Expresidente de Comcel falleció tras paro cardiorrespiratorio: Policía

Adrián Hernández fue encontrado sin signos vitales y tendido en su cama por un familiar, quien inmediatamente llamó a la línea de emergencias 123.

Tras el fallecimiento del mexicano Adrián Hernández, expresidente de Comcel –quien fue hallado sin vida en su vivienda ubicada en el barrio San Nicolás, norte de la capital del país– la Policía Metropolitana de Bogotá reveló que la causa de la muerte del empresario fue un paro respiratorio.

Así lo dio a conocer el comandante de la institución en la ciudad, general Humberto Guatibonza, quien explicó que Hernández sufrió un paro respiratorio mientras se encontraba solo al interior de su vivienda.

Según el uniformado, un familiar de Hernández llegó a la casa y lo encontró sin signos vitales tendido en la cama e inmediatamente llamó a la línea de emergencias 123.

“Se recibió una llamada en la que se reportaba el estado de una persona muy enferma. Llegó una ambulancia y constató que no tenía signos vitales. Los médicos establecen que murió por causas naturales y al parecer, la causa del fallecimiento fue un paro cardiorrespiratorio”, explicó

Las autoridades confirmaron que el cuerpo del empresario fue traslado a Medicina Legal, en donde se adelanta la autopsia, mientras tratan de ubicar a su familia que actualmente reside en México.

Hernández, quien en 2001 asumió la presidencia de una modesta Comcel, logró diversificar la telefonía celular en Colombia y de paso, convertir a la empresa en la segunda más poderosa del país, solo superada por la estatal Ecopetrol.

No obstante, su vida dio un giro inesperado y aquella época de esplendor y vanidad terminó, al punto de tener que pedir dinero para comer y quedar postrado víctima de un párkinson. 

“Uno de los medicamentos que estaba tomando me provocó retención de líquidos y subí de 92 kilos que pesaba a 150 kilos. Perdí mi familia por mi culpa. Entre 2010 y hoy perdí 5 millones de dólares. Hoy solo me queda la ropa que ya no me queda. Terminé perdido y desorientado, pensando que el poder y el dinero me iban a dar la felicidad”, explicó durante una entrevista en mayo pasado. (Lea: La historia de Adrián Hernández, el hombre que prefiere una nevera a un Mercedes Benz)