Exmagistrado Rodrigo Escobar denunciará al exvicefiscal Jorge Perdomo

Según su abogado, Jaime Granados, Perdomo utilizó el poder de la Fiscalía para perseguir a Escobar Gil, quien acaba de ser absuelto en el juicio que se llevaba en su contra por el caso de Fidupetrol.

Rodrigo Escobar Gil fue magistrado de la Corte Constitucional entre 2001 y 2009. Foto: Luis Ángel - archivo El Espectador

El pasado viernes 15 de septiembre, el exmagistrado de la Corte Constitucional, Rodrigo Escobar Gil, resultó absuelto en el juicio que se llevaba en su contra por el caso de Fidupetrol. Pero ese, al parecer, no será el punto final en esta historia. Mientras la Fiscalía resuelve si apela o no el fallo, el defensor de Escobar Gil, el abogado Jaime Granados, confirmó cuál será el próximo paso: "Denunciar internacionalmente toda la persecución de que fue víctima en la administración de los doctores Eduardo Montealegre y, particularmente, de Jorge Perdomo, quienes abusaron de su poder". 

Escobar Gil terminó enfrentando un juicio porque, según la Fiscalia, él fue contratado por Fidupetrol para mover sus influencias dentro de la Corte Constitucional y conseguir que ese alto tribunal resolviera una tutela en favor de la compañía. Fidupetrol había sido condenada por la Corte Suprema a pagar $22.500 millones por haber recibido recursos de regalías de Casanare, una medida que prohíbe la ley porque los recursos públicos no se pueden invertir en operaciones financieras riesgosas. Hace un mes, la Fiscalía pidió "condena ejemplar" contra Escobar Gil. 

El juez del caso, sin embargo, encontró que no había pruebas para condenar al exmagistrado por el delito de tráfico de influencias de terceros, del cual Escobar Gil se declaró inocente. El Consejo Seccional de la Judicatura tampoco encontró razones para sancionarlo y la Procuraduría, de igual modo, pidió su absolución, recordó el abogado Granados en entrevista en W Radio. Sobre las razones para haber sido absuelto, Granados mencionó dos: porque "quedó plenamente establecido que Rodrigo Escobar cumplió con lo que debía cumplir como abogado" y porque "no se le dio credibilidad al falso testigo Víctor Pacheco. Quedó establecido que él era un mentiroso". 

(En contexto: El rompecabezas del escándalo en la Corte)

Pacheco, condenado también por este asunto, declaró que Escobar Gil fue contratado con el turbio propósito de aprovecharse de su condición de exmagistrado para ajustar el proceso de Fidupetrol, con el objetivo final de que la empresa no tuviera que pagar la multa impuesta. Por este mismo caso el exmagistrado Jorge Pretelt fue llamado a juicio ante la Corte Suprema, Ese proceso está anunciado desde enero de este año, sin embargo, por distinta razones se ha dilatado. Se espera que arranque en octubre. 

Sobre las denuncias que se vienen de Escobar Gil internacionalmente, el penalista Granados señaló que van dirigidas especialmente contra Jorge Perdomo, quien, como vicefiscal de Eduardo Montealegre, recibió el expediente por asignación especial. Según Granados, Perdomo conocía desde hacía año y medio las evidencias que favorecían a Rodrigo Escobar Gil y, sin embargo, siguió impulsando la investigación hasta llevarlo ante jueces. 

"¿Qué motivaciones tenía el doctor Perdomo? Eso habrá que investigarse. El doctor Perdomo terminó ternado para la Procuraduría General y hace dos años el nombre de Rodrigo Escobar Gil sonaba con mucha fuerza para la Procuraduría. Había sido presidente de la Corte Constitucional, miembro de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Era un rival que había que sacar porque estorbaba y ya hemos visto cómo el doctor Perdomo en el pasado no ha dudado en utilizar el poder que tenía la Fiscalía para perseguir a las personas que no quería y a ayudar a las que sí quería", concluyó Granados.