Exfuncionario del DAS reveló que recibió orden de "recolectar información de Corte Suprema"

Señaló que las indicaciones le fueron dadas en 2007 por el entonces director del organismo de inteligencia, Andrés Peñate.

Ante la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el exsubdirector de fuentes humanas del DAS, William Romero indicó que en 2007 recibió la orden de "recolectar información" de la Corte Suprema de Justicia.

Romero, ante las preguntas de la Fiscalía General, el exfuncionario indicó que el entonces jefe del organismo de inteligencia, Andrés Peñate, le reiteró esa orden debido a que existía información sobre los presuntos nexos del magistrado Yesid Ramírez con una persona investigada por narcotráfico.

En este sentido, el exjefe de fuentes humanas, indicó que según Peñate necesitaba este información "para el presidente de la República" indicando que en repetidas oportunidades se le indicó que esta era una orden prioritaria lo que significaba que había una urgencia para conseguir la información.

“En febrero del 2007 el doctor Andrés Pénate cuando me posesiona como subdirector de fuentes humanas por méritos me ratifica esa orden para dar cumplimiento al antecedente que venía del año anterior, noviembre del 2006, a través de la doctora Martha Leal que estaba encargada de la dirección general de inteligencia”, precisó.

El exfuncionario explicó además que para esta tarea fue designada la detective, Alba Luz Flórez Gelves, indicando que ella fue la encargada del reclutamiento y administración de las fuentes humanas dentro de la Corte Suprema de Justicia con el fin de recaudar la información.

Después de muchas semanas se pudo contactar, mediante una persona que laboraba en el Palacio de Justicia y con la que ella había tenido una relación sentimental, a cuatro personas para iniciar la recolección de la información solicitada. 

Según su exposición, en este proceso se logró el reclutamiento del conductor y un escolta del magistrado auxiliar de la Corte Suprema, Iván Velásquez y "dos mujeres de servicios generales".

En su intervención igualmente explicó que a estas fuentes humanas, las cuales fueron avaladas por el DAS, recibieron un reconocimiento económico y material dependiendo de la “utilidad de la información” entregada la cual era revisada por el capitán Fernando Tabares, quien fungía como director de Inteligencia del organismo.

En este sentido indicó que estas personas recibieron sumas de dinero que oscilaron entre los 200.000 y los 8 millones de pesos con el fin de obtener la mayor cantidad de información posible respecto a la actividad adelantada por los magistrados.

Romero describió que las fuentes reclutadas fueron las encargadas de grabar las Salas Plenas de la Corte Suprema en donde se discutieron temas sobre procesos de parapolítica, entre los que se encontraba el del senador Mario Uribe, Piedad Córdoba, Wilson Borja, Dilian Francisca Toro y José Fernando Vives Lacouture,

Así como casos en los que se hacia referencia a los excomandantes paramilitares Salvatore Mancuso y ‘Don Berna’. En estos casos indicó que para las grabaciones se utilizó grabadoras entregadas por el DAS “una de ellas en forma de esfero” con el fin de grabar toda la información que se discutía en esas sesiones.

En la llamada ‘Operación Escalera’, la detective del DAS dio instrucciones precisas a sus fuentes con el fin de conseguir información del magistrado Velásquez mediante la instalación de diversos instrumentos con el fin de registrar sus seguimientos.

Para esto Flores, hizo parte de una red de fachada, denominada operación escalera, en la que haciéndose pasar como vendedora de productos energéticos recolectaba información de las fuentes.

Estas declaraciones fueron hechas en el juicio que se adelanta contra el exsecretario de Presidencia, Bernardo Moreno y la exdirectora del DAS, María del Pilar Hurtado.