio de entregarle información privilegiada para hombres de “El Mellizo”. Ahora deberá pagar cinco años de cárcel y reintegrarle al Estado $245 millones.

Tras un proceso de casi tres años, finalmente fue condenada la exfiscal Hilda Jeaneth Niño por haberse valido de su condición de fiscal a cargo de la situación jurídica del Bloque Vencedores de Arauca, para recibir dádivas de Miguel Ángel Mejía Múnera, alias El Mellizo, y Orlando Villa Zapata a cambio de omitir su conducta de narcotraficantes, para presentarlos como destinatarios y beneficiarios de Justicia y Paz, hoy Justicia Transicional. La Corte Suprema le dio el visto bueno a su preacuerdo a comienzos de este año, pero solo hasta ahora la Sala de Primera Instancia le leyó la sentencia y cumplida esta diligencia Niño quedó formalmente condenada.

(Lea también: Corte Suprema le da luz verde al preacuerdo de la exfiscal Hilda Niño)

“Contrariando los deberes propios de su cargo la exfiscal Niño Farfán recibió altas sumas de dinero para adelantar labores tendientes a presentar a Villa Zapata y Mejía Múnera como miembros de un grupo paramilitar, a pesar de que era conocedora de su simple condición de traficantes de estupefacientes. De tal suerte que, valiéndose de su condición de servidora pública, decidió ejecutar un acto arbitrario, contrario al ordenamiento jurídico y a sus deberes funcionales a cambio de importantes sumas de dinero, lesionando de forma efectiva el bien jurídico de la administración pública al utilizar su cargo como instrumento de injusticia y de enriquecimiento indebido”, selañó la Sala de Primera Instancia de la Corte Suprema de Justicia, a través de un comunicado público.

Respecto a los delitos de fraude procesal, tráfico de influencias de servidores públicos, peculado por apropiación y peculado por uso, que también le fueron imputados, el alto tribunal indicó que se suspendió la actuación penal con ocasión de la aplicación del principio de oportunidad por parte de la Fiscalía. Por ahora, la Sala le negó la suspensión de la ejecución de la pena y la prisión domiciliaria, así que Hilda Niño quedará a la espera de un concepto favorable por parte del Instituto Nacional Penitenciario (Inpec), para que se defina la viabilidad de la libertad condicional.

La exfiscal, que lleva tres años detenida, fue condenada a 64 meses y un día de prisión en la Escuela de Carabineros de la Policía como coautora responsable del delito de cohecho, y deberá reintegrarle al Estado los $245 millones que recibió del exnarco. Niño reconoció que recibió un dinero a cambio de entregarle información privilegiada a Orlando Villa Zapata, ex segundo jefe del bloque Vencedores de Arauca de las Autodefensas, y quien recibía órdenes del Mellizo; para evitar la extradición de este último a Estados Unidos por narcotráfico.

Manifestó, entonces, haber recibido el dinero “a cambio de realizar acto contrario a sus deberes oficiales, como fue imputarle ante un magistrado de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá, incluso, actos constitutivos de narcotráfico”, según reza el escrito de acusación en su contra. O, como lo dijo la Corte en el preacuerdo, “se acusó a la exfiscal Niño Farfán del delito de cohecho propio por haber recibido dineros, ofreciendo a cambio realizar acto contrario a sus deberes oficiales, concretamente imputar a Miguel Ángel Mejía Múnera y Orlando Villa Zapata como destinatarios de los beneficios de la Ley 975 de 2005, a pesar de su condición de narcotraficantes ‘puros’”.

(Lea también: El caso Uribe y la versión de la exfiscal Hilda Niño)

En resumen, como ella misma aceptó al someterse a ese preacuerdo, la exfiscal “se comprometió a adelantar labores como Fiscal de Justicia y Paz, para lograr la inclusión de los dos traficantes de estupefacientes y los consecuentes beneficios que ello acarrearía”. Por estos hechos, y para lograr una pena menor, la exfuncionaria aceptó haber cometido el delito de cohecho, se comprometió a colaborar con la justicia declarando contra otras personas y, además, reparará su daño de manera simbólica, con un perdón que pidió en la Corte Suprema y coordinando talleres en la Fiscalía.

Mientras tanto, su rol en el caso Uribe se ve cada vez más difuso. Inicialmente la exfiscal había dicho que sería un complot la investigación contra el expresidente Álvaro Uribe por manipulación de testigos. Una conspiración supuestamente orquestada por el exfiscal general Eduardo Montealegre, el exvicefiscal Jorge Perdomo y otras personas. Sin embargo, la Sala de Instrucción de la Corte Suprema escuchó su versión y al preguntarle sobre varios encuentros que tuvo con el abogado Diego Cadena, encontró inconsistencias en su relato.

Comparte en redes: