Extraditan desde Medellín a exmilitar de la dictadura argentina

Se trata de Juan Carlos Francisco Bossi, quien fue capturado en la capital antioqueña en marzo pasado. En su contra pesaba una notificación roja de Interpol

Juan Carlos Francisco Bossi tiene 67 años. / Foto: Cortesía

En la mañana de este lunes 29 de noviembre, fue extraditado a Argentina Juan Carlos Francisco Bossi, un exmilitar de ese país que según las autoridades del país austral, participó en la dictadura militar de Jorge Rafael Videla, entre 1976 y 1981.

De acuerdo con el coronel Juan Carlos Gómez, jefe de la Oficina Central Nacional de Interpol en Colombia, Francisco Bossi habría participado “en un plan clandestino de persecución, secuestros, torturas y desaparición física (homicidios) registrado entre 1977 y 1978 contra personas que integraban movimientos o agrupaciones durante el último gobierno de facto en la República de Argentina”.

Juan Carlos Francisco Bossi habría estado a cargo de uno de los Centros Clandestinos de Detención de la dictadura militar de Videla, ubicado en Rosario, Provincia de Santa fe. Igualmente, indican que participó en los denominados “vuelos de la muerte”, que consistía en arrojar a los opositores del régimen al mar, con el fin de desaparecerlos.

Según el expediente que hay en Argentina contra Francisco Bossi, el exmilitar era conocido como el Doctor, pues sería él quien “inyectaba y mataba a los detenidos" en los aviones antes de tirar sus cuerpos al océano. Otras fuentes hablan de asfixia mediante cauchos.

Por estos hechos, Francisco Bossi deberá responder por los delitos de privación ilegítima de la libertad, mediando violencia, amenaza, tortura y homicidio ante el Juzgado Federal Nro. 4 de la Provincia de Santa Fe, en Argentina.

Su fuga y su captura

Según medios de comunicaciones argentinos, Bossi huyó de ese país en 1981 con rumbo a España, en donde se habría escondido durante tres décadas. Luego, en 2008, abandonó Barcelona, donde residía, y tras una corta visita a Colombia decidió que este sería su nuevo escondite. En 2010 las autoridades colombianas comenzaron a seguirle la pista, cuando el hombre ingresó a Colombia procedente de Panamá con papeles colombianos falsos.

Luego, en 2011, se emitió circular roja de la Interpol en su contra, y comenzó el seguimiento de las autoridades. Se logró establecer que el hombre vivía en un apartamento en Medellín, y que “tenía cinco personas que se encargaban de realizar sus diligencias personales tales como pagos de alquiler y transacciones bancarias, esto con el fin de no dejar rastro de su presencia en el país”, relata la Policía en un comunicado.

Finalmente, su captura se materializó el 13 de marzo de 2016, en una calle de la capital paisa cuando estaba a punto de abordar un taxi para una cita médica, pues el  hombre de 67 años sufre de cáncer pulmonar. Por su captura se ofrecía una recompensa de $500 mil pesos argentinos, equivalentes a $104 millones.