Existe un riesgo que las Farc vuelvan a atacar: Procurador General

Alejandro Ordóñez Maldonado manifestó que se debe exigir una “desarticulación real del aparato criminal”

El procurador General, Alejandro Ordóñez Maldonado Maldonado aseguró que existe un alto riesgo que las Farc se rearme y reanuden los ataques en contra de la población civil y la Fuerza Pública. Esto al hacer referencia al histórico acuerdo firmado este jueves en La Habana (Cuba) entre el Gobierno y el grupo guerrillero para el cese de hostilidades y la entrega de las armas de fuego.

“Si no se produce una desarticulación real del aparato criminal y no hay un desarme, será preocupante se podría dar la presencia de las Farc en las ciudades”, precisó el jefe del Ministerio Público en entrevista con el diario La Razón de España. Para Ordóñez Maldonado por el momento no se puede “cantar victoria” puesto que de no cumplirse los acuerdos podrían volver a la lucha armada.

En la entrevista el jefe del órgano del control disciplinario aseguró que en las últimas semanas se han enviado advertencias a la población civil por parte del Gobierno y las Farc para volver a las armas si el acuerdo final firmado no es avalado por los ciudadanos en las urnas mediante la figura del plebiscito.Esto al hacer referencia a las declaraciones del jefe de Estado en el que aseguró que las Farc estarían preparando una “guerra urbana” sino se avala el acuerdo final firmado con el Gobierno.

“Cuando se inició el proceso teníamos unas Farc diezmadas militarmente y sin ninguna legitimidad política. Como consecuencia de las conversaciones, ahora están legitimadas políticamente y fortalecidas militarmente, hasta el punto de que amenazan con el terrorismo urbano, algo que antes no podían hacer”, aseguró.

Para Ordóñez Maldonado desde el momento en que se decidió suspender las acciones militares en contra de dicho grupo subversivo se firmó un cese bilateral de manera disfrazada. “La guerrilla continuaba delinquiendo, pero la acción legítima del Estado se había neutralizado”.

“Sus campamentos se convirtieron en un santuario donde se diseñaban acciones criminales contra los ciudadanos y nuestras Fuerzas de Seguridad”, agregó el Procurador General quien considera que en los últimos meses se ha presentado una “guerra psicológica” en la que se ha utilizado el miedo y la amenaza.

“¿Quién no va a querer que haya una entrega de armas y una desmovilización de las Farc? Lo que pasa es que con el fortalecimiento del narcotráfico por la renuncia del Estado colombiano a actuar contra los cultivos ilícitos hemos pasado de tener 40.000 hectáreas a 220.000 hectáreas de cultivos ilícitos. Y eso ha fortalecido la criminalidad, a las Farc y al ELN”, aseguró el Procurador General.