Por falso testimonio, deberá responder el “Tuso” Sierra

La Fiscalía le imputó cargos al exnarcotraficante Juan Carlos Sierra porque habría mentido en el testimonio que dio en el proceso por parapolítica contra el exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos.

El narcotraficante "Tuso" Sierra fue condenado en Estados Unidos por narcotráfico. /Archivo

El narcotraficante Juan Carlos Sierra, alias el Tuso, se convirtió en el tercer procesado por falso testimonio en el caso que se le adelanta al exgobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos por parapolítica.

La Fiscalía le imputó cargos a Sierra por los delitos de falso testimonio y fraude procesal porque supuestamente mintió en la declaración que dio contra el exgobernador, de quien aseguró habría recibido dineros de la mafia para financiar su campaña en el senado en 2001. Luego Sierr se detractó y dijo que esto había ocurrido en 1997, pero para la época Ramos no era candidato para ningún puesto de elección popular. 

El Tuso Sierra, quien se acogió a la Ley de Justicia y Paz, durante la desmovilización paramilitar, fue extraditado a Estados Unidos poco después de entregarse. En el país norteamericano pagó cinco años de cárcel por el delito de narcotráfico y en 2014 solicitó un permiso de trabajo indefinido para quedarse en dicho país y evitar la condena en colombia por concierto para delinquir, fabricación, tráfico y porte de armas de fuego y municiones de uso privativo de las Fuerzas Militares; lavado de activos, utilización ilícita de equipos transmisores o receptores, entre otros.

Sierra se entregó como supuesto miembro del Bloque Héroes de Granada de las Autodefensas, pero nunca estuvo dentro del listado oficial que entregó el grupo de veedores de la OEA, por lo que fue excluido de Justicia y Paz, decisión que ratificó la Corte Suprema en 2015 al considerar que Sierra era un "narcotraficante puro" y no un paramiltiar.

Según denunció el exgobernador de Antioquia, Sierra habría dado falso testimonio en su caso para conseguir beneficios judiciales. “Esto representa una conspiración contra mí, conspiración basada en falsos testimonios de reconocidos delincuentes que buscaban prebendas con la justicia, es decir, engañar a la Corte para perjudicar mi buen nombre y obtener rebajas de pena. Hacen parte de la fábrica de falsos testigos”, dijo Ramos a Semana. 

Por falso testimonio la Fiscalía también le imputó cargos a otros dos falsos testigos. Primero a Carlos Enrique Areiza, quie al parecer cobraba grandes sumas de dinero por dar falsos testimonios. Él aseguró ser allegado a los Castaño Gil y declaró haber estado presente en el momento en que los hermanos le entregaron $800 millones de pesos a Ramos para financiar su campaña. La Fiscalía logró determinar que para la fecha del hecho, Areiza tenía once años, por lo que no era posible que para entonces tuviera relaciones tanta importancia dentro del clan.

El segundo testigo acusado es Mauricio Palacio Tejada, quien fue condenado por contumancia, debido a que poco después de que declaró contra Ramos se negó a volver a declarar. Ahora se encuentra en Chile y a pesar que el Gobierno colombiano ha pedido su extradición el país austral no ha dado respuesta. 

El próximo 2 de marzo, la Sla Penal de la Corte Suprema de Justicia deberá pronunciarse frente al proceso contra Luis Alfredo Ramos por parapolítica, por la que debió abandonar su candidatura presidencial y estuvo tres años y tres meses recluído en la Escuela de Caballería del Bogotá.