Exmagistrado implicado en escándalo de corrupción aspira a la JEP

Se trata de Francisco Javier Ricaurte, quien fue elegido como magistrado de la Corte Suprema de Justicia en 2004.  La Fiscalía lo vincula al caso de corrupción del fiscal Luis Gustavo Moreno.  

Francisco Javier Ricaurte fue elegido como titular de la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia en 2004.Archivo

El cartagenero Francisco Ricaurte aspira a ser elegido magistrado del Tribunal de Paz. Su nombre está en la lista de candidatos que pasó el primer filtro del Comité de Escogencia. Hoy, la Fiscalía reveló que hay audios que lo vinculan al escándalo de corrupción que protagonizan el exgobernador de Córdoba, Alejandro Lyons, y el exfiscal anticorrupción, Luis Gustavo Moreno. 

De acuerdo a la información que reveló la Fiscalía, existen unos audios y correos entre Lyons,  Moreno y  Leonardo Luis Pinilla, en los que se mencionan unos pagos o peticiones de dinero que estarían relacionados a procesos en curso en la Corte Suprema de Justicia. En esas conversaciones, explica el ente investigador, se escucha que el abogado Pinilla menciona a varios personajes del congreso y dos exmagistrados de la Corte. (Lea también: Corte Suprema investigará a dos congresistas y dos exmagistrados por red de corrupción)

Los dos jueces son: Leonidas Bustos y Francisco Ricaurte, y los congresistas: Hernán Andrade, Luis Alfredo Ramos y Musa Besaile, entre otros. (También le puede interesar: "Socio del exfiscal Gustavo Moreno no aceptó haber pedido soborno a Alejandro Lyons")

La Corte Suprema ya se pronunció al respecto y dijo que “en consideración a que las personas que intervienen en esas conversaciones le atribuyen conductas de corrupción a los exmagistrados, posiblemente cometidas durante el ejercicio de sus cargos y en relación con los mismos, la Sala de Casación Penal remitirá de inmediato dicho documento, para la investigación penal correspondiente, a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes”. (Sobornos a Alejandro Lyons se pidieron vía WhatsApp y Telegram: Fiscalía de EE.UU)

Asimismo, aclaró que con respecto a los congresistas vinculados a este caso, la Sala de Casación Penal dijo que comenzará las investigaciones de inmediato. “La Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia, en atención a la gravedad que revisten esos hechos, le pide respetuosamente a la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes que obre con prontitud, diligencia y absoluto rigor”, dice el comunicado del alto tribunal.

Con el anuncio de la Fiscalía, es la segunda vez que el nombre de Ricaurte sale mencionado en una investigación penal. En marzo del año pasado, se supo que el ente investigador le abrió una investigación por el delito de peculado por apropiación a favor de tercero. El caso se remonta a 1991 y la Unidad Administrativa Especial de Gestión Pensional y Contribuciones Parafiscales de la Protección Social asegura que Ricaurte habría autorizado de manera irregular el pago de unas mesadas no canceladas.

Además, la Corte Suprema ya había escuchado el apellido del exmagistrado en uno de los casos que estudió la Sala de Casación Penal pues, en octubre de 2015, el alto tribunal avaló la extradición de Rafael de Jesús Ricaurte, hermano de  Francisco Ricaurte, por vínculos en una red de narcotráfico. El hoy candidato a la JEP aseguró en su momento que lamentaba la situación y que hace muchos años no hablaba con su hermano. (El expediente del hermano del exmagistrado Ricaurte)

Francisco Ricaurte y la puerta giratoria

En junio de 2014, el Consejo de Estado anuló la elección de Francisco Ricaurte como magistrado del Consejo Superior de la Judicatura. Fue una decisión sin precedentes pues era el primero en el que el alto tribunal le ponía freno a lo que se conoció como el fenómeno de la puerta giratoria. Uno de lo primeros en denunciar este caso fue el jurista Rodrigo Uprimny pues explicó que un magistrado que recién había terminado su período en la Corte Suprema, no podía aspirar a ser elegido en un puesto por quienes habían sido sus compañeros de sala. (Los nombramientos de Ricaurte)

En este caso específico, meses después de salir del alto tribunal, Ricaurte se presentó para ser elegido como magistrado de la Judicatura y esas plazas son elegidas por los magistrados del la Corte Suprema, que habían sido sus compañeros, y quienes además había ayudado a elegir. El caso fue demandado ante el Consejo de Estado pues, aseguraban los demandantes, había un conflico de intereses. Fue así como nació la célebre frase de: “tú me eliges, yo te elijo”. (El pataleo de Ricaurte)

Ricaurte logró quedarse mucho tiempo más en la Judicatura, pese a que en su contra había un fallo judicial. Desde el momento en que se supo que su nombre sonaba para quedarse con un puesto en la JEP, sus antecedentes han levantado toda clase de cuestionamientos. Ricaurte, por su parte, explicó en su postulación al Tribunal del Paz que: "Existe un déficit de derechos y también de justicia en el país, entre muchas otras razones, porque el ordenamiento jurídico se creó de espaldas a una realidad evidente, esto es la de la existencia del conflicto interno armado y fue ese quiebre el que permitió que se produjera un relato judicial parcialmente ajeno a lo que en la sociedad estaba ocurriendo, aquí el derecho, como ciencia, no tuvo la capacidad de ser omnicomprensivo y limitó su posibilidad de acción, pero por sobre todo de justicia". (Casi no se va Ricaurte)

En su presentación ante el Comité de Escogencia, el organismo encargado de elegir a todos los miembros de la JEP, el exmagistrado dijo que el papel de la jurisdicción de paz es el de "reactivar su cariz restaurador, no solo para hacer frente a la verdad del conflicto, sino para servir de argamasa en los distintos órdenes de la vida social, debe servir para despenalizar el debate del conflicto, en la medida en que el derecho penal ataca fundamentalmente el resultado (...) Así que múltiples significados tiene para mí postularme ante el Tribunal Para la Paz, de un lado la férrea convicción de que la paz es una construcción de todos y todas, que requiere legitimación y compromiso, pero también la acción para ampliar el canon democrático y superar la fase de violencia".

Lo que viene para el magistrado Ricaurte, y para Bustos, es una investigación en la Comisión de Acusaciones en la Cámara de Representantes. Se sabe ya que los procesos en este organismo son lentos y, en muchos casos, ineficaces. Sin embargo, la Comisión probó el año pasado, en una decisión histórica, que sí puede producir resultados contundentes. Lo hizo al acusar al exmagistrado de la Corte Constitucional, Jorge Pretelt, ante la Corte Suprema en donde ya hay un caso abierto en su contra por, supuestamente, haber recibido dinero a cambio de alterar el resultado del estudio de una tutela. 

Así las cosas, Francisco Ricaurte y Leonidas Bustos podrían unirse a Jorge Pretelt y convertirse en los únicos tres magistrados en ser investigados por la Corte Suprema de Justicia.