"Falso testigo" que acusó a senadores de vínculos con Farc se declaró inocente

Según la Fiscalía el director de la Fundación Nueva Esperanza dañó el buen nombre los congresistas Luis Fernando Velasco y Gemma López, así como Sigifredo López.

Ante la pregunta de la jueza 37 de garantías, al abogado y director de la Fundación Nueva Esperanza, Gustavo Adolfo Muñoz Roa, se declaró inocente de los delitos de fraude procesal, calumnia, falso testimonio y falsa denuncia imputados por un fiscal de la unidad contra los falsos testigos.

En la diligencia judicial, el fiscal del caso manifestó que existen elementos materiales probatorios para inferir que esta persona le mintió a la justicia cuando acusó a los congresistas Luis Fernando Velasco y Gemma López de tener vínculos con la guerrilla de las Farc, así como al exdiputado del Valle del Cauca, Sigifredo López.

En su exposición aseguró que el imputado faltó a la verdad y actuando con conocimiento de causa acusó en repetidas oportunidades a un grupo predeterminado de personas con el fin de atentar contra su buen nombre y honra.

Sin embargo, al revisar los hechos narrados se encontraron incongruencias de tiempo, modo y lugar, así como contradicciones. Sumado a esto se indicó que se recolectaron las declaraciones de los guerrilleros que él citó y quienes fueron claros en indicar que desconocían los hechos manifestados por Muñoz Roa.

“En una declaración juramentada ante la Corte Suprema, el señor Muñoz Roa sostuvo que tenía un video, el cual le había facilitado un guerrillero, en donde afirma que el senador Velasco se encuentra con el jefe de la guerra, en esas declaraciones también acusaba a la exrepresentante liberal Gemma Rojas (…) Estas personas ya fueron escuchadas y desmienten lo manifestado por Muñoz Roa en sus declaraciones”, precisó.

Igualmente se pudo determinar que otros testigos citados por el ahora procesado negaron cualquier relación con él y aseguraron que jamás realizaron las acusaciones que él les presentó a las diferentes entidades de justicia.

Por estos hechos la Fiscalía General solicitó además que se le cobije con medida de aseguramiento en centro de reclusión al considerar que representa un peligro para la sociedad, puede obstruir a la justicia y puede evadir la acción de la misma saliendo del país. 

Pedro Puentes, quien defiende los intereses del imputado, calificó este proceso como “una persecución política” por parte de las autoridades judiciales.

“Se trata de una investigación eminentemente política, consideramos que se está haciendo un proceso político como retaliación a unas denuncias”, precisó el jurista.

Por su parte Daniel Mendoza, abogado de las víctimas aseguró que se trata de este proceso nace después de estudiar las declaraciones hechas por Muñoz Roa en procesos por “parapolítica y farcpolítica”.

“En el caso del senador Fernando Velasco fue llamado a juicio injustamente, sin embargo se pudo demostrar una manipulación de testigos por parte de la Fundación Nueva Esperanza”.