Exjefe paramilitar "Huevoepisca", a punto de quedar libre

Uno de los promotores del paramilitarismo en Bogotá, procesado por homicidio e implicado en el secuestro de la periodista de Jineth Bedoya, logró el beneficio de la libertad condicional.

Alias "Huevoepisca" fue hombre de confianza de la casa Castaño, promotora del paramilitarismo en todo el país.Archivo El Espectador

El exjefe paramilitar Jesús Emiro Pereira Rivera, alias Huevoepisca, pieza clave para la conformación del Bloque Capital de las Autodefensas, condenado por homicidio y secuestro de congresistas y vinculado a la investigación por el secuestro y ultraje sexual a la periodista Jineth Bedoya, podría recuperar su libertad. Está preso desde el año 2001 y por decisión de la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Medellín, ahora seguiría purgando sus condenas con el beneficio de la libertad condicional.

(Lea: La mano oculta del bloque Capital)

Hombre clave de Vicente Castaño, alias El profe, y concuñado de Carlos Castaño, el exjefe paramilitar Huevoepisca fue procesado y condenado por el asesinato del congresista araucano Octavio Sarmiento Bohórquez, perpetrado en octubre de 2001, así como fue investigado por el triple crimen de los ganaderos Édinson, Manuel y Otto Delgado, consumado ese mismo mes en Hato Corozal (Casanare).  Pereira Rivera fue después vinculado a pesquisas por la actuación del paramilitarismo en Bogotá.

Pereira admitió a la justicia que trabajó con el coronel (r) Jorge Eliécer Plazas Acevedo y que la persona que los relacionó, porque “era simpatizante de las autodefensas”, fue el general (r) Rito Alejo del Río. A su vez, Huevoepisca aclaró que a este último lo conoció en Bogotá en 1998, cuando acababa de llegar de la región de Urabá, y se lo presentó el jefe paramilitar Carlos Mauricio García, alias Doble Cero. Del Río, según el declarante, le presentó a Plazas para que cuadraran cosas con las autodefensas y por eso la organización ilegal puso a algunos de sus hombres a disposición de Plazas.

(Le puede interesar: El oficial de los magnicidios)

Declaraciones del propio Jesús Emiro Pereira y de Diego Murillo Bejarano, alias  Don Berna,  han permitido esclarecer en buena medida cómo llegó a operar el paramilitarismo en la capital de la República. Aunque el ente investigador ha relacionado una sucesión de crímenes y hechos violentos ocurridos entre 1997 y 2004, empezando por el doble homicidio de los investigadores del Cinep,  Mario Calderón y Elsa Alvarado, todo apunta a que la misma organización o sus enlaces en la Fuerza Pública tuvieron que ver con el magnicidio del humorista y periodista Jaime Garzón, perpetrado el 13 de agosto de 1999,  lo mismo que el ataque a la periodista Jineth Bedoya.